10 momentos de la entrevista de Marjorie que te harán dudar si ella es la villana de la historia

¿Se le ha juzgado muy duro?
10 momentos de la entrevista de Marjorie que te harán dudar si ella es la villana de la historia
Marjorie de Sousa habló de todo con Don Francisco.
Foto: Instagram, Telemundo

Seria y con un ‘look’ castaño, muy distinto al rubio al que tiene acostumbrado al público, Marjorie de Sousa dio su primera entrevista sin abogados a su alrededor, sobre la amarga separación de Julián Gil, a quien demandó en los tribunales de la Ciudad de México.

Por momentos triste y por momentos conciliadora, la actriz venezolana charló de forma extensa con Don Francisco, sobre los detalles del pleito que ha dejado a su hijo Matías Gregorio de apenas 7 meses, en medio del encono, los dimes y diretes.

Mientras Gil ha hablado en varios medios de comunicación, la ex reina de belleza al fin se dio tiempo de contar su versión del origen del problema, el abandono en el que fue madre y los momentos que más le han dolido como mujer, además del juicio de la opinión pública hacia ella.

Aquí están los  momentos 10 más reveladores de la entrevista y algunas reacciones del público, que quizás te hagan replantearte, quién es el verdadero villan@ en esta historia.

1 Ser mamá de Matías

“¡Ay! ha sido un año de muchos cambios, de muchos sueños cumplidos, de muchos otros sueños rotos. El regalo más maravilloso que pudo, que pude tener este año fue convertirme en madre”.

“Lo primero que pensé cuando me entregaron a mi bebé es: ‘¿cómo lo cuido de todo? pero, sobre todo, de exponerlo de más’. Y la verdad, es muy difícil. Ahorita salgo a la calle y reconozco más a Matías que a mí. Y pues, lo más triste de esto es que lo reconocen por este escándalo y es lo que yo menos quería para mi hijo”.

2 Por qué terminaron y luego volvieron

“Teníamos proyectos distintos. Él se iba a México, yo me quedaba acá. Sí, había mucha indecisión de su parte. Tengo que decir que sí la pasé mal porque yo aposté a una relación y como que quedó todo incompleto, me quedé como: ‘¿qué este esto? ¿y ahora qué?’. Y pues, ya decidí cortar y dije: ‘por lo sano, mejor cada quien por su camino’. Y él tiene sueños, yo también los tengo y pues que continúe”.

“Pues que no sé (Por qué regresaron en años más tarde). Yo creo que hay ciclos que uno no completa, no cierra y yo creo que eso nos pasó a los dos. Coincidimos en algunos proyectos; yo, la verdad, no quería regresar… Y pues fue una manera muy mágica cómo poco a poco se fue metiendo en mi vida y enamorando a mi mamá, a mis amigos”.

“El problema que ahí voy. Yo decía, ¿no? ‘Pues, a lo mejor, yo estoy viendo en otro lado y a este hombre ya lo conozco…’ pues, ¿no? ¿verdad?… y a lo mejor es el hombre de mi vida y yo no quiero darme cuenta; y soy muy
terca a veces. Y pues, bueno”.

3 Matías, lo que más le ha dolido del problema.

“Exponer a mi bebé a todo esto, la burla pública… como mujer es… ¡Ay! Es difícil tener que salir a la calle… y dar la cara y decir: ‘yo no he hecho nada’. Don Francisco, me quedé callada porque viví un momento de mucha confusión. Como mamá, creo que todas las han sido mamás saben perfectamente lo que siente. Y llegas a un momento que dices: ‘¡¿Qué hago, Dios mío?!’ Te viene todo encima. Pero antes de ser mamá, ya venía por un proceso donde estaba sola. Durante el embarazo, estuve mucho tiempo sola, entonces…”

“De cierta manera sí (se sintió abandonada), porque no es lo mismo hablar todo el tiempo por “Face Time”, ¿verdad?”

4 Las lágrimas de Julián y sus visitas restringidas

“Yo creo que… hay lágrimas más fuertes que se quedan tras cuatro paredes y muchas personas no ven. Hay muchos miedos… hay mucha impotencia… hay muchas palabras sin decir cara a cara. Por eso me he quedado callada, porque creo que ha sido un momento para mí, una montaña rusa emocional. Entonces, es así como que… hoy está todo tranquilo y, de repente, ¡no, no está tranquilo, ahí viene otra bomba! Ahí viene otra vez lo mismo y no puedes dormir porque tu bebé y sufre contigo, porque está muy chiquito, estás conectado totalmente a él. Y él te ve y a veces me dice… se me queda mirando como “mamá, ¿qué te pasa? ¿por qué estás… por qué lloras?”.

