Estudiantes aprenden cómo prevenir el acoso cibernético

Grace Taffolla, de 13 años, acepta que usa su celular varias horas al día pero también respeta la confianza que le han brindado sus abuelitos, con quienes vive.

“Me revisan mi teléfono, por eso tengo cuidado cuando hablo con mis amigos”, dijo la estudiante de la escuela St. Charles Borromeo de North Hollywood.

Taffolla, quien cursa el octavo grado, aceptó que en ocasiones sus amigos intentan persuadirla para que mande textos hablando mal de otros niños. “Pero yo no les respondo porque no me quiero meter en problemas”, aseveró la jovencita.

Gabriela Cantú, de 12 años, dijo que a pesar de tener un celular no tiene redes sociales y sabe manejar su tiempo en el Internet.

“Yo creo que es por la forma cómo me criaron mis padres”, dijo la estudiante de la escuela Our Lady of Guadalupe en Hermosa Beach.

“Sí mando mensajes de textos a mis amigas, pero me gusta pasar tiempo también leyendo y me gusta mucho la música”, explicó.

Taffolla y Cantú fueron parte de un grupo de estudiantes de más de 20 escuelas que participaron ayer lunes en el Noveno Simposio Anual de Prevención de Delitos Cibernéticos auspiciado por la oficina del fiscal de Estados Unidos, el FBI y una coalición de agencias de la ley y organizaciones comunitarias.

Grace Taffolla, de 13 años, aprendió cómo prevenir el acoso cibernético. (Jacqueline García)

En el simposio aproximadamente 300 estudiantes, junto a educadores y padres de familia, aprendieron desde la diferencia entre coquetear y el acoso sexual hasta qué hacer si alguien esta enfrentando acoso cibernético.

La maestra Eilish Morales de la escuela St. Charles dijo que estos eventos son importantes para los niños porque aprenden qué hacer cuando se sienten en problemas.

“En estos tiempos hay una necesidad de educar a toda la gente, especialmente a los niños”, dijo Morales, maestra de Taffolla. “Ellos deben comunicarse cuando se sienten tristes o con miedo sin dejarse influenciar”, aseveró.

“Debemos ser cuidadosos y no hablar con personas que no conocemos”, dijo Taffolla. “Tampoco debemos agregar a personas que nos manden una solicitud de amigos que diga ‘by contact’ [por contacto] porque son desconocidos”, aseveró la jovencita.

Acoso cibernético va en aumento

Una encuesta realizada nacionalmente en 2016 a estudiantes entre 12 y 17 años en el 2016 encontró que aproximadamente el 34% dijeron haber sido acosados por Internet. El estudio hecho por el centro de investigaciones de acoso cibernético también encontró que la forma más común de acoso fue hablar mal de la persona y difundir rumores falsos.

“Es importante saber cómo el Internet puede impactar tu futuro y si no sabes usarlo bien te puede afectar frente a personas que no conoces”, dijo Cantú, recalcando los casos de niños que hasta han cometido suicidio por culpa de las redes sociales.

“Debemos usar las redes sabiamente y con sentido común. Si te sientes cómodo con tus padres que vean tus mensajes entonces todo esta bien”, aseveró Cantú, quien cursa el séptimo grado.

Su maestro, Jimi Hazen, quien también es el coordinador del concilio estudiantil de Our Lady of Guadalupe dijo que el simposio es importante porque el mundo cibernético puede ser abrumador.

El maestro Jimi Hazen y la estudiante Gabriela Cantú participaron en el simposio de delitos cibernéticos. (Jacqueline García)

“Hemos tenido incidentes en el pasado donde una estudiante hasta se tuvo que salir de la escuela por un mensaje ‘anónimo’ que se envió y ella fue la víctima”, dijo Hazen.

“El mundo cibernético puede ser un lugar maravillosamente esclarecedor, pero también puede ser peligroso, especialmente para los niños”, dijo Mike Feuer, abogado de la ciudad de Los Ángeles en un comunicado. “Mi oficina se enorgullece de trabajar con nuestras entidades de la ley para encontrar maneras de hacer que la web sea más segura”.