La Mega Clínica llega a L.A.

Exámenes dentales y de la vista gratuitos ayudarán a cerca de 3,000 personas durante este fin de semana, según representantes

Guía de Regalos

La Mega Clínica llega a L.A.
Teresa Santos recibió examenes a la vista gratis. / Foto: Aurelia Ventura
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión

Olivia Ávalos y su madre, Teresa Santos, llegaron desde muy temprano ayer a la Mega Clínica, un evento gratuito de salud que se celebra cada año en Los Ángeles. Ambas acudieron para pasar por exámenes físicos, que incluyeron pruebas dentales y visuales.

Santos, de 72 años, no distingue a las personas de lejos y la falta de dinero, cuenta, le ha impedido visitar a un oculista.

“Es la primera vez que mi mamá va a tener lentes”, dijo Ávalos residente del sur de Los Ángeles y quien aseveró que ni ella ni su madre tienen seguro médico. “Este evento es muy bueno porque de otro modo mi mamá no podría agarrar sus lentes”.

Blanca Claire, también recibió un examen de la vista y dijo que posteriormente iría a hacerse su examen de Papanicolaou —un procedimiento de prevención que se utiliza para recoger células del cuello uterino y descartar cáncer de cervix. Además, comentó, iría por un mamograma y revisión dental.

“Esto para nosotros es como un día de spa porque nos revisan nuestra salud y hasta nos dan de comer”, dijo Claire, quien agradeció a los organizadores por realizar dicho evento para la comunidad de bajos recursos.

Teresa Santos fue una de las pcientes que fue a la mega clínica Care Harbor. / Foto: Aurelia Ventura.

En el área dental se encontraba Kathy Aguilar con su hija de 8 años, quien recibía una limpieza dental.

“En la escuela nos dieron la carta que hablaba de esta clínica gratuita y como ella no tiene seguro médico por eso la traje”, dijo la madre de la menor, quien contó que unos días antes del evento tuvo que ir a recoger una pulsera que le daría acceso a los doctores.

“Se me hace muy bien que hagan esto porque nos ayuda a muchas personas que no podemos pagar”, aseveró Aguilar.

Las pacientes formaron parte de miles de personas que se inscribieron con anticipación a Care Harbor para recibir atención médica.

Por ello, The Reef del centro de Los Ángeles se convirtió este viernes en una Mega Clínica con departamentos de atención de diversas áreas y donde se colocaron mesas de información para la salud y el hogar.

El evento de tres días, que culmina este domingo, cuenta con la presencia de doctores, enfermeros y personal, todos voluntarios para ayudar a miles de personas a recibir cuidado médico gratuito.

La niña Ruby Paramore, acudió a recibir cuidado dental junto a su madre Kathy Aguilar. / Foto: Aurelia Ventura.

Don Mandelli, fundador de Care Harbor dijo que para participar no se pide verificación de ingresos, estatus migratorio, ni edad. “Solo les pedimos su nombre y dirección por si tenemos que enviarles algún documento”.

“Si los pacientes tienen problemas médicos que requieren seguimiento no los dejamos solos, los referimos a una de las 11 clínicas asociadas con las que trabajamos”, añadió el fundador, quien señaló que por día tienen planeado atender a unos 1,000 pacientes.

Trabajo voluntario 

Karla González, doctora de medicina familiar de UCLA, fue una de decenas de doctores que quizo donar su tiempo por estos tres días.

“Yo soy de Boyle Heights y cuando crecí siempre quería ayudar a mi comunidad, por eso vengo aquí para ayudar sobre todo a nuestros hermanos latinos”, dijo González.

Ella explicó que en esas visitas es cuando los pacientes se dan cuenta que tienen diabetes descontrolado, hipertensión alta o es la primera vez que son diagnosticados de alguna enfermedad.

“Hay algunas personas que nunca en su vida han visto a un dentista o a un oculista”, dijo la doctora.

Por su parte Elena Martínez, obstetra y ginecóloga de Kaiser, dijo que cuando las mujeres llegan a verla es porque saben que algo raro esta ocurriendo con su cuerpo.

“Lo más común son infecciones, problemas con la matriz y crecimiento de ovarios”, reveló. “Hay otras anormalidades pero deben ser revisadas con un microscopio y eso toma más tiempo”, aseveró.

Martínez dijo que como voluntaria no siente su trabajo muy pesado puesto que ella llega y ayuda a los pacientes. “El trabajo es organizar este evento tan grande”, señaló.

Cientos de pacientes acudieron a revisarse la vista. / Foto: Aurelia Ventura.

En su séptimo año consecutivo de ayudar a pacientes sin cobrarles ni un centavo, Care Harbor ha servido a más de 21,000 pacientes.

“Los servicios más requeridos son número uno dental y número dos visión”, dijo Mandelli. Los gastos son cubiertos por donaciones privadas y no se utiliza dinero del gobierno, añadió.

Este año por primera vez se presentó un programa piloto para ayudar a la comunidad indigente con diversas especialidades médicas