A 14 años el feminicidio de Nadia dictan sentencia a asesino

Un juez sentenció a 42 años al asesino ,expareja de Nadia y padre de sus tres hijos, pero los chicos siguen en el desamparo
A 14 años  el feminicidio de Nadia dictan sentencia a asesino
Madre e hijos de la víctima.

MEXICO – Los tres hijos de Nadia Muciño Marquez testificaron una y otra vez contra su padre por el asesinato de su madre en el municipio de Nicolás Romero, Estado de México, uno de los más violentos. Cuando comenzó el proceso tenían cinco, cuatro y dos años de edad; ahora, 18, 17 y 15 y quieren justicia.

Una justicia que vaya más allá de la sentencia de 42 años de prisión que se le dictó hace unos días -después de casi 14 años- a su progenitor Bernardo López Gutiérrez.

El feminicida acabó con la vida de Nadia una tarde de febrero de 2014 con apoyo de su hermano Isidro López Gutiérrez “El Matute’’. Después de golpearla hasta dejarla marcada en todo el cuerpo, el concubino y el cuñado la abandonaron muerta con un lazo en el cuello e hincada en el baño de su casa para simular un suicidio. Luego huyeron y dejaron a los niños en el lugar de los hechos.

“No sabemos cuánto tiempo se quedaron ahí hasta que salieron a pedir ayuda a una vecina’’, recuerda la abuela de los muchachos y madre de Nadia en conferencia de prensa a la que citó para mostrar su insatisfacción porque la justicia mexicana no consideró en la sentencia la reparación del daño a los niños entre otros agravios.

“Es una justicia incompleta’’, advirtió Viridiana Galduñón, de la Oficina de Defensoría de los Derechos de la Infancia que acompañó a los menores durante el proceso. “Los niños han sido muy afectados y el Estado se desentendió de ellos por lo que ahora hace falta que erogue recursos (dinero) para que esos jóvenes hoy tengan acceso a la educación, la salud y atención psicológica.

Durante todos los años del juicio, los pequeños estuvieron a cargo de la abuela y la tía Viviana Muciño, dos mujeres de clase media baja, quienes se han hecho cargo sin que el Estado tomara cartas en el asunto ni desde que Nadia denunció maltratos domésticos antes de su muerte ni después.

Por eso la familia, con apoyo de las organizaciones civiles, exigen una indemnización  dado que los agentes del ministerio público no hicieron una investigación correcta hasta que el caso se hizo público en los medios de comunicación y eso retrasó tantos años la sentencia.

“Mientras no se sancione a los funcionarios negligentes, el país va a seguir con los mismos problemas de impunidad’’, advirtió María de la Luz Estrada, del Observatorio Nacional del Feminicidio .

Otro paso que tomó la familia para es una demanda ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, donde actualmente se analiza el caso, mientras la abuela y la tía de los muchachos enfrentan las amenazas de muerte. “Tenemos miedo, la familia de Bernardo es una familia violenta y ya se metieron a la casa para intimidarnos y cuando nos ven en la calle nos echan encima los coches’’.