“Eso lo dictó el juez… No fue una decisión mía (visitas una vez a la semana de Gil a Matías).

5 El origen del problema

“Cuando nosotros nos separamos, este… pues nada, él tenía la opción de ir a la casa a ver al niño. Por compromisos, empezó a pasar el tiempo y solamente fue una vez.

Entonces, yo dije: ‘Mira, esto va a ser muchos años. Yo creo que es mejor que quede un acuerdo entre los dos de qué… cuáles son los tiempos de él y cuáles son los tiempos míos; obviamente, él tiene derecho a estar con Matías…’.
Y eso fue lo que hice, busqué unos abogados, llegamos a un acuerdo y le dije: ‘Oye, te quiero ver en tal lugar para sentarnos a hablar sobre las visitas del niño, sobre el tema económico – que también ha sido ¡guau!-, sobre todos los detalles, porque creo que debemos, o sea, con la vida que tenemos, debemos estar los dos claros’.

Me dijo: ‘¿Ese acuerdo es con abogado’, le dije: ‘Sí’.

Me dice: ‘Bueno, dame chance porque yo voy a buscar mis abogados’.

El caso es que llegamos a la oficina de mi abogado, yo estaba en el despacho de al lado esperando, porque iban a hablar entre abogados, yo iba a entrar en algún momento, ella le estaba explicando… hicieron una reunión larga, comentaron los puntos, le dijo mi abogada:

‘Mira, aquí está el acuerdo, discute tú lo que quieres y mándanos a nosotros para que hagamos un equilibrio como se hace’.

Él se fue, dijo: ‘Sí, perfecto, dame cuatro días’. Saliendo de la oficina, ese del acuerdo, él fue directamente a demandarme a mí”.

6 La peor mentira de Julián sobre Marjorie:

“El tema… un tema muy difícil, que fue para mí cuando dijo: ‘Una relación es de dos, no de tres’; y dejarlo abierto delante de todo el público no solamente fue una mentira, sino, además, fue una humillación pública.

El tema de los 200 mil pesos que ha dado la vuelta al mundo, cosas que no es cierta.

Para usted no es un secreto que yo trabajo desde que tengo 19 años y jamás le pediría a él que me mantenga. Y ese dinero es falso, o sea, jamás le pedí eso.

Cuando nos reunimos con nuestros abogados, con el juez, nos dijo a los dos, a las dos partes que por favor redactáramos los gastos que teníamos cada uno con facturas y todo. Y eso fue lo que yo hice, yo entregué todo y eso fue a una lista”.

7 El abandono

“Y justamente el día que ocurre esto fue un domingo y le pedí a él que no se fuera porque el bebé podía llegar en momento, porque ya sabíamos que venía con este problema de las pulsaciones y todo, y era porque estaba enrollado.
Ese día me deja en el… un domingo, recuerdo que estaba en el cuarto y, de repente, me
empecé a sentir mal y salí corriendo a la clínica con mi hermano.

Él llegó al día siguiente, estuvo conmigo ese día, pero luego se volvió a ir. Entonces, era como estoy, pero no estoy, estoy, pero no estoy…”

8 ¿Qué siente ahora por Julián y qué quiere ella?

“Yo a Julián siempre lo voy a respetar. Jamás podría sentir algo feo por el padre de mi hijo, porque es el hombre que me dio el regalo más grande a mi vida.

Yo sé que toda esta tormenta va a pasar. Ojalá esto se termine sanamente, porque siento que más que… que además es muy triste, mi hijo en el medio, siento que es más como una guerra de tú a tú y que, además, ni siquiera tiene sentido”.

Me gustaría decirle (a Julián) que él viene de una mujer… y tiene una hija y yo soy la madre de su hijo y eso no lo va a cambiar nadie.

Y yo creo que a una mujer se le respeta, por muy dolido que puedas estar. Yo te respeto porque eres el padre de mi hijo y siempre lo vas a ser.

Y Ojalá, ojalá Jesús, ojalá Dios ponga su mano en los dos y podamos salir adelante y podamos darle lo mejor a nuestro hijo, porque yo creo que se lo merece.

