¡Vacúnate ahora contra la influenza!

El condado de Los Ángeles reporta dos muertes por esta enfermedad; existen recursos disponibles para personas sin seguro médico

Guía de Regalos

¡Vacúnate ahora contra la influenza!
Los expertos en salud afirman que la vacuna es la mejor opción de protección. / foto: Aurelia Ventura
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión

Desde hace ocho años, Erika Rodríguez y sus cuatro hijos reciben la vacuna contra la influenza —sin falta— cada año.

Su principal razón es que uno de sus hijos, quien ahora tiene 10 años, tuvo un trasplante de hígado a los 9 meses de edad y sus defensas son más bajas.

Esta madre comenta que previo al trasplante de su hijo, no prestaba mucha atención a la vacuna. “Si me la ponía estaba bien y si no, también. No había mucha preocupación”.

Pero las cosas cambiaron y ahora opta por la prevención. “Toda la familia debe estar vacunada para no enfermarlo”, dijo la mujer de 41 años.

Sin embargo, no solo aquellos con un sistema inmunológico débil deben vacunarse; sino todas las personas mayores de 6 meses de edad, según indicó para La Opinión el doctor de medicina familiar de Adventist Health White Memorial, Víctor Castilla.

“El mayor problema es que mucha gente no quiere vacunarse”, agrega y asegura que la mejor medida de salud pública es la inmunización de la comunidad y todo aquel que estuvo en contacto con una persona enferma.

“De esa manera rompes con la cadena de la transmisión, señala el doctor Castilla, quien dice que de contraer la enfermedad —con la protección de una vacuna— puedes evitar complicaciones e incluso la muerte.

Tan solo ayer, las autoridades de la salud reportaron las primeras dos muertes relacionadas con la influenza en el condado de Los Ángeles de la temporada 2017-2018.

El doctor Castilla asegura que la vacuna no enferma. / Foto: Getty

Los pacientes fueron una mujer adulta y un hombre de la tercera edad. “Ambos presentaban condiciones de salud subyacentes [underlying conditions]”, según indicó el Departamento de Salud Pública.

Entre las enfermedades que pueden complicar un cuadro de influenza figuran: asma, sistema inmune débil, diabetes, enfermedades del corazón y respiratorias.

La vacuna no enferma

Yazmín Sánchez, de 38 años, dijo que por los pasados cinco años se ha vacunado contra la influenza pese a que hace dos años presentó algunos síntomas tras recibir la inmunización.

“Me dio un resfriado que me tiró en la cama como por cinco días”, contó la residente del Valle de San Fernando.

Sin embargo, ella continúa vacunándose cada año porque su trabajo lo requiere. “Yo soy nana de niños y en la casa donde trabajo hasta a la bebé ya la vacunaron”, explicó Sánchez.

Las autoridades de la salud indican que todos deben vacunarse y que quienes están en mayor riesgo de tener complicaciones son los niños menores de 5 años y los mayores de 65.

En referencia a que la vacuna enferma, el doctor Castilla dijo que esto es falso.

“Lo que ocurre es que algunos pacientes ya están incubando la enfermedad [al recibir la vacuna]… Tú puedes tener la enfermedad y ser contagioso hasta dos días antes de presentar síntomas”, señala.

Y agrega que lo que la vacuna contiene es “un virus atenuado que no causa la enfermedad”.

“[La vacuna contiene ] un virus inactivo y cuando tu cuerpo lo reconoce, lo que hace es crear anticuerpos; es decir, causa una reacción inmunológica y te previene de una cepa agresiva”, indica el médico en medicina familiar.

¿Qué es la influenza?

Conocida también como gripe, la influenza es una enfermedad respiratoria contagiosa causada por el virus de la influenza. Los síntomas incluyen: fiebre, dolor de cabeza, cansancio extremo, tos seca, dolor de garganta, secreción o congestión nasal y dolores musculares, explica el departamento de salud pública del condado de Los Ángeles.

La gripe generalmente se transmite de persona a persona a través de gotas de la tos o el estornudo de una persona enferma. También se puede propagar al tocar una superficie o un objeto que tiene virus de la gripe, como la perilla de una puerta o un teclado de computadora, y luego tocarse los ojos, la nariz o la boca.

No hay que confundirse, la “flu” o gripe no es lo mismo que “cold” o un resfrío común.

