¿Pasas mucho tiempo usando tu teléfono? Tu pareja tiene algo que decirte al respecto

Phubbing —nombre que combina las palabras “teléfono” y “desaire” en inglés— es como se llama a la práctica de interrumpir la interacción con otros para prestar atención al celular.

Guía de Regalos

¿Pasas mucho tiempo usando tu teléfono? Tu pareja tiene algo que decirte al respecto
Un estudio del Keller Center for Research de Baylor University da luces de cómo este hábito generalizado interfiere en la vida de pareja. De una muestra de 143 personas, 70% dijo que sus relaciones sentimentales son “a veces”, “a menudo”, “muy a menudo” o “todo el tiempo” afectadas porque ellos o sus compañeros no ponen sus teléfonos inteligentes a un lado./Shutterstock
¿Cuántas veces te has sentido impotente de ver cómo tu pareja se la pasa todo el tiempo en el teléfono cuando está contigo? Si bien Internet ha abierto las puertas a un universo de conocimientos, la tecnología para acceder a la red de redes se ha convertido en el enemigo número uno de las relaciones humanas, en la casa o en el trabajo.
Un estudio del Keller Center for Research de Baylor University da luces de cómo este hábito generalizado interfiere en la vida de pareja. De una muestra de 143 personas, 70% dijo que sus relaciones sentimentales son “a veces”, “a menudo”, “muy a menudo” o “todo el tiempo” afectadas porque ellos o sus compañeros no ponen sus teléfonos inteligentes a un lado.
Phubbing —nombre que combina las palabras “teléfono” y “desaire” en inglés— es como se llama a la práctica de interrumpir la interacción con otros para prestar atención al celular. Cuando esto ocurre en una relación sentimental, las consecuencias pueden ser serias para el futuro de la misma.
Si bien la distracción que causan los medios de comunicación y las tecnologías no es nueva, advierte la psicóloga clínica Eduvigis Cruz-Arrieta, especialista en parejas, depresión y ansiedad, el estudio ahonda en el efecto nocivo de esta realidad. “Las personas tienen a la mano el consumo de información en tres maneras distintas: mensajes de texto, mensajes telefónicos y las búsquedas de Internet”.
Todo momento en que alguien presta atención a otra cosa en vez de enfocarse en la relación en vivo tiende a causar fricción en la pareja, pero también en el trabajo, en la familia o en los grupos sociales, advierte la experta.
 

Obsesión por el teléfono

Diversos estudios demuestran que la gente en Estados Unidos pasa más de cuatro horas en promedio en sus dispositivos móviles como teléfonos, tabletas o laptops, y 86% de ese tiempo, según Flurry, se invierte usando los celulares. Casi dos horas al día se dedican al consumo de información en los medios sociales, de acuerdo con MediaKix.
“Hay personas que se apegan a sus teléfonos por sentirse curiosos ante lo que sucede en las redes sociales y esto se convierte en una fuente de diversión”, alerta la psicóloga. El riesgo es que sin autocontrol, esta afición puede convertirse fácilmente en una adicción como pueden ser el juego o las drogas, alerta Cruz-Arrieta.
Diversos estudios demuestran que la gente en Estados Unidos pasa más de cuatro horas en promedio en sus dispositivos móviles como teléfonos, tabletas o laptops./Shutterstock
En la oficina, los smartphones pueden afectar la productividad de los empleados, como lo demostró un reporte de OfficeTeam, difundido por la revista Forbes.  Basado en el patrón de uso de estos dispositivos por parte de más de 600 ejecutivos, se puede decir que un individuo pierde ocho horas de trabajo por estar haciendo otras actividades —como chequear medios sociales, apostar o comprar en línea— a través del celular.
“Una realidad de la vida moderna en las áreas metropolitanas en el mundo entero es que no siempre se respeta el tiempo de descanso”, apunta la psicóloga. Por eso, “a veces no hay balance en la vida debido a las demandas sociales y económicas que afectan el cómo uno controla su tiempo y las prioridades de su vida”.
De igual manera, los adultos pueden estar promoviendo este comportamiento a veces adictivo a sus hijos. Una investigación de Common Sense, una organización educativa sin fines de lucro, revela que 98% de los hogares con niños entre cero y ocho años tienen tabletas o teléfonos inteligentes, que los menores usan al menos 56 minutos al día.

