Hispanos y demás minorías siguen rezagadas en “ola digital”

El informe recomienda que las empresas y las autoridades aumenten la capacitación de los empleados en la era digital
Hispanos y demás minorías siguen rezagadas en “ola digital”
Los hispanos son el grupo más rezagado en la era digital.
Foto: brookings.edu

WASHINGTON- Los hispanos y otras minorías están rezagados en la “ola digital” que está revolucionando a la mayoría de los sectores de la economía y la fuerza laboral de EEUU, según un informe que recomienda ampliar la “alfabetización digital”.

El análisis de unas 50 páginas de la conservadora Institución Brookings, divulgado ayer, hace un repaso del creciente impacto de la “ola digital” en 545 ocupaciones en el 90% del mercado laboral desde 2001, y determinó que, aunque el fenómeno ha traído enormes beneficios, éstos están distribuidos de forma dispareja.

Según el estudio, Estados Unidos atraviesa ahora algo similar a la “Revolución Industrial” de los siglos 18 y 19, que transformó a las sociedades rurales de Europa y EEUU en centros urbanos e industriales.

Ahora, la digitalización y computarización están en todas partes, y hay cada vez menos ocupaciones que no requieren de esos conocimientos, por lo que “no queda opción para los trabajadores, industrias y sitios (de empleo) más que sumergirse en la digitalización”, dice Brookings.

Economía con acento digital

Es que la “digitalización”, que se refiere a la amplia difusión de tecnologías digitales en casi todas las empresas y sitios de empleo, ha venido “reinventando” al mundo laboral en EEUU desde hace medio siglo, pero su efecto se ha acentuado en la última década y ha generado ansiedad entre trabajadores que temen la competencia con robots y máquinas inteligentes, señaló el documento.

Una tercera parte de los empleos creados desde 2010, -es decir, cuatro millones de un total de 13 millones,- requiere un alto nivel de destrezas computacionales, y 517 de las 545 ocupaciones analizadas estuvieron sujetas a ese fenómeno, según el informe que se apoya en datos del Departamento del Trabajo.

Esta era digital viene acompañada por mayores salarios, un incremento de la productividad, y un menor riesgo de la automatización, que rinden grandes beneficios para los trabajadores, las industrias y las áreas metropolitanas.

El salario medio en empleos altamente digitalizados en 2016 fue de $72,896, y es de $30,393 para empleos con bajo nivel de digitalización que además no requieren título universitario.

Una gráfica muestra que los programadores y creadores de aplicaciones ganan un salario promedio de $104,300, mientras que quienes trabajan en empleos con poco o bajo nivel y destrezas  de computerización ganan menos de $30,000.

Una ola digital que polariza

De acuerdo con el informe, los blancos y los asiáticos, que son el 65% y el 6% de la fuerza laboral, respectivamente, tienen una mayor representación en ocupaciones altamente digitalizadas, como ingeniería, gestión de empresas y las matemáticas, que además ofrecen altos salarios.

Mientras, los afroamericanos, que son el 12% de la fuerza laboral, tienen una mayor representación en empleos de apoyo administrativo, servicios de salud, sociales y comunitarios, y otros empleos de bajo nivel digital.

Los hispanos, que son el 17% del mercado laboral, tienen una muy baja representación en los sectores de alta tecnología, negocios y finanzas,  y una sobre-representación en áreas con bajos niveles digitales, como la agricultura, construcción, jardinería y mantenimiento de edificios.

En declaraciones hoy a este diario, el investigador y autor del informe, Mark Muro, dijo que “los latinos apenas están comenzando su travesía digital, y por ahora tienen, entre los grupos étnicos y raciales, algunos de los niveles de destrezas digitales más bajas, según nuestras mediciones”.

“Mientras las ocupaciones que emplean a trabajadores blancos registraron una calificación digital media de 48, las que emplean a hispanos tuvieron una de apenas 40. Como consecuencia, los hispanos tienen una baja representación en puestos con alta digitalización y mejores pagados, como tecnología de internet e ingeniería“, precisó Muro.

Conforme los empleos dependen cada vez más en alta tecnología, “es importante que muchos más latinos adquieran más destrezas digitales y de tecnología de internet ahora mismo”, comenzando con herramientas básicas de computación, enfatizó.

“El adquirir más destrezas con más rapidez será crítico para que los latinos no queden rezagados en las tendencias centrales que afrontan la economía y el mercado laboral”, puntualizó Muro, analista del Programa de Políticas Metropolitanas de Brookings.

Entre 2002 y 2016, el crecimiento de empleos fue más notable en ciudades y áreas metropolitanas con mayor nivel de digitalización, lo que ha contribuido a una mayor polarización económica, dependiendo del código postal.

Así, áreas metropolitanas como Washington, Seattle, San Francisco y Boston cosechan mayores salarios conectados con la digitalización, mientras que, en el polo opuesto, las áreas con bajos niveles de digitalización incluyen Las Vegas (Nevada), y varias ciudades de California, como Riverside, Fresno, Stockton y Bakersfield.

Tanto las empresas como las autoridades locales y estatales deben adoptar medidas para mejorar la “alfabetización” y capacitación digital de los trabajadores, y para mitigar algunos efectos nocivos, principalmente las disparidades salariales y las brechas en áreas metropolitanas.

La economía seguirá necesitando programadores y demás profesionales en el sector de alta tecnología, pero también que más trabajadores adquieran conocimientos técnicos básicos, dijo Muro.

“Ese es el tipo de inclusión digital que necesitamos. En ese sentido, no todos necesitan ir a un campo de entrenamiento de programación pero probablemente sí necesiten saber usar (programas como) Excel, y software de productividad básica para oficinas” y demás plataformas, señaló el experto.