Congresistas, artistas y activistas exigen más ayuda para Puerto Rico

En la marcha multitudinaria participaron Lin Manuel Miranda y Rita Moreno, así como legisladores demócratas

Guía de Regalos

Congresistas, artistas y activistas exigen más ayuda para Puerto Rico
Cientos de personas acudieron a exigir ayuda pra Puerto Rico.
Foto: María Peña

WASHINGTON – Líderes puertorriqueños como el dramaturgo Lin Manuel Miranda, la legendaria actriz, Rita Moreno, y la presidenta del Concejo de la Ciudad de Nueva York, Melissa Mark Viverito, se sumaron este domingo a una protesta multitudinaria en Washington para exigir más ayuda para Puerto Rico y la condonación de su deuda.

Con el Monumento a Lincoln a sus espaldas y el obelisco de Washington enfrente, Lin Manuel Miranda y Moreno participaron en un mitin ante una multitud que, pese al viento y el frío, se congregó desde tempranas horas en la capital estadounidense para exigir de la Administración Trump una respuesta más contundente.

“Hoy marchamos de forma pacífica y con mucho propósito… Puerto Rico no nos olvidamos,  la compasión del pueblo estadounidense es real y sigue acá”, dijo Miranda, recibido con vítores del público, que gritaba consignas en  inglés y español como “Puerto Rico se levanta!”.

Miranda se ha involucrado personalmente en el acopio y entrega de ayuda para los damnificados en Puerto Rico, y recientemente ayudó a recaudar más de $20 millones para la Federación Hispana, una organización sin fines de lucro fundada por su padre. El  monto, según la federación, ha provenido de más de 100,000 contribuciones, grandes y pequeñas, en todos los estados de EEUU y de 23 países.

Por su parte, Moreno, quien también fue recibida con ovaciones, dijo que muchos puertorriqueños “en estos momentos siguen a oscuras, de forma literal y simbólica”, dos meses después del huracán “María”.

“Los niños juegan en aguas sucias, no pueden ir al colegio, nuestra gente está hambrienta, sedienta y enferma, y como panacea se les tiran rollos de papel toalla como si fuesen animales. Eso es insultante, eso es obsceno”, dijo Moreno al aludir a la visita del presidente Donald Trump a principios del mes pasado.

En concreto, los manifestantes llegaron a Washington con cuatro exigencias: la suspensión permanente del “Acta Jones de 1920, para que no haya restricciones en la ayuda enviada desde EEUU por vía marítima; más fondos federales; la cancelación de la deuda de Puerto Rico por más de $73,000 millones, y más ayuda para la reconstrucción.

La marcha contó además con la participación de figuras como los congresistas demócratas, Luis Gutiérrez y Adriano Espaillat, la senadora Kirsten Gillibrand, y el chef español, José Andrés.

Evelyn Mejil, una de las organizadores de la “Marcha por la Unidad de Puerto Rico”, dijo a la prensa que la marcha pretendía ser una demostración de fuerza y solidaridad con la isla y, sobre todo, presionar al Congreso a que “haga lo correcto” por la isla.

Trump ha calificado con un “10 de 10” la respuesta de su Administración al desastre natural en la isla, y esta semana pasada, solicitó otros $44,000 millones para que Puerto Rico, las Islas Vírgenes, Texas y Florida, puedan acceder a fondos de la Administración Federal para la Gestión de Emergencias (FEMA).

Hasta ahora, el Congreso ha autorizado unos $5,000 millones para Puerto Rico, pero en calidad de préstamos. El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, presentó al Congreso el lunes pasado un informe preliminar sobre los daños y una solicitud por $94,400 millones, pero no hay fecha para su votación.

En declaraciones a este diario, Mark Viverito aseguró que la ayuda otorgada hasta ahora por la Administración es insuficiente, tomando en cuenta la precaria situación de la isla.

“Tenemos que hablar con una sola voz  ante un Congreso que no quiere escuchar nuestras voces, que no quiere tratar a Puerto Rico de manera igual con respecto a los recursos. Esta es una catástrofe como nunca se ha visto en Puerto Rico, necesitamos ayuda” del gobierno federal, dijo Mark Viverito.

La funcionaria consideró que la diáspora puertorriqueña y la comunidad latina en general puede contribuir  a estos esfuerzos mediante campañas de presión ante el Congreso.  Los puertorriqueños que se están asentado en el sur de Florida, agregó, pueden ayudar a cambiar la tendencia a favor de los demócratas el próximo año.

Asimismo, Mark Viverito dijo que, en su opinión, “si no eres blanco, el presidente  (Trump) no cree que tienes los mismos derechos que otras personas”,  y lo acusó de ser  “un racista en contra de los inmigrantes, de los musulmanes, de los puertorriqueños”,  y al no dar más ayuda a Puerto Rico “está  demostrando su racismo”.

Dos meses después de la catástrofe causada por el huracán “María”, alrededor de 4,000 manifestantes provenientes de estados en toda la costa Este y de ciudades como Chicago (Illinois) o Phoenix (Arizona), marcharon desde el Capitolio hasta el Monumento a Lincoln pidiendo un trato equitativo para los 3,4 millones de ciudadanos estadounidenses en la isla.

La salvadoreña Gloria León, activista del grupo “Make The Road Connecticut”, viajó desde Bridgeport para apoyar ese llamado, porque la isla afronta una “crisis humanitaria” y EEUU tiene la obligación de ayudar a la isla.

Ataviada en alusión a la Estatua de la Justicia,  la estadounidense Beth Page,  de 51 años,  dijo que viajó desde Richmond (Virginia) con una combinación de sentimientos de “rabia, frustración y tristeza” porque EEUU no está dando trato equitativo a los puertorriqueños “y ellos merecen algo mejor de nuestro gobierno”.

Beth Page viajó desde Richmond (Virginia) porque condena el trato discriminatorio contra los puertorriqueños. Foto: María Peña/Impremedia

Al igual que Page, otros activistas y oradores describieron una isla que aún sufre los efectos devastadores en la isla, desde que el huracán “María” tocó tierra el pasado 20 de septiembre: una lenta recuperación de la luz eléctrica y el agua potable, escasez de medicina, más de 2,000 personas en albergues temporales, y el continuo éxodo de puertorriqueños hacia EEUU que, a su vez, amenaza con agravar la crisis fiscal.

Según algunos estimados, el tendido eléctrico en la isla estará restablecido en un 95% hasta el mes próximo.

Aunque también hubo una protesta de más de un centenar de líderes comunitarios en las calles de Manhattan,  la realizada entre el Capitolio y el Monumento a Lincoln tiene una enorme carga simbólica por tratarse del centro del poder político de EEUU.

Además, el Monumento a Lincoln es un lugar emblemático por las marchas multitudinarias en contra de las guerras o por la lucha de los derechos civiles en este país.