Senado aprueba polémico presupuesto con recortes millonarios a programas sociales

Senado aprueba polémico presupuesto con recortes millonarios a programas sociales
El Senado aprueba el presupuesto para el año fiscal 2017-2018. Getty Images

WASHINGTON- Tras un maratón de enmiendas a lo largo de la jornada, el Senado aprobó este jueves un polémico presupuesto para el año fiscal 2018 que incluye recortes multimillonarios para los programas sociales como Medicare y Medicaid, y allana el camino hacia una reforma tributaria.

Sin necesitar la ayuda de la oposición, los republicanos aprobaron el plan presupuestario por estrecho margen, con 51 votos a favor y 49 en contra que provinieron de los demócratas y un solo republicano, el senador Rand Paul.

La aprobación fue una victoria importante para los republicanos, que incluyeron en la medida instrucciones para la eventual votación de una reforma tributaria sin peligro de un bloqueo demócrata.

Hasta ahora, ni el presidente Donald Trump ni los republicanos en el Congreso han tenido logros significativos, y los fallidos intentos por anular “Obamacare” han creado fisuras dentro del partido y su base.

La Casa Blanca dijo en un comunicado que Trump aplaude que el Senado haya aprobado la resolución y haya tomado “un paso importante para avanzar la agenda legislativa de la Administración para el crecimiento y los empleos”.

“Esta resolución crea una vía para desatar el potencial de la economía estadounidense a través de una reforma tributaria y de recortes de impuestos… el presidente Trump espera la adopción final de la resolución presupuestaria del año fiscal 2018, para que podamos regresar empleos a nuestro país”, indicó el comunicado.

De acuerdo con el plan, el Comité de Finanzas del Senado debe entregar una reforma tributaria a más tardar el próximo 13 de noviembre.

El líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, dijo que la reforma tributaria será clave para fortalecer la economía “después de años de estancamiento bajo la Administración anterior”.

Sin embargo, esas declaraciones omiten los análisis sobre la recuperación económica liderada por la Administración Obama tras la “Gran Recesión” que heredó en 2008.

Múltiples análisis han indicado que el plan aumentará el déficit por hasta $1,5 billones en más de una década, además de que abultará el déficit y afectará una vasta gama de programas de asistencia pública para personas de recursos bajos  y moderados.

Así,  la resolución presupuestaria que adoptara el Congreso una vez que la apruebe la Cámara de Representantes, prevé recortes por al menos $473,000 millones a “Medicare” en una década, y de aproximadamente un billón de dólares para Medicaid.

En concreto, el plan autoriza la eliminación gradual de gastos no relacionados con la defensa a partir del próximo año, hasta un total de $106,000 millones en 2027, aunque, simultáneamente, aumenta los gastos del Pentágono a $684,000 millones en ese mismo período.

Tanto los demócratas como grupos cívicos afines calificaron el plan presupuestario como uno de los peores en la historia del Congreso, porque perjudicará a las familias trabajadoras y de clase media.

Es un plan “que da luz verde a recortes al Medicare y Medicaid para dar recortes de impuestos a las grandes corporaciones y a los estadounidenses más ricos. Elimina una carga para los ricos y la pone en el lomo de la clase media, y para colmos abre un hueco en el déficit”, se quejó el líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer.

“Creo que pasará a la historia como uno de los peores presupuestos jamás aprobados por el Congreso”, argumentó.

El vicepresidente del grupo cívico “Bridge Project”, Shripal Shah, dijo que el plan refleja las “pasmosas prioridades” del presidente Donald Trump y sus aliados republicanos en el Congreso al promover una agenda contra la clase media, ya que los recortes de impuestos que proponen beneficiarán principalmente a los ricos, en detrimento del resto de la población.

“Todo senador que votó por este presupuesto votó para financiarlo mediante recortes al Medicare por casi $500,000 millones y al Medicaid por más de un billón de dólares. Las familias de clase media y los trabajadores estadounidenses merecen personas que los defiendan, no que los traicionen”, dijo.

Otros centros de estudios, como el Centro para Prioridades Presupuestarias y Políticas (CBPP) también han advertido de que el plan de recortes de impuestos beneficiará principalmente a los ricos y las corporaciones, sin promover el crecimiento económico.