La Víbora: Kate del Castillo, además de mala actriz es mentirosa

Advertencia: La Víbora no está aquí para hablar bien de nadie, así que si se enojan porque hoy pienso clavarle el colmillo a Kate del Castillo lo siento mucho. Pueden dejar de leer en este punto.

¿Por qué hoy quiero ensañarme con la mujer dizque más valiente de México? ¿La que está denunciando al gobierno de Peña Nieto, la que le está sacando sus trapitos al sol a Televisa? ¿La que tuvo los suficientes “desos” para arriesgar su vida y entrevistarse con el Chapo?

Pues pueden decir misa si quieren, pero para mí, Kate es y seguirá siendo una actriz mediocre que ahora es más famosa no por sus méritos como artista sino por sus metidas de pata de los últimos meses. Pero hoy me quiero enfocar específicamente en dos puntos: su relación con Sean Penn y sus quejas respecto de la investigación bajo la cual la tiene el gobierno mexicano.

Empecemos con el drama de Sean. Yo recuerdo perfectamente que luego de que se diera a conocer que Kate se había entrevistado con el Chapo en un paraje secreto en México, ella dijo clarito en una entrevista que el nexo con el actor se había dado a través de los dos productores a los que ella había invitado a que la acompañaran a la cita con el capo. Dijo que estos dos hombres le propusieron que Sean se agregara al equipo, y que ella, antes de aceptar, indagó sobre la vida y obra de este personaje, y que cuando vio que tenía una dizque trayectoria como activista, decidió aceptar que los acompañara.

Ahora la versión es otra. Resulta que Kate no solo conocía a Sean desde mucho antes de que el actor se uniera al fatídico viaje, sino que hasta tuvo sus querencias con él. En una entrevista con Adela Micha, Kate confiesa que antes de haber viajado a Sinaloa juntos, Sean fue compañero de parrandas de la artista, que se emborrachaban juntos, que lloraban juntos –imagínense la escenita– que se contaban sus penas. Y ahora resulta que hasta tuvieron sexo, según desveló ella en la televisión en inglés.

¿Entonces, en qué quedamos? Conocía a Sean antes del viaje a México o no? ¿Será que a Kate se le olvida que lo que dice queda grabado para la posteridad? ¿O será que como buena mitómana se le olvidan las mentiras que dice?

En otro punto, me pregunto por qué se queja de que la DEA y el gobierno de México la investiguen. ¿Acaso haberse entrevistado con el hombre al que se le atribuyen miles y miles de muertes no la hace sospechosa de tener nexos con él? ¿O esperaba que sucediera como con Teresa Mendoza, que hacía y deshacía y seguía con su vida muy campante? De verdad que nuestra amiga necesita de un psicólogo, pero urgente, ¿no creen?