De nada sirvió la presión de políticos y activistas para frenar la decisión del gobierno Trump