Familias de bajos ingresos de L.A. encuentran alivio en bancos de alimentos

Un estudio del PPIC revela que la pobreza infantil va en aumento en California a causa del alto costo de la vivienda y bajos salarios

Guía de Regalos

Familias de bajos ingresos de L.A. encuentran alivio en bancos de alimentos
Victoria Salazar con Ricardo Mendez escogen frutas y verduras en su visita a World Harvest. / Foto: Aurelia Ventura
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión

Rosita Valencia acude una vez a la semana al banco de alimentos World Harvest a trabajar cuatro horas como voluntaria. No le pagan pero a cambio recibe un carrito copeteado de comida que le alcanza para alimentar a su familia por dos semanas.

“Tengo más de cuatro años viniendo a este banco de alimentos. Es una bendición y mucha ayuda para mi familia”, confía.

Valencia vive en Gardena con su esposo y sus dos hijos de 20 y 22 años, estudiantes de tiempo completo. Su esposo gana el salario mínimo en una fábrica y ella es ama de casa.

El Banco de alimentos World Harvest ofrece por 35 dólares, un carrito de supermercado lleno de alimentos pero para quienes no tienen dinero les da la opción de trabajar cuatro  horas, y llevarse el mismo carrito sin costo alguno.

Rosita Valencia trabaja como voluntaria por cuatro horas en el banco de alimentos World Harvest. / Foto: Aurelia Ventura

Víctoria Salazar, madre de dos niños de 11 años y  1 año, residente del este de Los Ángeles vino con su prometido a surtirse al banco de Alimento Harvest World. “Todo está muy caro en las otras tiendas. Por eso venimos aquí”, dice. Irónicamente su prometido trabaja en una de las cadenas más grandes de supermercados del país acomodando verduras pero lo que gana no le alcanza para comprar sus alimentos ahí mismo. Por eso prefiere abastecerse en el banco de alimentos World Harvest.

Carlos Peña viene desde Sylmar al banco de alimentos World Harvest ubicado en  3100 Venice Blvd, Los Angeles, CA 90019 Se encuentra desempleado desde agosto y su esposa es ama de casa. Es padre de tres menores de 15, 11 y 9.  “A veces voy a otro banco de alimentos que está en  North Hollywood pero éste me gusta más porque tiene mucha variedad”, menciona.

Glen Curado, quien fundó el banco de alimentos World Harvest hace nueve años dice que cada día, aceptan un promedio de diez voluntarios para que trabajen como ayudantes empacando y acomodando. El pago por ayudarlos es un carrito de supermercado lleno de comida cuyo precio real es de 250 dólares.

“Solo tienen que llamarnos por teléfono un día antes, los apuntamos y al día siguiente pueden venir. Siempre necesitamos gente”, afirma.

Victoria Salazar del este de Los Ángeles selecciona las frutas y verduras que se va a llevar a su casa en el banco de alimentos World Harvest.  Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)

Curado aclara que ellos no reciben subsidios de ningún gobierno y funcionan a base de donaciones. “La mayoría de los alimentos que tenemos en el banco son cultivados localmente y son orgánicos”, expone.

Definitivamente, reconoce que ha habido un incremento en el número de personas que vienen al banco de comida, lo cual es un reflejo de que la pobreza va en aumento.

Siete de cada diez de nuestros compradores son latinos y el resto son una mezcla de blancos con afroamericanos y coreanos. Pero sin duda los más necesitados son latinos y afroamericanos”, considera.

Para Curado es muy grato ayudar a familias que viven con recursos limitados y para quienes si no fuera por los bancos de alimentos no tendría comida en su mesa. “Es muy satisfactorio darle dignidad a la gente que vive en la pobreza”, dice.

Carlos Peña encuentra un gran alivio comprar alimentos para su familia de cinco en el banco de comida World Harvest debido a que se encuentra desempleado. / Foto: Aurelia Ventura.

California, estado rico, población pobre

Un reporte del Instituto de Políticas Públicas de California (PPIC) arrojó que casi un cuarto de los niños en California, 754,000 de cero a cinco años viven en la pobreza ya que no alcanza el dinero que sus padres ganan.

De hecho, establecen que California tiene una de las tasas más altas de pobreza de la nación.

Y en Los Ángeles, el nivel de pobreza infantil es mayor ya que el 28% de los menores son pobres.

Los niños latinos y los menores con padres solteros o jóvenes o inmigrantes tienden a ser más pobres.

Indican que el alto costo de la vivienda y los bajos salarios son las principales barreras para reducir la pobreza infantil en California.

Esto pese a que los legisladores han comenzado a tomar acción en este tema al aprobar el salario mínimo 15 dólares por hora para 2022, y leyes para construir más vivienda a precios accesibles.

Por 35 dólares, Ricardo Méndez se llevó un carrito de supermercado lleno de víveres del banco de comida World Harvest. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)

El estudio revela que entre las familias pobres con niños pequeños, el 78%  de los adultos trabajan en empleos con bajos salarios y 31% pagan más de la mitad de sus ingresos en su vivienda.

Quienes viven en las regiones del interior del estado y en el norte gana los salarios más bajos mientras los que habitan en las zonas costeras y urbanas destinan más del 50% de sus salarios en el pago de su vivienda.

Algunas de las estrategias empleadas por las familias pobres para lidiar con el alto costo de la vivienda es el hacinamiento en pequeñas unidades, conseguir subsidio público, manejar largas distancias a su trabajo y mudarse.

La red social de protección para los más pobres en California tiene una capacidad limitada para alcanzar a algunas de las familias más pobres del estado. Por lo tanto, los autores del estudio de PPIC recomienda destinar mayores recursos para ellos, al ampliar el crédito al impuesto de los ingresos; o establecer una base más amplia del crédito para los niños. También aconsejan enfocar la asistencia a la renta para quienes ganan bajos salarios y pagan altos costos por la vivienda.

Banco de alimentos World Harvest

3100 Venice Blvd, Los Angeles, CA 90019

http://www.worldharvestfoodbank

Abre de 8 de la mañana a 6 de la tarde de lunes a viernes. Los fines de semana de 8 a.m. a 3 p.m

Teléfono 213-746-2227