Amparado con el TPS se mudará de Orlando, Florida a Los Ángeles para solicitar su residencia

Un fallo de la Corte de Apelaciones del Noveno permite a ciertos beneficiados con este programa, hacer la petición
Amparado con el TPS se mudará de Orlando, Florida a Los Ángeles para solicitar su residencia
Alex Benegas, beneficiario del TPS, junto a su hija Alejandra, de 12 años. (Aurelia Ventura/ La Opinion)
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión

El hondureño Alex Banegas tomó una decisión drástica, mudarse con su familia de Orlando a Los Ángeles para solicitar la residencia permanente a través de un fallo de una corte federal que lo permite a los beneficiarios del Estatus de Protección Temporal (TPS) que viven dentro de su jurisdicción, si tienen familiares que son ciudadanos.

“No me importa perder todo lo que tengo en Orlando, y comenzar de cero en Los Ángeles con tal de obtener mi residencia”, confía Banegas de 47 años de edad y padre de cuatro hijos nacidos en Estados Unidos.

El anuncio de la administración Trump que autoriza el TPS por solo seis meses, a partir de enero para los hondureños mientras estudian si extienden o cancelan este programa, fue determinante para que Banegas decidiera hacer cambio de residencia.

El hondureño Alex Banegas, amparado con el TPS vino especialmente de Florida a California porque planea mudarse a Los Ángeles para solicitar su residencia permanente en base a un fallo de la corte. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)

“Si yo tengo que ir a la luna por mi residencia lo voy a hacer porque estoy cansado de vivir en la incertidumbre de si nos van o no a renovar el TPS, y con miedo de separarme de mi familia”, dice.

Banegas va a solicitar la residencia permanente en base a que tiene un hijo de 21 años nacido en Estados Unidos y una entrada legal al país que obtuvo al recibir el TPS.

Un fallo de la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito determinó que los beneficiarios del TPS, nicaragüenses, hondureños y salvadoreños que vivan en la jurisdicción de este tribunal pueden solicitar la residencia siempre y cuando tengan un hijo mayor de 21 años o un esposo que sea ciudadano de los Estados Unidos.

La jurisdicción del Noveno Circuito abarca los estados de Alaska, Arizona, California, Idaho, Montana, Nevada, Oregon y Washington.

Alex Banegas, un padre de familia hondureño beneficiado con el TPS muestra los boletos de avión que lo llevan de regreso a Orlando, Florida para preparar su mudanza a California. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)

La Corte tomó esta determinación en marzo luego de la demanda entablada por el salvadoreño Jesús Ramírez que argumentó que cuando el gobierno le dio el TPS en 2001, también oficialmente se le dio una entrada legal, lo cual ahora representa 50% de la residencia, dice el abogado en migración, Alex Gálvez.

California queda dentro de esa jurisdicción pero Florida no, por eso es que Banegas decidió venir a vivir a Los Ángeles.

Este inmigrante de Tegucigalpa, Honduras vino hace 26 años a los Estados Unidos. Lo trajo un hermano mayor que ya vivía en el país. Vivió muchos años como indocumentado hasta que pudo ampararse con el TPS. Dicho programa le concedió un permiso de trabajo a renovar cada 18 meses y le suspendió cualquier posible deportación.

“Las cosas me cambiaron mucho con el TPS. Pude tener un número de seguro social, un permiso de trabajo y una licencia de conducir”, cuenta.

El mayor sueño de Alex Banegas, un hondureño amparado con el TPS es obtener su residencia permanente ya que tiene miedo a ser separado de su familia. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)

Lo mejor de todo es que pudo abrir su propio negocio de pintura y construcción hace 17 años en Orlando.

Además de Alex su hijo mayor de 21 años, este inmigrante es padre de tres hijos menores nacidos en el país con su segunda y actual esposa, una colombiana que es indocumentada. Sus hijos son Giuliana de 16 años, Alexis de 15 años y Alejandra de 11 años.

En Honduras, dejó a una hija que no conoce porque cuando viajó a Estados Unidos, la novia estaba embarazada. Su hija tiene 26 años, los mismos que lleva en el país.

Banegas dice que se enteró de la decisión de la corte cuando escuchó al abogado Alex Gálvez hablar del tema en un reportaje que le hicieron.

“Lo contacté, hablamos por teléfono, y me dio una cita”, cuenta.

VIDEO

Un caso fuerte

El abogado en migración Gálvez dice que Banegas está actuando de acuerdo a como lo aconsejan las propias autoridades en el memorando donde anuncian que el TPS para los hondureños se extiende por seis meses más.

“En dicho documento les recomiendan que deben buscar otras opciones bajo la ley para permanecer en el país”, explica.

“Cuando mi cliente se mueva a California va a completar los requisitos necesarios para obtener la residencia permanente porque para el Noveno Circuito, el TPS representa una entrada legal al país, lo cual significa el 50% de la residencia; y el otro 50% es tener un hijo ciudadano mayor de 21 años”, puntualiza.

Obviamente no tiene delitos ni deportaciones previas que lo podrían descalificarse para beneficiarse del fallo Ramírez.

Y aclara que en ninguna parte se prohíbe o se establece que es ilegal que alguien se mude de un estado a otro para obtener un beneficio migratorio.

“El señor Banegas se va a mover a Los Ángeles para vivir y aprovechar ese beneficio migratorio”, recalca.

“Tampoco se exige que debe tener un cierto número de meses de vivir en un estado del país como requisito para solicitar la residencia”, subraya.

Tan pronto como este inmigrante hondureño se mude a California y reúna la mayor cantidad de documentos que prueben que vive en este estado, Gálvez iniciará la solicitud de residencia para Banegas en base al fallo de la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito.

“Calculo que en cuatro meses estaremos en una audiencia ante un agente de migración quien decidirá en ese momento si le aprueba o no la residencia”, asegura Gálvez.

Banegas regresó el martes a la Florida después de una entrevista con Gálvez y planea volver el próximo mes a buscar casa en Los Ángeles para mudarse con su familia de ser posible a finales de año.

Este inmigrante hondureño Alex Banegas comenta junto a su hija Alejandra de 12 años que se vendrá con toda su familia a vivir a Los Ángeles para poder calificar para la residencia bajo el fallo Ramírez. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)

Las intenciones del abogado en migración es que este hondureño amparado con el TPS pueda obtener su residencia antes de que terminen los seis meses que dio de ampliación el gobierno de Trump a los hondureños.

Gálvez recomienda a quienes van a solicitar la residencia que también renueven el TPS porque es mejor tener dos opciones abiertas especialmente en estos tiempos bajo la administración Trump.

Banegas dice que durante 18 años que ha tenido el TPS su más grande sueño ha sido ser residente y ciudadano de Estados Unidos.

“Cuando lo logre, lo primero que quiero hacer es ir a Honduras a conocer a mi hija de 26 años a quien no he visto nunca en persona solo por teléfono y Facebook”, dice.  También quiere  solicitar la residencia a su esposa indocumentada.

Aún cuando el TPS fuera completamente anulado, el abogado recomienda a  quienes se han beneficiado, que peleen por la residencia permanente basado en la entrada legal que les concedió este programa cuando sus hijos ciudadanos cumplan los 21 años o si tienen un cónyuge ciudadano.

“Ya no les pueden quitar esa entrada legal que les dio bajo el TPS”, remarca.