“Fue una escena de infierno”, dicen argentinos sobrevivientes del ataque

El cónsul argentino en NYC narró el drama que vivieron cuatro connacionales que se salvaron del atropellamiento en el Bajo Manhattan
“Fue una escena de infierno”, dicen argentinos sobrevivientes del ataque
Cónsul de Argentina en Nueva York, Mateo Estreme, habla sobre el atentado.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

“Fue una escena de infierno”. Así se lo repitieron al cónsul de Argentina en Nueva York, Mateo Estremé, los cuatro sobrevivientes del país austral que salieron ilesos del atentado terrorista cometido el martes en el Bajo Manhattan presuntamente por Sayfullo Saipov. Los hombres, todos de 48 años, están en completo estado de shock tras haber presenciado el atropellamiento en el cual cinco de sus amigos murieron y otro resultó herido, y ahora se recupera en el hospital.

“Ellos quedaron muy afectados. No podían salir de su asombro y tienen una sensación de desconcierto, sin entender muy bien lo que ha ocurrido. Lo que ellos recuerdan es que era una tarde agradable de otoño en Manhattan, festejando su reunión de egresados de hace 30 años, y en ese momento iban en filas de a dos, dirigiéndose desde el sur hacia el norte, y oyeron el ruido de una camioneta. No tuvieron tiempo de reaccionar cuando fueron atropellados, especialmente quienes iban del lado central de la bici senda”, comentó el diplomático. “Después recuerdan una escena dantesca, casi infernal, en la cual los cuerpos estaban en el piso. La sangre estaba allí. Fue una escena de infierno, con gente llorando e intentando huir del lugar”.

Tras condenar el atentado y ofrecer sus sentidas condolencias a los parientes de las víctimas, el funcionario argentino aseguró que su Gobierno asumirá la repatriación de los cuerpos de los cinco egresados del colegio Politécnico de Rosario, y agregó que más de 10 familiares llegarán entre este jueves y el viernes a la Gran Manzana con ayuda del Consulado de Estados Unidos que está tramitando varias de las visas de manera rápida.

Lee también: Quiénes eran las cinco víctimas argentinas del ataque en Bajo Manhattan

“Nos vamos a encargar de todo lo relacionado con el funeral y el viaje de los familiares de las víctimas desde Argentina a Estados Unidos (…) y vamos a mandar los cuerpos tan pronto como sea posible a Argentina para que sus hijos y esposas les den el último adiós… esperamos que sea antes del fin de semana”, dijo el cónsul, quien agregó que los cuatro sobrevivientes, de quienes solo se reveló el primer nombre (Iván, Guillermo, Juan Pablo y Ariel), han estado acompañando en el hospital Presbyterian a su amigo internado, Martín Marro, quien venía de Boston y quien no sabía todavía sobre la suerte que corrieron sus compañeros de colegio.

Además, los sobrevivientes hicieron un pacto de no hablar de manera pública hasta que no lleguen los familiares de sus amigos fallecidos.

El grupo de argentinos antes de viajar a Nueva York. La Nación

“La parte más difícil ha sido decirles a las familias lo que ocurrió y cuando hablé con las cinco esposas y las madres, ellas dijeron que lo más difícil va a ser decirle a sus hijos que sus padres no van a estar más con ellos”, dijo el funcionario.

Testigos presenciales

El cónsul Estremé agregó que los cuatro sobrevivientes que no están hospitalizados están a disposición de las agencias de seguridad respondiendo preguntas en calidad de víctimas y de testigos del ataque.

“Ayer lo hicieron (dar su testimonio), yo estuve presente en los interrogatorios que tuvieron, pero creemos que habrá otras instancias en las que el FBI y otras autoridades continuarán esas entrevistas”, advirtió Estremé, recalcando que aunque se encuentran devastados, han manifestado mucha fuerza y unión para ayudar a las familias de sus amigos muertos y colaborar con los investigadores.

“Han sido de una entereza que merece mi admiración y respeto. Ellos, los cuatro, han demostrado esa fortaleza y capacidad de reacción frente a una situación tan trágica”, agregó el diplomático, a quien los sobrevivientes le mencionaron que cuando ocurrió el atropellamiento, estaban hablando de qué detalles podrían comprar para llevarle a sus familias el domingo, cuando tenían planeado regresar a sus casas y hablar de lo bien que la habían pasado en Nueva York.

“Ellos estuvieron viviendo momentos de compañerismo, comprando regalos para sus hijos y para su familia. Varios incluso tenían los regalos consigo y estaban pensando qué más llevarles, cuando este terrorista avanzaba en esa camioneta”, dijo el cónsul. “Es un daño tremendo el que ocasionó y el dolor es enorme y difícil de olvidar. Nos va a marcar por muchos años”, concluyó el funcionario.

Asimismo Galia Solomón, amiga de los 10 argentinos del Politécnico Rosario que planearon su viaje a Nueva York para celebrar sus 30 años de graduación, y quien también estudió en el mismo colegio, lamentó lo sucedido y recordó lo unidos que eran las víctimas y los sobrevivientes.

Galia Solomón, amiga de la escuela de las víctimas en Rosario.

“Los conocía a todos, eran jocosos, divertidos, altos deportistas. Eran buenos alumnos, buenos maridos, unos hombres bellos”, comentó la arquitecto, al tiempo que mencionó que por coincidencia, los padres de uno de los hombres que salió ileso estaban en la Gran Manzana, de vacaciones, y lo habían visitado en el departamento que habían rentado en Manhattan para un viaje que pasó de ser un recuerdo feliz a una despedida no planeada, en la que un terrorista separó al eterno clan de los 10 amigos.