Alarma por el candidato de Trump a la subdirección del Censo

Thomas Brunell es un profesor experto en redistritos y abogado de estos para el partido republicano

La actualización del Censo se hará en 2020./ Archivo
La actualización del Censo se hará en 2020./ Archivo
Foto: La Opinión

A poco más de dos años de que el Censo actualice sus estadísticas, el Gobierno de Donald Trump está estudiando la candidatura del profesor de Texas, Thomas Brunell, para la subdirección de esta Oficina. Es algo que ha hecho sonar las alarmas.

Brunell no tiene experiencia en la administración pública y es el autor de un libro cuyo título, traducido al español, sería “Redistritos y representación, por qué las elecciones competitivas son malas para América”. Este profesor ha testificado en el Congreso para apoyar los esfuerzos republicanos de reorganizar distritos de votantes, lo que ha beneficiado el escrutinio electoral a favor de los conservadores.

La revisión de la década de las cifras del Censo es crítica porque de estas estadísticas se deduce cuántos representantes políticos tienen los estados en Washington y las necesidades de financiación de servicios (educación, salud, transporte…) de una determinada comunidad.

La animosidad de Washington hacia los inmigrantes y los indocumentados está ya haciendo temer que en esta ocasión muchas personas estén disuadidas de participar y se cuenten menos hogares, particularmente entre la comunidad latina.

Desde Naleo, la National Association of Lation Elected and Appointed Officials, se explica que el posible nombramiento de “un experto en rediseñar distritos de forma partidista para la subdirección de operaciones de la Oficina del Censo produce una grave preocupación”.

“Con la aproximación a la mayor movilización civil federal en años, que tendrá lugar en apenas 28 meses, la Oficina necesita a un experto en estadísticas y gestor de sistemas que tenga experiencia en dirigir una organización grande y compleja como su subdirector”, explican en esta organización. La elección de Brunell supondría que por primera vez en décadas se rompe la tradición de elegir a un profesional experto en estadística, no partidario, para esta oficina.

“De todas las agencias federales, la Oficina del Censo debería estar protegida de actividades partidarias. La Oficina del Censo es una organización científica dedicada a la compilación de datos precisos y justos que afectan al país entero y no hay lugar para la maniobra política”, afirman tajante desde Naleo.