Una empresa para sentirse en familia

Los empleadores latinos suelen ofrecer más beneficios que la media a sus empleados

Guía de Regalos

Una empresa para sentirse en familia
Farid Ali Lancheros, dueño del Bogotá Latin Bistro, ha participado en una extensa campana de concieciación e información sobre el permiso de enfermedad./Gerardo Romo

Cuando en 2014 entró en vigor la ley de licencia por enfermedad en NY no fue casual ver en la campaña que explicaba esta mejora para los empleados a Farid Ali Lancheros. Junto con George Constantinou, Lancheros es de los restaurantes Bogotá Latin Bistro y Miti Miti en Brooklyn y en su negocio se ofrece a los empleados entrenamiento, 401k, y salarios por encima del mínimo además de días de enfermedad.

Y no es casual porque Lancheros es colombiano, su socio y pareja medio costarricense, y según un sondeo hecho recientemente por la aseguradora Nationwide, los latinos son los empresarios más inclinados a incluir este y otros beneficios en los contratos que hacen a sus empleados. De hecho, y según este estudio el 57% de los negocios en manos de latinos ofrecen seguro médico frente al 48% que lo hacen cuando se computan todos los empresarios sin distinguir racia o etnia.

Las start ups, o empresas en sus inicios con perspectivas de alto crecimiento (la mayoría de ellas en alta tecnología) son las que peor califican en este sentido ya que solo el 42% garantiza esta red de seguridad frente a la enfermedad a sus empleados.

Y no solo se trata de seguros médicos, dentales o de visión, el 37% de los empleadores latinos ofrecen a sus empleados beneficios para la jubilación a través de cuentas 401k cuando en general el 32% lo hace.

En este sentido, la situación es peculiar porque precisamente los latinos, de forma personal, son los que menos participan de estos planes de ahorro o los IRA, según centros de estudio como el Economic Policy Institute que en un estudio del año pasado revelaba que solo el 26% de las familias latinas tenían un plan de retiro como un 401k o IRA cuando el 65% de las familias blancas los tienen.

En buena medida es porque trabajan en sectores de bajos salarios, hay trabajadores indocumentados y muchos prefieren mandar dinero a sus familias en sus países de origen.En 2013 se reveló además que muchos latinos que trabajan en empresas que ofrecen estos planes de ahorro no los toman. No obstante, los empresarios latinos parecen ser conscientes de la crisis de la jubilación que se avecina y están siendo proactivos con ello.

Porque lo que se oye al hablar con muchos empresarios latinos es precisamente eso, que sus empresas, especialmente las que son pequeñas — por humildes que sean–, son una familia.

De acuerdo al informe de Nationwide, solo el 19% de las empresas en manos de un empresario latino no ofrecen nungún beneficio a sus empleados cuando en el cómputo total esto ocurre en el 34%. El 44% de los latinos ofrecen tiempo pagado libre de vacaciones cuando el 36% del total lo hace, en el caso de las start ups, en las que se suele trabajar con mucha presión y no siempre con la financiación óptima, las vacaciones pagadas se ofrecen en el 32% de ellas.

El hecho es que esta política de recursos humanos más extensa que la media no es algo que sea un impedimento para el éxito empresarial.

Tal y como están evolucionando las empresas latinas en los últimos años The Business Journals anticipaba que este “será el año de los empresarios latinos). “Con ventas que se estima que lleguen a los $640,000 millones, y el número de negocios estimando que llegue a los cinco millones, 2017 es claramente el año del emprendedor latino”.

Según esta publicación el ritmo de crecimiento (más del 40%) de los negocios de los hispanos es tres veces mayor que la media nacional “lo que sugiere que los latinos juegan un papel sustancial en la creación local de empleo y desarrollo económico”. Otros informes han apuntado a que las mujeres hispanas muestran también un fuerte interés empresarial aunque muchas de las sociedades que hacen son unipersonales y crecen más despacio.

Las hermanas Carolina Schwartz y Martha Mosquera querían flexibilidad en su trabajo para poder estar más tiempo con sus familias y la fórmula fue ser sus propias jefas. Montaron Swift Decor, una empresa que vende conjuntos de decoración en la Red./Cortesía

Hace un año, Biz2Credit.com, la plataforma en la red de préstamos para pequeños negocios, verificó que las solicitudes de crédito por parte de los empresarios latinos creció un 68.7% en los 12 meses anteriores a la publicación de estas conclusiones y sus negocios tenían unos ingresos anuales de de $202,327 como media, frente a los $68,450 del año anterior.

Los negocios no hispanos tuvieron ingresos de $206,855 frente a los $70,645 del año anterior lo que implica no solo que a los pequeños negocios les está yendo mejor sino que además se está cerrando la brecha que separa a los latinos del resto en este sentido.