FOTOS: Por unos minutos se abre la puerta que divide EEUU y México

Un evento logra reunir y alegrar a 11 familias en la frontera; en el lugar también se llevó a cabo una boda

Guía de Regalos

FOTOS: Por unos minutos se abre la puerta que divide EEUU y México
Brian Houston y Evelia Reyes se casaron el sábado en el muro fronterizo de San Isidro/Tijuana. (Jacqueline García)

Vestido con un traje gris y camisa blanca, Brian Houston esperaba ansioso el momento de poder ver a su novia Evelia Reyes vestida de blanco. Ambos planificaron llevar a cabo su boda este sábado.

Sin embargo, en lugar de caminar hacia el altar —al escuchar el llamado de su nombre— el novio caminó emocionado hacia el muro fronterizo que divide a México y Estados Unidos para ver a Reyes, quien lo esperaba del lado mexicano.

La novia iba acompañada de sus dos hijos Alexis y Amiel Reyes.

Su boda fue breve pero emotiva. En menos de tres minutos la pareja firmó su licencia de matrimonio frente a una ministro e intercambiaron anillos y votos matrimoniales.

“Estoy sin palabras, había mucho tiempo que no podía tocarla, ni besarla”, dijo Houston, quien es estadounidense.

Houston caminó acompañado de un agente de la patrulla fronteriza al muro para casarse con su novia Evelia Reyes. /(Jacqueline García)

Contó que desde hace tres años tiene una relación con Reyes, quien reside en Tijuana (Baja California) y que para mantener su relación llega cada fin de semana al parque de la Amistad en San Ysidro (San Diego) para poder platicar con ella aunque la malla divisoria los separe.

“También nos comunicamos por video chat, FaceTime y mensajes”, dice.

“Yo soy americano y ella es mexicana y por ahora yo no puedo ir a México por eso decidimos casarnos así”, confesó Houston quien vive en San Diego. Con este acto los novios también quisieron enfatizar que “el amor no tiene fronteras”.

La pareja participó junto a otras 10 familias en el evento “Abriendo la puerta de la esperanza” el cual es un esfuerzo para la reunificación de familias de parte de la organización no lucrativa Border Angels.

El muro fronterizo que divide a San Ysidro de Tijuana fue construido en 1994 y por sexta vez en su historia abrió sus puertas para que las familias pudieran abrazarse.

“Este día realizamos una boda, tal vez la más rápida en la historia”, dijo Enrique Morones, director de Border Angels, que en colaboración con la Patrulla Fronteriza hicieron posible la reunificación.

Brian Houston le coloca el anillo de matrimonio a su, hoy esposa, Evelia Reyes. / foto: EFE

Y es que cada familia cuenta con escasos tres minutos para poder abrazarse con sus seres queridos.

“El evento ha crecido de dos minutos con una familia [la primera vez que se dio en 2013] a 12 familias hoy”, comenta Morones. “Hay abuelitos que están conociendo a sus nietos por primera vez”.

El primer abrazo

Para las hermanas López, llegar hasta la frontera para poder abrazar a su abuelito Basilio López, de 62 años, fue vivir una serie de emociones.

Rocío López, de 21 años, y su hermanita Joselyn, de 12, abrazaron a su abuelito quien confundido —por la rapidez del momento— pedía que trajeran también a su otra nieta.

Se trataba de Lourdes, de 26 años, que se encontraba a tan solo unos pies de distancia. No obstante, esto fue imposible, puesto que el permiso era para dos personas.

Lourdes lo sabía, aún así no pudo contener las lágrimas al no poder correr a abrazar a su abuelito Basilio al otro lado del muro.

Basilio López y su nieta Rocío saludaban a Lourdes, la tercera nieta que no pudo pasar para abrazarlo. (Jacqueline García)

“Yo crecí con él y me dio mucha emoción verlo. Pero yo no pude pasar con mis hermanas. Tal vez para la próxima”, dijo la joven.

Rocío y Lourdes son beneficiarias de la Acción diferida para los llegados en la infancia (DACA) y Joselyn es ciudadana estadounidense.

Rocío contó que su abuelito Basilio fue deportado de Estados Unidos hace 12 años y ahora reside en Tijuana. “Joselyn ni siquiera había nacido [cuando pasó]”, dijo la joven añadiendo que ayer lo conoció por primera vez.

En la distancia, Lourdes (centro con camisa morada) no podía contener las lagrimas de ver a su abuelito. (Jacqueline García)

Otra emotiva reunión fue la de Luis Ávila, de 24 años, quien llegó con su pequeño hijo Josiah para que conociera a su abuelito Nicolás Ávila.

“Me sentí triste y contento a la misma vez porque tenía muchos años sin verlo. Es una gran oportunidad que nos da el programa de Border Angels”, dijo Luis.

Su padre Nicolás fue deportado hace más de una década y desde entonces reside en Tijuana, Baja California.

Luis, quien vive en el condado de Orange y es beneficiario de DACA, dijo que se enteró por medio de su esposa acerca del evento. “Buscamos en Internet y mi esposa fue la que me ayudó a encontrar toda la información”, comentó.

Luis pudo abrazar a su padre Nicolas despues de 12 años. (Jacqueline García)
La familia solo pudo estar unida por un lapso de tres minutos. / Foto: suministrada

Apoyo por parte de la patrulla fronteriza

El agente Saúl Rocha dijo que la Patrulla Fronteriza es partidaria de este tipo de reunión.

“Nuestro jefe Randy Scott en el sector de San Diego apoya mucho este tipo de eventos que fortalecen los enlaces con los agentes de la Patrulla Fronteriza y la comunidad”, recalcó.

“Nuestro objetivo principal aquí es que todo mundo este seguro”, aseveró Rocha.

El evento fue parte de un esfuerzo para reunificar a los niños con sus padres y abuelos.

“Estamos muy contentos y agradecidos que las familias pudieron abrazarse. Nunca hemos tenido tantas familias”, dijo Morones.

Agregó que la primera vez que se abrió la puerta del muro fronterizo fue el 30 de abril de 2013 y después cambió al 20 de noviembre en honor al Día Internacional del Niño.

Tras la breve visita de los familiares la puerta del muro fronterizo se volvió a cerrar por tiempo indefinido. (Jacqueline García)

Border Angels espera que el próximo año el evento se pueda realizar al menos tres veces.

Entre los requisitos necesarios para que las familias puedan ser reunidas es que deben de haber niños involucrados—de cualquier lado de la frontera—para reunirse con sus familiares.

Las personas interesadas en formar parte del próximo evento de Border Angels pueden visitar borderangels.org