La verdad sobre el tratamiento para la depresión

Millones sufren esta enfermedad debilitante, pero pocos reciben tratamiento. Un nuevo informe sugiere que se debe de intentar terapia antes de usar pastillas antidepresivas
La verdad sobre el tratamiento para la depresión
Además de los fármacos,, existen otras alternativas para superar una depresión.
Foto: Pexels

Una estadística sorprendente: La depresión es la principal causa de discapacidad en todo el mundo, según las últimas cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS). De hecho, se calcula que más de 300 millones de personas sufren de depresión en todo el mundo, pero solo la mitad recibe el tratamiento que necesita, y en algunos países menos de 1 de cada 10 recibe ayuda.

En el peor de los casos, la depresión puede llevar al suicidio: Se estima que 800,000 personas se suicidan cada año como resultado de la depresión, informa la OMS. Aproximadamente 44,000 de ellos se encuentran en los Estados Unidos, según la Fundación Estadounidense para la Prevención del Suicidio.

Por cada persona en Estados Unidos que se suicida, otras 25 lo intentan.

Para combatir la depresión crónica, los antidepresivos como Celexa, Paxil, Prozac y Zoloft han sido los tratamientos convencionales durante décadas. Sin embargo, un análisis de Consumer Reports Best Buy Drugs reveló que la mitad de las personas que toman un antidepresivo no se benefician mucho de él, y con frecuencia no hay ningún tipo de beneficio. Es más, todos los antidepresivos tienen el riesgo de tener efectos secundarios.

Basado en un análisis a gran escala financiado por el gobierno y realizado por la Agencia para la Investigación y Calidad de la Salud en 2016, Consumer Reports Best Buy Drugs recomienda que las personas que sufren de depresión deben considerar la terapia cognitivo-conductual (CBT) antes de recurrir a los antidepresivos.


¿Estás deprimido? Mira aquí una lista de síntomas.


El problema con las píldoras

Aunque es cierto que hasta al 50% de los que han probado los antidepresivos les han ayudado, la lista de efectos secundarios de estos medicamentos puede ser desalentador, los síntomas van desde la diarrea leve, mareos, boca seca, dolores de cabeza, náuseas, y temblores. Algunos efectos secundarios más serios como: agitación, confusión, somnolencia, sentimientos de temor o pánico, insomnio, pérdida de la libido [deseo sexual], nerviosismo y aumento de peso. En algunos casos, aunque no es común, los medicamentos pueden desencadenar pensamientos de suicidio, el uso de la píldora se ha relacionado con algunos suicidios en adolescentes y adultos.

La mayoría de los efectos secundarios menos graves disminuyen con el tiempo, pero una parte de los pacientes encuentra los efectos secundarios tan difíciles de controlar que dejan de tomar el medicamento. Un estudio en el 2015 de  la revista Psychiatric Services encontró que la razón más común para suspender los antidepresivos fueron los efectos secundarios.

La CBT (Terapia cognitiva conductual) y otros tratamientos sin medicamentos

Empleada a principios del siglo XX por Sigmund Freud para tratar a pacientes con depresión y otros problemas psiquiátricos, la CBT es una de las terapias de conversación más conocidas y estudiadas. Freud se refirió a ella como la “cura habladora”.

La idea es que a través de la CBT, tú puedes aprender a evaluar pensamientos y patrones para hacer cambios en el comportamiento. Durante la terapia, tu psicólogo podría asignarte tareas diseñadas para que te ayuden a desarrollar habilidades efectivas para lidiar con problemas.

“Estar deprimido cambia la forma de como se ve el mundo, y los pensamientos pesimistas y autocríticos refuerzan la sensación de depresión”, dice Gregory Simon, M.D, M.P.H, investigador principal en el Instituto de Investigación de Salud de Kaiser Permanente Washington, con sede en Seattle, e investigador principal del Instituto Nacional de Salud Mental, financiado por la Red de Investigación de Salud Mental.

“Para salir de este ciclo, los pacientes comienzan por ‘llamar’ esos pensamientos negativos y exagerados y reconocer que son solo pensamientos”.
Las ventaja más significativa de la CBT sobre los medicamentos es: sus beneficios de larga duración sin los efectos secundarios de los medicamentos.

“Hay buenos datos empíricos para apoyar el uso de la terapia cognitiva conductual”, dice Steven Hollon, Ph.D., profesor de psicología y desarrollo humano en la Universidad Vanderbilt en Nashville, Tennessee. “Y a diferencia de los antidepresivos, hay un efecto duradero que ayuda a las personas a evitar la depresión en el futuro “.

Nuestro informe de CR Best Buy Drugs señala que la CBT está ganando popularidad, en gran medida porque los seguros han comenzado a cubrir parte del costo. Los seguros generalmente cubren de 8 a 12 sesiones, aunque no todos los terapeutas aceptan cobertura, así que pregunta antes de hacer una cita. De lo contrario, una sola sesión de CBT suele costar entre $180 a $250 dólares. Prueba por lo menos 8 sesiones para ver si te ayuda.

Además de los tratamientos de CBT y antidepresivos, se ha demostrado que los siguientes cambios en el estilo de vida  ayudan a combatir la depresión:

Actividad física
. Según las investigaciones y los expertos con los que hablamos, la actividad física, incluso en dosis moderadas, puede reducir la depresión alterando los niveles de sustancias químicas cerebrales de manera similar a los antidepresivos y alentando el crecimiento de nuevas conexiones cerebrales.
No es necesario entrenar  como un fisicoculturista o un corredor de maratón para ver sus beneficios. En un estudio del Centro Médico Suroeste de la Universidad de Texas de 122 personas sedentarias cuya depresión no respondió completamente a los antidepresivos, el 28% de los participantes reportaron mejoras en su condición 3 meses después de añadir rutinas de caminata suave o rápida a su programa de tratamiento.

“Cualquier cosa que te haga moverte te va a ayudar con la depresión”, dice Hollon. “Ya que el ejercicio activa la dopamina, cuanto más lo haces, más quieres”.

Sé sociable. Un estudio en el 2015 en la revista Journal of the American Geriatrics Society encontró que cuando se trata de ahuyentar la depresión en los adultos mayores, el contacto social frecuente de la persona con amigos y familiares es mejor que los correos electrónicos o llamadas telefónicas. Una forma de participar socialmente es encontrar una red que crea una oportunidad para la socialización regular, como un club de libros o un club de tejido.

Programa actividades. “Retirarse de las actividades positivas nos lleva a sentirnos más deprimidos”, dice Simon. “Existe evidencia de que programar actividades positivas puede ayudar con la depresión”. Simon recomienda que se comience por ‘cosas sencillas’, una actividad que sabes que puede hacer, programarla de inmediato y comprometerse con ella.

Evita los suplementos. Aunque algunas pruebas sugieren que tomar ácidos grasos omega 3, hierba de San Juan [St. John’s wort]  o la vitamina D puede ayudar a aliviar los síntomas de depresión, Consumer Reports no fomenta su uso. Para empezar, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) no regula la calidad o la potencia de los suplementos dietéticos, por lo tanto no hay manera de saber con certeza lo que estás tomando.

Además, la hierba de San Juan [St. John’s wort] en particular interactúa peligrosamente con muchos medicamentos, incluyendo antidepresivos, antihistamínicos, pastillas anticonceptivas, anticoagulantes, medicamentos para el insomnio, y estatinas que reducen el colesterol.