“(Quiero) qe se resuelva todo esto, que se aclaren todas esas tormentas y esas dudas que quedaron en el aire, como el tema del ADN de mi hijo. Él sabe, él me conoce. Julián me conoce perfecto y él sabe: ‘Le voy a dar donde más le duele; su ego, su dignidad como mujer’. Entonces, ¿qué pasa? yo pedí, aclarando, que no tenía ninguna duda que mi hijo fuera de Julián. Y pedí al juez que si era necesario hacer la prueba de ADN, yo se la hacía a mi hijo, porque no tengo ninguna duda, Don Francisco, o sea, no me pasaría por la cabeza.

Y otra cosa que quiero aclarar… si esta persona abre un juicio nuevo, que no tiene que ver con el proceso que llevamos, es un juicio totalmente distinto, es un juicio nuevo de desconocimiento de paternidad.

Si esta persona abre este juicio, ¿por qué no empieza por ahí?

Si él dice que no es su hijo, ¿por qué no nos ahorramos todo este desgaste y todo esto y comenzamos por: ‘Mira, hagamos la prueba de ADN y si no es tu hijo, pues bien, ya, no es tu hijo’? Pero ¿por qué no empezar por ahí?
¿Qué más te gustaría aclarar?”

9 El trato del público

“Este… yo creo que a veces son un poco duros y, sobre todo, el tema de las redes sociales. Creo que ha empujado mucho a creernos dueños y Dios de la vida de los demás.

Señores, si yo no hablé, ha sido por respeto a mi relación, a lo bonito que mantuve… con lo que me quería quedar en la cabeza y con el sueño que tenía de formar una familia con él.

Soy un ser humano y yo acepto que cometo errores. Y sí, la verdad es que todo este proceso yo creo que no tenía que haber llegado adonde llegó y me duele mucho por el tema del día de mañana, qué va a decir mi hijo cuando le pregunte a su papá o a mí: ‘¿por qué mi papá dudó que yo era su hijo?’ o en la escuela, el bullying o algo. Yo lo pienso, no sé, ojalá mi hijo no le haga caso a eso.

Yo digo que sea super open-minded y diga: ‘No, mamá, nada que ver, no…’. Pero sí lo piensas y te da mucho temor si dices ¿por qué esto? ¿por qué llegar así?”

 

10 Su mensaje para Matías y su salud

“Pero yo sé que esto va a quedar grabado en las redes sociales y quiero que sepas que pase lo que pase, te amamos los dos, que naciste el amor más puro que pude existir entre una persona y que tú no tienes la culpa absolutamente de nada, nada de lo que pase.

Matías, eres el regalo más grande que pude tener en mi vida y en la vida de toda tu familia, de mi parte y de la parte de tu papá.

Ha estado horrible (la salud de Matías) porque sí me ha tocado llamar a la ambulancia a dar respiración boca a boca, a ver a mi hijo morado… Ha sido un tema bien difícil porque no controla y se le va el reflujo por la nariz, tiene que dormir en una posición. A veces, ni siquiera en esa posición él puede dormir porque ya también se ahoga.

Entonces, literal no duermes tú, no duerme nadie porque estás así pendiente: ‘no se vaya a ahogar nuevamente’.

El tema es que, bueno, son dos enfermeras y esas dos enfermeras se turnan.

Entonces, por ejemplo, una viene tres días, la otra viene los otros tres y así van.

No dejan de vigilar al bebé porque, obviamente, tienen cómo auxiliarlo, yo no sé; ahorita ya, más o menos, sé.
Y el otro caso es que a Mati le dan espasmos sollozos y yo no tenía idea de qué era eso. Entonces, el día que le da eso, morado…

Se ahoga del llanto y se le corta la respiración y se queda tieso y… y ya ni siquiera con respiración boca a boca, ya no sabes cómo actuar. Entonces, ‘Dios mío, ¿qué hago?, ¿cómo lo saco de este estado?’. Lo acosté en la cama. No lo puedes acostar, no le puedes dar agua, no le puedes dar leche, no lo puedes voltear, no lo puedes subir, tienes que mantenerlo en la misma posición, tenerlo de lado… El médico te dice que no le puedes poner agua en la cara porque lo primero que dices: “Bueno, agarro y lo meto en el agua”. Pero ver a tu hijo de meses morado, que casi se te muere en los brazos, pues sí es una situación difícil.

Y jamás jugaría con una cosa así.

Yo creo que las madres que saben y que han vivido esto saben que es horrible. Muchos pueden decir: ‘Es que sí, sufre…’, el otro: ‘Sí, sufren de reflujo y reflujos’. No, es que hay tipos de reflujo y este es un reflujo severo.

Él es luchón, él es un luchón. Mira…”

?>