Activistas de Skid Row llevan al ayuntamiento inodoros con mensajes de personas sin hogar

Reclaman que otros 164 inodoros sean instalados en Skid Row, donde hay 1,800 personas sin hogar

Activistas de Skid Row llevan al ayuntamiento inodoros con mensajes de personas sin hogar
Los activistas demandan 164 inodoros adicionales para Skid Row
Foto: Web LA Catholic Worker

Ocupar los espacios de poder, llamar la atención de las autoridades, propiciar el debate. Ideas detrás de la última acción que diversos colectivos activistas han llevado a cabo este miércoles en  protesta por la falta de sanitarios en Skid Row, donde viven unas 1,800 personas sin hogar que comparten unos nueve inodoros portátiles.

Para ello, se presentaron en el ayuntamiento con varios inodoros en los que residentes de Skid Row habían escrito, de su puño y letra, mensajes dirigidos al alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, a quien querían llevárselos personalmente. Finalmente no les dejaron acceder con ellos, según les dijeron en el control de seguridad, porque no se podían introducir objetos de cerámica ni de cristal en el edificio.

También, estos activistas de Los Angeles Catholic Worker y Los Angeles Community Action Network ocuparon los urinarios del cuarto piso durante horas, aproximadamente desde las 9:30 a.m. hasta las 2 p.m., según informó a Laist Jed Poole, coordinador de supervisión de LA Catholic Worker. Incluso llegaron a colocar al menos un par de pies falsos con zapatillas dentro de uno de los servicios para que pareciera que había alguien dentro, de acuerdo con el LA Times.

Los activistas se encerraron en los urinarios durante unas 5 horas (web LA Catholic Worker)

“La gente intentaba entrar. Algunas personas estaban algo molestas, pero recibimos muchas palabras de apoyo”, dijo Poole a Laist, “definitivamente creo que ha hecho resurgir una conversación que ya lleva tiempo debatiéndose”.

Esta nueva protesta por más inodoros sucede poco después de que un brote de hepatitis A en California haya causado la muerte este otoño de al menos a 14 personas en el condado de San Diego, la mitad no tenía hogar, y más de 614 hayan sido afectadas por este virus en todo el estado.

“No estamos pidiendo inodoros de oro con diamantes y esmeraldas, solo estamos pidiendo algunos inodoros [normales]”, dijo al LA Times Rubén Martín García, de 55 años, quien vivió en Skid Row por 24 años.

Los activistas solicitaron al menos 164 baños adicionales, alegando que la población de Skid Row “no disminuye” y que estas personas “merecen dignidad humana y [que se cumplan sus] derechos humanos”, según LA Catholic Worker.