“Cada centímetro del cuerpo de Gabriel tenía moretones”, relata enfermera en juicio

Segundo día de juicio contra el hombre acusado de matar a un niño de 8 años en Palmdale
“Cada centímetro del cuerpo de Gabriel tenía moretones”, relata enfermera en juicio
La madre y su novio se habían declarado no culpables de su muerte
Foto: Archivo

En el segundo día de juicio contra el residente de Palmdale Isauro Aguirre, de 37, acusado de torturar y matar al hijo de su novia, Gabriel Fernández, de 8 años; el personal médico ha dado a conocer las increíbles lesiones que encontraron en el cuerpo del pequeño, maltratado durante ocho meses hasta su muerte en mayo de 2013.

“Cada centímetro del cuerpo de Gabriel tenía moretones y estaba hinchado”, relató en la corte Emily Rebar, enfermera del hospital de niños de Los Ángeles, “su piel era de un color azulado y negro, recuerdo que sentía frío al tacto”, dice quien trabajaba esa noche cuando le tocó supervisar a Gabriel, inconsciente y ayudado por un tubo de respiración que le mantenía con vida.

“Tenía quemaduras de cigarrillo, magulladuras en todo su cuerpo, y parecía que alguien había intentado cortar su pene”, informó según recoge ABC7 el agente del Sheriff, Jonathan Beck; si bien por su parte Rebar niega poder corroborar esa última agresión.

Otro de los testigos fue el agente Ronald McCarthy, quien aseguró que tanto la madre del niño, Pearl Fernández, como el novio se mostraron “muy desinteresados” cuando los oficiales llegaron a la casa, en la que encontraron a Gabriel sin respiración, desnudo y húmedo sobre el suelo, lo que propició una rápida intervención de los paramédicos.

Cuando McCarthy preguntó por qué el muchacho tenía tantas heridas en el cuerpo, Aguirre le dijo que “se enojaba mucho” y se auto lesionaba, historia que al oficial no le pareció creíble por las numerosas incongruencias que encontró poco después cuando Pearls también fue interrogada.

Decenas de personas asistieron a un servicio en honor a Gabriel Fernández en Sylmar (J. Emilio Flores/ La Opinión)

VIVÍA CON SUS ABUELOS

Gabriel había vivido con sus abuelos maternos en Pacoima, Valle de San Fernando, hasta octubre de 2012, cuando la madre pidió ayuda al Departamento de Servicios para Niños y Familias del condado de Los Ángeles (DCFS) para ganar su custodia. En cuanto la consiguió, comenzó el calvario del pequeño. 

Este caso de abuso infantil generó fuertes críticas al DCFS, pues los abuelos del niño y hasta su maestra habían denunciado que era víctima de abuso por parte de sus tutores. A pesar de estas denuncias, las autoridades no intervinieron y solo tras una investigación interna a raíz de la muerte del niño, cuatro trabajadores del DCFS fueron despedidos y enjuiciados.

Aguirre se enfrenta ahora a cargos de homicido y tortura. La acusación está tratando de demostrar que mató intencionadamente a Gabriel porque pensaba que el chico era homosexual. De ser declarado culpable, los fiscales podrían pedir la pena de muerte para él. La madre del niño tendrá un juicio aparte.

Isauro Aguirre, novio de la madre de Gabriel Fernández, el chico de 8 años quien falleció a causa de tortura extrema en Palmdale en mayo de 2013. (Imagen captada de Telemundo)
Isauro Aguirre, novio de la madre, está acusado de asesinato y tortura (Imagen captada de Telemundo)

NOTAS RELACIONADAS