“Dreamers” de la frontera viajan a Washington a cabildear por una ley que los proteja

Afirman que no aceptarán "muros ni agentes" y que esperan que el Congreso actúe para el mes de diciembre a más tardar

Jóvenes inmigrantes o “Dreamers” de cuatro estados fronterizos viajarán este domingo a Washington  para reunirse a partir del lunes con congresistas, senadores y liderazgo de ambas cámaras, en busca de apoyo para un proyecto de ley que solucione en forma permanente el estatus migratorio de esa población.

Durante una conferencia telefónica antes de viajar, varios de estos “dreamers”, ahora protegidos por el programa DACA, dijeron que su objetivo es comunicar a los legisladores que quieren un “Acta de Sueño” (Dream Act) sin condiciones adicionales como la contratación de más agentes fronterizos o fondos para el muro.

Agregaron además que la quieren ver lo antes posible, idealmente para antes de fin de este año.

“El Dream Act tiene apoyo de ambos partidos, por lo tanto, el congreso necesita aprobar la medida y necesitan hacerlo lo antes posible”, dijo Nayeli Saenz, “dreamer fronteriza” del Border Network for Human Rights.

Adrian Reyna, otro residente de la frontera y coordinador de membrecía para la organización nacional “United We Dream”, dijo que las prioridades de la delegación están claras.

“Queremos un Dream Act sin ataduras y lo queremos para el mes de diciembre”, dijo Reyna. “No podemos esperar más”.

Los jóvenes residentes de cuatro estados fronterizos: California, Arizona, Texas y Nuevo México, dijeron que vivir en la frontera implica un riesgo adicional para los jóvenes con DACA, aún más si estos pierden el estatus sin tener a cambio una solución legislativa.

“Hace un mes, un grupo de dreamers en la zona de McAllen, Texas fue detenido por la patrulla fronteriza”, dijo Allyson Duarte, “dreamer” residente en esa ciudad. “Poco después de eso fui interrogada en el aeropuerto y me preguntaron cosas totalmente inadecuadas, como qué pensaba del gobierno de Trump”.

El grupo estará en Washington entre lunes y miércoles y el último día, más “dreamers” y activistas se reunirán con ellos para hacer pronunciamientos públicos.