Agrupaciones de negocios de California exigen solución para Dreamers antes de fin de año

En un llamado sin precedentes, el liderazgo empresarial de todas las regiones del estado, alarmado por la posible deportación de jóvenes DACA y su impacto en la economía y comunidades, exigen al congreso que actúe de inmediato.
Agrupaciones de negocios de California exigen solución para Dreamers antes de fin de año
El Congreso tendrá la última palabra sobre el futuro de los jóvenes inmigrantes. EFE

Por primera vez unidos en una sola voz, los presidentes de las cámaras de comercio y organizaciones de las principales regiones de California pidieron al Congreso estadounidense y al gobierno de Donald Trump que resuelvan una solución para los “Dreamers” antes de fin de año.

California, explicaron, tiene aproximadamente unos 188,000 trabajadores con DACA y el estado sufriría la pérdida de más de 11,000 millones de dólares en ingresos, si esta fuerza laboral es deportada, dijeron los líderes empresariales.

Gary Toebben, presidente de la Cámara de Comercio de Los Angeles, dijo que el 90% de los beneficiarios de DACA trabajan y que pagan más de 1,400 millones de dólares en impuestos federales, y 1,600 millones en contribuciones estatales y locales.

“Sin embargo, este grupo de jóvenes que trabaja y lucha, está en riesgo y vive en la amenaza muy real de ser deportados del único país que han conocido”, dijo Toebben.

Los dirigentes de grupos de Los Ángeles, Inland Empire, el condado de Orange, San Diego y el Silicon Valley destacaron la importancia de la comunidad inmigrante en general y de los jóvenes con DACA en particular, en cada una de sus regiones.

Toebben dijo que Los Ángeles es “el punto cero”, donde los “Dacamentados” tienen una influencia mayor que en otras partes del estado.

“Con más de 230,000 jóvenes en esta categoría en todo el estado y al menos una cuarta parte de ellos en Los Ángeles, no podemos enfatizar más la importancia de este tema para nuestros empleadores y familias”, indicó.

Esta semana, la Asociación de Líderes Económicos Regionales (REAL), que incluye a cámaras de comercio y asociaciones de negocios, envió una carta a la Casa Blanca y los líderes de ambas cámaras del congreso, pidiendo que el gobierno se aboque a la aprobación inmediata de un “Dream Act” para proteger a esta población de jóvenes inmigrantes.

Paul Granillo, presidente del Inland Empire Economic Partnership, dijo que el tema no es únicamente económico, sino también moral.

Nos arriesgamos a perder parte de los jóvenes más brillantes y trabajadores que hemos educado, y que ahora están viviendo en el temor”, dijo Granillo. “Esto no está bien. Perderlos sería un gran golpe moral para nuestras comunidades”.

Alicia Berhow, del concilio de negocios del condado de Orange , indicó que su organización está “muy preocupada” por la potencial deportación de los jóvenes DACA, si estos pierden la protección del programa y no existe una ley para ampararlos.

“Es una tragedia. Desde el punto de vista económico perderíamos 1,300 millones de dólares de nuestro producto interno bruto”, dijo Brehow.

Carl Guardino, del Silicon Valley Business Group, dijo que 57 de cada 100 empleos en el valle del silicio que requieren un grado universitario está ocupado por un inmigrante y apuntó que los “DACA y Dreamers son muy importantes para el éxito del Valle”.