“El resfriado es un catarro con congestion nasal. La gripe viene con tos seca y fiebre muy alta, la gente se siente terrible”, indicó para este medio la doctora Elizabeth Dueñas, especialista en Medicina Familiar del Centro Médico de Kaiser Permanente en South Bay, Harbor City.

Además hace otra aclaración acerca de los medicamentos. “Es importante que la gente sepa que los antibióticos combaten las infecciones bacterianas y no las infecciones virales como los resfriados y la gripe. Si usted padece una infección viral, los antibióticos no lo mejorarán”, dice.

El uso excesivo de antibióticos ha jugado un papel en el aumento de infecciones bacterianas resistentes a los medicamentos”.

Mitos y creencias tras la vacuna

Cherry Barrera, de 30 años y madre de cuatro niños —el último de 2 meses de edad— cuenta que por los pasados 10 años se ha vacunado y nunca ha sufrido síntomas secundarios.

“Yo me vacuné la primera vez durante mi primer embarazo. En el hospital me dijeron que de enfermarme podía contagiar a mi bebé”, explicó la residente de North Hollywood, quien recomienda que las personas se vacunen.

“El virus [conocido como cepa] muta; por eso es bueno recibirla cada año para fortalecer el sistema inmunológico”, recalcó Barrera.

Diversas farmacias ofrecen la vacuna contra la influenza. / Getty Images

La doctora Dueñas indica que si tienes un recién nacido, es seguro amamantarlo si ya tuviste gripe o ya te vacunaste ya que no puedes contagiar a tu bebé de gripe a través de la leche.

Y agrega que la lactancia protege la salud de tu bebé de muchas maneras. “Las madres pasan los anticuerpos [un tipo de proteína fabricado por su sistema inmunitario que combate las infecciones] en la leche materna”.

Estudios realizados por el centro de control de enfermedades (CDC) demuestran que un bebé cuya madre fue vacunada durante el embarazo está protegido contra la infección por el virus de la influenza durante varios meses después de su nacimiento, antes de que el bebé sea lo suficientemente grande como para poder recibir la vacuna.

Otro mito que aclaró la Asociación Americana de Medicina en su edición de pediatría es que ni la influenza, ni la vacuna contra la influenza durante el embarazo causan autismo.

En la temporada 2016-2017, se confirmaron 77 muertes por influenza en el condado de Los Ángeles. Y en el condado de Orange la muerte más reciente fue un infante que no estaba vacunado. Él pequeño falleció la semana pasada y exámenes de laboratorio demostraron que estaba infectado con el virus, reportó la agencia de atención médica del condado de Orange.

Vacunas para personas de bajo recursos

Michael López, de 34 años, dijo que comenzó a vacunarse hace más de 10 años. “Ahora siento que me resfrío menos que antes y cuando me da ya los síntomas no son tan fuertes”. Sin embargo, cuenta que un año dejó de hacerlo porque redujo sus horas de trabajo a medio tiempo y por ello, perdió su seguro médico.

El Departamento de Salud Pública del condado angelino ofrece lugares para encontrar lugares donde se de la vacuna gratis o a bajo costo.
Para ello, llama al 211 o visita su pagina web, donde podrás encontrar lugares de vacunación colocando tu códico postal, en: bit.ly/2zK8FAh

A prestar atención

Las personas con mayor riesgo de contagio y complicaciones y quienes viven con ellas son:

  • Mujeres embarazadas
  • Niños menores de 5 años de edad
  • Adultos de 65 años de edad y mayores
  • Las personas cuyo sistema inmunitario está debilitado y las personas con ciertas afecciones médicas, como diabetes, enfermedad cardíaca, enfermedad pulmonar o afecciones que afectan el sistema nervioso
  • Personas con sobrepeso u obesas
  • Personas que trabajan o viven en hogares de ancianos o centros de cuidado a largo plazo
  • Personal de salud y trabajadores de cuidado infantil

Kim-Farley, director del Control y Prevención de Enfermedades Transmisibles para el Departamento de Salud Pública, recomendó que aparte de ponerse la vacuna contra la gripe, las personas también practiquen buenos hábitos de salud, como lavarse las manos y cubrirse la nariz y la boca cuando tosen o estornudan para prevenir la propagación de gérmenes..

Con información de Mey Lyn Mitteenn