Enfermeras acusan a Administración de “abandonar” a damnificados en Puerto Rico

Acusaron a la Administración de “abandonar” a su suerte a miles de damnificados en Puerto Rico, y exigieron más ayuda para atajar una creciente crisis de salud pública en la isla
Enfermeras acusan a Administración de “abandonar” a damnificados en Puerto Rico
Enfermeras que viajaron a Puerto Rico a prestar servicio voluntario exigen una respuesta más robusta de EEUU. Foto: suministrada

WASHINGTON– Armadas con fotografías y testimonios, decenas de enfermeras estadounidenses de estados como California y Nueva York, acusaron este jueves a la Administración de “abandonar” a su suerte a miles de damnificados en Puerto Rico, y exigieron más ayuda para atajar una creciente crisis de salud pública en la isla.

Durante un acto en el Capitolio, tanto las enfermeras como líderes demócratas de la Cámara de Representantes ofrecieron testimonios sobre las precarias condiciones que vieron las 50 enfermeras que cumplieron una misión de dos semanas en Puerto Rico.

La líder de la minoría demócrata de la Cámara Baja, Nancy Pelosi, dijo que la Administración debería invertir más tiempo en fortalecer los esfuerzos de recuperación en la isla, y menos tiempo en “darse palmaditas en la espalda”.

Una respuesta muy inadecuada

Una a una, las enfermeras, todas miembros del sindicato más grande del gremio, “National Nurses United” (NNU) y de la Red de Respuesta de Enfermeras (RNRN), consideraron que, pese a las altas calificaciones que se da la Administración Trump por su respuesta a la crisis, está claro que ésta ha sido insuficiente.

“No podemos permanecer callados mientras millones de personas siguen afrontando condiciones muy duras”, dijo Bonnie Castillo, subdirectora ejecutiva de NNU.

Loading the player...

La enfermera hondureña Roxana García, de Brooklyn, describió la “devastación” que vio en zonas remotas y pidió que el Congreso adopte un plan que exija “rendición de cuentas” y sea implementado por “una Administración que sepa lo que está haciendo”.

Roxana García, una enfermera hondureña de Brooklyn, dijo que la ayuda de EEUU es insuficiente. Foto: María Peña/Impremedia

A su juicio, el paquete de ayuda de emergencia $36,500 millones promulgado hoy, que solo incluye préstamos de poco más de $4,700 millones para Puerto Rico, es insuficiente, y la isla “necesita  más dinero y sin ataduras”.

Por su parte, la puertorriqueña Ruth Somera, que lleva más de 35 años en Manteca (California), recordó que en zonas aisladas, tuvieron que enseñarle a la gente “cómo desinfectar el agua, cómo hacer suero casero” y desinfectar las paredes llenas de moho.

Loading the player...

“Apenas pudimos visitar algunos sitios. Todavía ahora hay sitios donde nadie ha llegado… quiero que no dejen de ayudar a la gente de Puerto Rico, son ciudadanos americanos y están muy necesitados”, dijo Somera.

Christine Grant, una enfermera de la capital estadounidense, dijo que ahora hay mayor riesgo de enfermedades infecciosas y respiratorias por el moho, agua estancada y falta de luz eléctrica para preservar medicamentos.

Grant, la californiana Olivia Lynch y otras enfermeras, también destacaron que vieron cómo los médicos operan a la luz de sus celulares, ancianos que padecen severa deshidratación, o niños que pasan hambre.

Por ello, el sindicato de enfermeras difundió un informe con seis recomendaciones, incluyendo el uso del buque-hospital “USNS Comfort” para los pacientes más graves; más recursos del Pentágono para la reconstrucción, y más fondos de Medicaid para la isla.

 “Un desastre de salud pública”

 Los tres legisladores demócratas de origen boricua, Nydia Velázquez y José Serrano, de Nueva York, y Luis Gutiérrez, de Chicago (Illinois), así como el dominicano Adriano Espaillat, destacaron la urgencia de que la Administración dé más ayuda a la isla.

Sin ocultar su indignación, Gutiérrez dijo que así como aviones estadounidenses han enviado a soldados puertorriqueños a la guerra, así deben ahora trasladar cargamentos de ayuda humanitaria a la isla.

Serrano apoyó que el presidente Donald Trump haga una “invasión militar humanitaria” para que los damnificados reciban la ayuda que necesitan, y se agilice el restablecimiento del tendido eléctrico y de las torres de telefonía celular, entre otras prioridades.

Preguntados por este diario sobre si Puerto Rico necesita un paquete de ayuda similar al “Plan Marshall” para la reconstrucción de Europa tras la Segunda Guerra Mundial –como algunos sugieren en las redes sociales-,  Serrano y Velázquez dijeron que lo que importa no es el nombre del plan sino que sea “amplio e integral”.

“Necesitamos aprobar un paquete de recuperación que sea robusto”, tomando en cuenta que las pérdidas por el huracán oscilan entre $65,000 millones y $95,000 millones, dijo Velázquez.

Velázquez señaló que, aún ahora, un tercio de la isla sigue sin agua potable y tres cuartas partes no tienen luz eléctrica. Tan grave es la situación que, en algunos hospitales, los médicos se iluminan con linternas para poder hacer operaciones.

A su juicio, será más costoso proveer servicios a los puertorriqueños que están huyendo de la isla hacia EEUU, que atender las necesidades en la isla.

Por otra parte, Serrano y Velázquez subrayaron la necesidad de que el Congreso investigue a fondo la entrega de un contrato de $300 millones a la empresa “Whitefish Energy Holdings” para la reconstrucción del tendido eléctrico.

El jugoso contrato es sospechoso porque aparentemente se otorgó sin un proceso de licitación normal, y la empresa tiene apenas dos empleados y carece de experiencia en estas líderes, dijeron.

A ese pedido se sumaron hoy los senadores demócratas María Cantwell, de Washington, y Ron Wyden, de Oregón.