Exigió su dinero por un trámite de migración tardío y le echaron la Policía

Había ido a que lo ayudara con su ciudadanía pero cuando reclamó la falta de información, llamaron a los agentes del orden

Guía de Regalos

Exigió su dinero por un trámite de migración tardío y le echaron la Policía
El inmigrante mexicano Cruz Armando denunció que el representante Karen Kler responsable de las oficinas Coachella Valley Immigrant Service and Assistance Inc de la ciudad de Palm Springs lo reportó a la policía cuando fue a pedirle que le devolviera su dinero por su trámite de ciudadanía. (foto suministrada).

Desesperado por no tener noticias acerca de su caso de ciudadanía, Cruz Armando se presentó en las oficinas del representante acreditado a quien contrató para que lo ayudara con el proceso y pedirle que le devolvieran sus documentos y el dinero que había pagado. Llevaba seis meses en espera.

“Cuál va siendo mi sorpresa, que mandaron llamar a la Policía para que me detuvieran que porque yo estaba muy exaltado. Cuando los agentes llegaron, la asistente del representante les entregó un documento con una vieja orden de deportación que yo tenía en mis antecedentes”,  cuenta el inmigrante.

“Por suerte, el agente de la Policía de Palm Springs no me detuvo. Me pidió que me retirara y me aconsejó que fuera a la Corte de Reclamaciones Menores a solicitar la devolución del dinero”, señala.

Desde principios de año, Armando califica para la ciudadanía. Por eso, en marzo se dirigió a las oficinas de Coachella Valley Immigration Service & Assistance en Palm Springs – propiedad de Karen Kler -, un representante acreditado por la Junta de Apelaciones de Inmigración (BIA).

“Me queda cerca de mi casa y ellos ya me habían ayudado con mi trámite de residencia. Aunque sí se dilató también ese caso porque me llenaron mal los papeles para la residencia. Yo me di cuenta y los tuvieron que corregir y volver a enviar”, explica.

Cuando regresó a verlos para el trámite de ciudadanía, le cobraron $1,700 dólares, que incluía los $725 dólares que cobra Migración; y el resto por los honorarios por llenar el formulario.

Copia del reporte policiaco que prueba que el inmigrante mexicano Cruz Armando fue reportado a la policía de Palm Springs. (foto suministrada).
Copia del reporte policiaco que prueba que el inmigrante mexicano Cruz Armando fue reportado a la policía de Palm Springs. (foto suministrada).

Comienzan los problemas

Al pasar los meses y no escuchar nada de cómo iba su trámite, comenzó a llamarles por teléfono e ir a las oficinas. “Al menos fui unas 30 veces y nunca me daban una respuesta de cómo iba mi ciudadanía”, comenta.

Frustrado, el 11 de octubre decidió ir de nuevo a las oficinas pero esta vez para pedirles que le devolviera sus documentos y los $1,700 dólares que les había dado desde marzo.

“La verdad les hablé fuerte. Pero debo decir que en esas oficinas no hay privacidad, los mismos empleados desde los cubículos del fondo siempre nos gritan a los clientes los detalles de nuestros casos”, explica.

“Yo les dije que no me iba ir de ahí hasta que me dieron mis documentos y el dinero”.

La advertencia ocasionó que el personal de la oficina llamara a la Policía. “Cuando llegaron, les entregaron una orden de deportación que yo tuve antes de obtener mi residencia, pero que ya no tenía ninguna validez. Quizá lo hicieron para intimidarme y darle herramientas a la Policía para que me detuvieran y entregaran a Migración“, considera

“Al día siguiente, Karen Kler me llamó para amenazarme y decirme que tenía información confidencial mía y sabía cómo meterme en problemas”, asegura.

A casi un mes del incidente, Armando afirma que acaba de recibir una carta de Migración en la que le piden que pase a hacerse sus exámenes biométricos para revisar sus antecedentes penales.

Nuevo abogado

Para ese entonces, el inmigrante mexicano ya había ido a ver a la abogada en migración Rosa Elena Sahagún para que lo ayudara con la ciudadanía.

Sahagún dice que desde el mes pasado solicitó el expediente del inmigrante a las oficinas de Kler sin éxito alguno. “Siempre me ponen excusas, que no han recibido mi fax, etc.”, dice.

La experta en migración lamenta que los representantes acreditados, notarios y consultores de migración no tengan por ley guardar como algo sagrado la información confidencial de los clientes. “Si los abogados de migración revelamos datos privados de nuestros clientes, perdemos nuestra licencia. Ellos sigue operando como si nada, como ya vimos en el caso de Cruz Armando”, expone.

Comenta que la situación vivida por este inmigrante es la más grave que le ha tocado ver en el condado de Riverside. “Es el colmo. Salir y enlodar a un cliente que te ha dado de comer diciéndole a la Policía que tiene una orden de deportación es muy serio. Ese llamado pudo haber tenido consecuencias más graves”, señala.

Agrega que lo que más le preocupa es que muchas de las víctimas de consultores de inmigración, representantes acreditados y notarios son inmigrantes indocumentados que por miedo se callan cualquier estafa.

Armando, propietario de un hotel en Palm Desert, dice que decidió hacer público su experiencia en la oficina de Karen Kler para que la gente sepa que no es abogado y que emplea prácticas de intimidación contra los inmigrantes que reclaman un caso.

La oficina de Kler responde

En representación de Kler, Vicky Lung dijo que llamaron a la Policía debido a que el inmigrante se puso muy grosero con el personal y les llamó incompetentes. “Cuando él vino a nuestra oficina todo estaba en proceso, pero se puso increíblemente agresivo. Para seguridad de otros, se llamó a la Policía”, detalló. También se quejó de que Armando empezó a grabar todo.

Lung negó que Kler haya entregado una orden de deportación del inmigrante a la Policía y lo hayan llamado al día siguiente para amenazarlo.