Procuraduría de California demanda a “La Curacao” por supuestas prácticas fraudulentas

La entidad señala que son miles los afectados latinos y que se pedirá una indemnización
Procuraduría de California demanda a “La Curacao” por supuestas prácticas fraudulentas
El Sur de California cuenta con nueve tiendas Curacao.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

Hace como tres años, Martha Wilson pensó que era tiempo de comprarse una televisión de pantalla plana y se dirigió a la tienda Curacao más cercana a su casa cerca del parque MacArthur.

“Miré una televisión que costaba 600 dólares. Dije: ‘Quiero esa. ¡Me la merezco!’ El vendedor fue muy amable conmigo”, recuerda.

Explica que escogió “La Curacao”, como le llaman la mayoría de los latinos, porque es una tienda que enfoca sus ventas y estrategia publicitaria en esta comunidad.

Cuando Wilson llegó a su casa, tomó una lupa para ver con detenimiento la letra chiquita del contrato de la televisión que había comprado a pagar en abonos de 100 dólares cada mes durante un periodo de seis meses.

Martha Wilson fue víctima de las presuntas malas prácticas de las tiendas Curacao. (Araceli Martínez/La Opinión).
Martha Wilson fue víctima de las presuntas malas prácticas de las tiendas Curacao. (Foto: Araceli Martínez/La Opinión)

“No me gustó lo que vi. La televisión costaba 600 dólares pero me estaban haciendo un montón de cobros extras de los cuales no me hablaron. Incluso me habían dicho que el envío fue gratis y no era así”, dice.

Cuando Wilson de 70 años de edad regresó indignada a la tienda, al vendedor que la atendió ya lo habían cambiado a otro negocio. “Ya no me recibieron con la misma amabilidad y me trajeron vuelta y vuelta”, recuerda.

Wilson no pudo remover los términos del contrato firmado y acabó pagando más de 2,000 dólares por una televisión cuyo precio era de 600 dólares.

“Incluso me vendieron un seguro que pagaría mis mensualidades en caso de enfermedad o desempleo que no me hicieron válido; y al que recurrí cuando estuve un mes exacto en un centro de convalecencia. Me retrasé un mes en el pago”, dice.

El procurador de California, Xavier Becerra pidió a la comunidad latina mantenerse alerta a la hora de hacer compras. (Araceli Martínez/La Opinión).
El procurador de California, Xavier Becerra pidió a la comunidad latina mantenerse alerta a la hora de hacer compras. (Foto: Araceli Martínez/La Opinión)

Entablan demanda

Con base en una exhaustiva investigación de varios años hecha por el Departamento de Asuntos del Consumidor y Negocios del condado de  Los Ángeles que sacó a la luz pública casos de abuso como el sufrido por Martha Wilson, el procurador de California, Xavier Becerra presentó hoy una demanda contra la compañía Curacao.

“Miles de familias latinas han sido abusadas de manera inescrupulosa por la Curacao con publicidad engañosa y una serie de prácticas fuera de la ley. Esos abusos deben parar y los afectados deben ser compensados”, enfatizó Becerra en una conferencia de prensa celebrada en el parque MacArthur.

“En su publicidad, le hacen creer que ‘le traen un poquito de su país’ y con la promesa de ayudarles a construir su crédito en Estados Unidos les dan largos contratos. Se aprovechan de que los trabajadores latinos no entienden lo que están firmando. Así que ¡aguas! ¡alertas!”, advirtió.

Las prácticas más comunes cometidas por la compañía Curacao, según la demanda, son: promocionar  un artículo a bajo precio para terminar dándolo más caro; agregar productos y servicios a los contratos de los consumidores sin su conocimiento o consentimiento; no informar que los contratos traducidos están disponibles ni decirles sobre las políticas de devolución después de la compra. Así como no cumplir con dichas políticas ni explicar los términos de financiamiento.

También por no decirle a los consumidores sobre los términos de sus garantías, no cumplirlas si  el caso lo ameritaba; y por amenazar y acosar a los clientes que se retrasan en los pagos; y no atender apropiadamente a los clientes que llevaron sus casos a la Corte de Pequeñas Reclamaciones.

Las tiendas Curacao fueron demandadas por el procurador de California Xavier Becerra por sus prácticas comerciales que violan varias leyes, y por estafar a los latinos de bajos ingresos. (Foto: Aurelia Ventura/ La Opinión)

Curacao es una cadena de tiendas que figura entre los 50 negocios de productos electrónicos y muebles más grandes de los Estados Unidos y cuenta con nueve sucursales en el sur de California.

Enfoca su publicidad y ventas en la comunidad latina especialmente en las personas de bajos ingresos, que solo hablan español e inmigrantes indocumentados que no tienen una historia de crédito y mínima experiencia con tarjetas de créditos y acuerdos de pagos.

Wilson dice que los latinos caen en las prácticas por falta de seguridad y conocimiento. “No se dejen engañar”, les pide.

Con la demanda, Becerra busca que Curacao indemnice a los afectados y que pare lo que llamó “prácticas de negocios ilegales, injustas y fraudulentas”.

Invitó a quienes se sientan víctimas de un fraude por parte de la Curacao o de su compañía madre Adir International, LLC a que presenten una queja en el Departamento de Asuntos del Consumidor y Negocios Justos. Pueden llamar a Esther Martinez en el 213-974-9770.

Curacao se defiende

Reyna P. Márquez directora de mercadeo de Curacao  dijo están desilusionados “por la demanda falsa por parte del procurador general de California”.

“Después de una investigación de más de un año, en la cual les otorgamos un acceso completo y total a nuestros documentos, empleados y tiendas, la oficina del procurador general identificó menos de diez clientes que supuestamente respaldan sus alegatos. Y aún en esos casos, pudimos demostrar que (antes de la investigación) Curacao ya había hecho todo lo posible para satisfacer a estos consumidores”, señaló.

Enfatizo que tienen toda la confianza de que cuando los hechos se presenten ante los tribunales, se demostrará claramente que las acusaciones son falsas.

“Por más de 30 años, Curacao ha servido orgullosamente a la comunidad Latina.  Durante este tiempo, nuestros empleados han tenido una sola prioridad, la satisfacción total de nuestros clientes”, destacó.