Distraídos en la intimidad

Pero el entretenimiento puede derivar en un problema más profundo en la intimidad, acota Cruz-Arrieta. Una de las cosas que puede ocultar el uso excesivo del teléfono es que el individuo necesita desconectarse de tensiones dentro de la pareja, evadir conflictos mediante la distracción o buscar satisfacción emocional mediante la comparación con otras personas en las redes sociales.
“Puede ser un antídoto contra la soledad real o imaginaria que tienen en su vida de pareja o en su entorno familiar”, agrega.
El tiempo que se emplea en los celulares puede reducir la posibilidad de tener una interacción significativa con un ser amado, expone el estudio de los profesores James Roberts y Meredith David de Baylor University. En una encuesta de seguimiento entre 145 adultos, casi la mitad (46.3%) dijo sentir que su relación ha sido afectada por el phubbing y casi 40% de ellos confesó estar deprimido por ello.
“La tecnología facilita mantener los secretos entre las personas”, destaca Cruz-Arrieta. También refleja de cierta manera “la falta de valoración por el tiempo de otras personas”, añade.
Al respect, Roberts y David concluyen: “Los teléfonos celulares, originalmente diseñados como una herramienta de comunicación, pueden, de hecho, irónicamente, impedir en lugar de cultivar comunicaciones y relaciones satisfactorias entre los socios románticos”.
Una práctica aparentemente intrascendente como ésta no sólo puede minar las bases de una relación amorosa, sino también despertar demonios dormidos.
“Las personas pueden desarrollar síntomas de tristeza y ansiedad”, inseguridad y falta de autoconfianza, dice Cruz-Arrieta. “Es una carretera de dos carriles, porque a veces lo que se puede es potenciar problemas ya existentes al sentirse menospreciados, no bien queridos, ignorados”.
Muchas veces, el uso excesivo del teléfono refleja presiones laborales. Otras, la necesidad de las personas de contar con un “asistente para el pensar”, continúa. “Las fallas de memoria o la imposibilidad de activar la memoria cuando se necesita ocurren porque se está distraído y la tecnologia nos ayuda en esos momentos”.
Sin embargo, el gran riesgo es que hay quienes viven una vida alterna a través de sus dispositivos para “mantener relaciones reales o platónicas” que la tecnología facilita sin tener que desplazarse, expresa la especialista en relaciones de pareja.
Ojo avizor, “uno puede ser infiel emocionalmente con una relación platónica, porque para serlo no tienes que tener intimidad física con alguien”. A veces, sólo basta dar un click.

Consejos para control el phubbing

Para la persona que usa el teléfono en exceso:
1) Es importante preguntarse si el uso personal de la tecnología está ayudando o interfiriendoen las relaciones con sus seres queridos.
2) Cambia la frecuencia e intensidad de su uso, para que no sea mayor que el tiempo de interacción en persona con otros.
3) Establece reglas de uso para atender el impulso de usar el teléfono y, a la vez, no afectar el tiempo para hacer otras cosas.
4) Hay aplicaciones —como Moment or Offtime— que te dicen cuántas horas al día estás usando tu teléfono. Revisar esta medida objetiva a diario te dará una mejor idea para planear una rutina de uso.
5) Aprovecha el tiempo de viaje al trabajo o la escuela para saciar esta necesidad.
6)  Evita usar los teléfonos, computadores o tabletas, una hora antes de dormir, porque la luz brillante de la pantalla afecta el sueño.

Para la persona que se siente afectada:

1)    Hablar con el usuario del teléfono usando esta estrategia: expresar lo que se siente sin recriminación.
2)   Para no sentir inseguridad, resentimiento o celos, lo mejor es comunicar tus sentimientos de manera directa.
2)    Evitar las peleas, porque pueden reforzar la conducta que nos molesta.
3)    Preguntar:¿Cómo te puedo ayudar para lograrlo? Ofrece sugerencias como apagar el wifi o establecer un tiempo para no tener los teléfonos a la mano.
4)    Una persona que se aisla de la interacción diaria y le da prioridad al teléfono puede sentirse insatisfecho. ¿Podemos hablar para que estés menos estresado con el uso del teléfono?” es una interrogante para abrir el diálogo.
5)    Distinguir si la actitud de la pareja implica problemas no resueltos o si usted está reaccionando de manera excesiva.,
.
Fuente: Psicóloga clínica Eduvigis Cruz-Arrieta.
 
 
Fuentes:
 
Sobre uso de teléfonos móviles
 
Acerca de los niños y los dispositivos móviles
 
Sobre el uso del teléfono inteligente en el trabajo