Editorial: La reforma impositiva es Robin Hood a la inversa

Es falso que el plan tributario del Senado beneficie a la clase media

Si la reforma impositiva presentada en el Senado ya era mala por el regalo al mundo corporativo y a los más pudientes tal como estaba estructurada, ya roza con la inmoralidad el haberle agregado la eliminación de un aspecto clave de la Ley de Acceso Médico.

Es un Robin Hood a la inversa. Es el robo a una necesidad para abonar un derroche.

La propuesta es utilizar el dinero que el gobierno se ahorra para no cubrir la necesidad médica de 13 millones de personas, con el fin de pagar el déficit fiscal que deja un reducción de impuestos que beneficia principalmente al 5% de los contribuyentes con mayores ingresos.

El proyecto de ley de la Cámara Alta elimina la obligatoriedad a tener un seguro médico establecida por la ley de salud. Según la Oficina de Presupuesto (CBO), esto significa un ahorro federal a largo plazo de más de 400,000 millones de dólares.

Este es dinero que no se pagará en subsidios a los millones de personas que estarán sin seguro por decisión propia y por no poder pagar el aumento de 10% que habrá en las primas. La ausencia de asegurados jóvenes y saludables significa una subida al precio de cobertura para el resto, según el CBO.

Este ahorro ayudará al agujero de 1.5 billones de dólares en el presupuesto que causa el recorte de impuestos.

La propuesta impositiva que, según el Comité Conjunto sobre Impuestos del Congreso (JCT)C, solo reduce los impuestos a largo plazo para los contribuyente con ingresos mayores a 75,000 dólares anuales. El ingreso medio anual en 2015 en Estados Unidos era de 56,516 dólares por hogar.

El JCT estima que durante un período de 10 años, de un total de 185 millones de contribuyentes de todo tipo, a 138 millones de ellos se les aumentarán los impuestos.

Adiós al mito de que este es un recorte impuestos para la clase media.

Hola a la realidad que el costo será parcialmente abonado por las mismas personas que verán un incremento en sus impuestos y en sus primas de seguros. O en la pérdida de cobertura por no poder pagarlo.

La medida es un sueño republicano, es una reducción de impuestos selectiva y un golpe al Obamacare.

La estructura de la propuesta es inadmisible por la falta de equidad. Lo inmoral es la mentira de asegurar que ayuda principalmente a la clase media. La intención de querer destruir la ley de salud hoy, cuando más gente nunca se está registrando para recibir sus beneficios.