NetHope suma a empresas de alta tecnología para restablecer internet y luz en Puerto Rico

La falta de servicios también afecta el proceso para enviar ayuda a la isla
NetHope suma a empresas de alta tecnología para restablecer internet y luz en Puerto Rico
Frank Schott, vicepresidente para Programas Globales de "NetHope" explica la labor del grupo para restablecer internet en Puerto Rico. Foto: cortesía de "NetHope".

WASHINGTON- A poco más de un mes del paso del huracán “María”,  centenares de miles de puertorriqueños siguen a oscuras o incomunicados, pero la organización “NetHope” ha “reclutado” a gigantes de alta tecnología para restablecer los servicios de internet y telefonía celular en la isla.

Hasta la fecha, las autoridades han restablecido sólo el 23% de la luz eléctrica y el 63% de las telecomunicaciones, según datos oficiales-, lo que supone uno de los principales obstáculos para la distribución de ayuda humanitaria y la reconstrucción en Puerto Rico.

Pero “NetHope”, el brazo tecnológico de un consorcio de 53 organizaciones caritativas globales, ha asumido la ingente labor de restablecer las comunicaciones para los equipos de emergencia que operan en la isla, además de trabajar en proyectos a corto y largo plazo.

En entrevista telefónica hoy con este diario, Frank Schott, vicepresidente de Programas Globales de “NetHope”,  explicó que la prioridad es restablecer las telecomunicaciones, porque sin éstas no puede haber una eficaz distribución de agua, comida, vivienda o servicios de salud para los damnificados.

“Nuestro primer objetivo cuando ocurre una emergencia a gran escala es tratar de restablecer la capacidad de las telecomunicaciones, tanto para las organizaciones de respuesta humanitaria como para las comunidades afectadas”, señaló Schott.

WorldVision es miembro de “NetHope” y realiza obras humanitarias en Puerto Rico. Foto: cortesía “NetHope”.

Un reto muy duro en Puerto Rico

Su grupo tiene vasta experiencia en respuesta a desastres y crisis humanitarias, incluyendo el terremoto en Nepal, el tifón “Hayan” en las Filipinas, la crisis de refugiados en Siria, el brote de ébola en Africa Occidental, o el sismo en Haití.

Aunque el número de muertos ha sido relativamente bajo en Puerto Rico, la devastación en la isla la sitúa en el 25% de las principales emergencias que ha atendido “NetHope”, sobretodo por la destrucción del tendido eléctrico y la ya precaria infraestructura.

Imágenes de “NetHope” muestran parte del daño al tendido eléctrico en Castañer. Fotos: cortesía de “NetHope”.

“De todas las emergencias en las que hemos trabajado, nunca habíamos visto daños tan extensos al tendido eléctrico. El escenario de ensueño, desde luego, sería poder reconstruir y tener un mejor sistema, y todos nuestros planes a largo plazo sopesan esa meta…. se trata de atender simultáneamente las intervenciones a corto y largo plazo”, precisó Schott.

Una solución a corto plazo, por ejemplo, es el uso de teléfonos satelitales o de generadores diésel para la luz eléctrica pero, a largo plazo, la prioridad es instalar mejores torres de telefonía celular y adoptar soluciones con base a energía solar.

En la actualidad, “NetHope” ha desplegado toneladas de equipos y tiene sobre el terreno a 35 voluntarios por una veintena de puntos estratégicos en la isla, incluyendo el poblado de Utuado. El grupo enfoca sus esfuerzos principalmente a hospitales, clínicas, escuelas,  comisarías policiales, guardia nacional, y organizaciones no gubernamentales que realizan tareas humanitarias.

El poblado de Utuado figura entre los más devastados por el huracán “María”. Fotos: cortesía de “NetHope”.

 

Los equipos de voluntarios están integrados principalmente ingenieros y especialistas en redes de telecomunicaciones y de logística de las principales corporaciones tecnológicas de EEUU, pero Schott dijo que “NetHope” prevé contratar pronto a ingenieros puertorriqueños.

Aunque la devastación fue descomunal, la reconstrucción ofrece una especie de pizarra en blanco, con la oportunidad de poner en marcha más y mejores servicios de telecomunicaciones en la isla.

Apoyo de gigantes

“NetHope” ha logrado el apoyo financiero y de personal de gigantes del sector de alta tecnología como Facebook, Cisco, Google, Microsoft y Blackbod, para llevar a cabo sus labores en la isla.

La empresa mexicana Red Five Two también ha enviado personal a Puerto para colaborar con los proyectos de “NetHope”.

Recientemente, Alphabet, la empresa matriz de Google, consiguió un permiso preliminar de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) para lanzar en Puerto Rico el proyecto piloto “Project Loon”, para restablecer el internet en zonas rurales y remotas mediante globos que operan con luz solar desde la estratósfera.

Schott no quiso proveer una cifra global sobre el costo de los proyectos de “NetHope” en la isla ni cuánto están aportando las empresas, debido en parte a la creciente demanda por servicios.

La cifra, sin embargo, podría ser astronómica, tomando en cuenta el alto costo de teléfonos satelitales, generadores de diésel, y demás equipos de telecomunicaciones.

Aunque se desconoce el monto del aporte financiero de las empresas estadounidenses, éstas podrían participar en la licitación de contratos para construir una nueva infraestructura en la isla.

La reparación y modernización del tendido eléctrico es algo que corresponde al gobierno de La Fortaleza pero que, sin duda, requerirá el respaldo del Congreso dentro de un paquete de emergencia.

¿Cuándo volverá la normalidad?

Por ahora, es más fácil conseguir “wifi” en las plazas públicas que en los hogares -en algunos sitios aún no siquiera una alternativa-, y típicamente los servicios de telecomunicaciones se restablecen primero en las urbes más pobladas.

Schott señaló que es difícil predecir cuándo volverá la normalidad a Puerto Rico, precisamente porque algunos poblados, los más vulnerables, siguen incomunicados debido a lluvias y deslizamientos.

También advirtió de que otra preocupación inmediata para grupos como “NetHope” es el riesgo de brotes de epidemias por vectores que se multiplican en aguas estancadas o contaminadas, y la acumulación de basura.