El tráfico humano: un negocio peligroso y lucrativo

Las autoridades dicen que al pagar a coyotes, la gente también contribuye a negocios ilícitos

Guía de Regalos

El tráfico humano: un negocio peligroso y lucrativo
Inmigrantes dentro de un camion trailer. (ICE)

Las imágenes lo dicen todo: inmigrantes apiñados dentro de un tráiler, adentro de la caja de herramientas de una camioneta pick up, una van que llevaba migrantes volcada sobre un ríachuelo.

Son los peligros a los que se exponen aquellos que de manera ilegal intentan doblegar las medidas de seguridad en la frontera, explica la Oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) en su página web, parte de una campaña de la agencia gubernamental para disuadir la inmigración indocumentada.

“En las sombras de la frontera sureste, toman lugar algunas de las actividades más inhumanas que una persona puede imaginar, todo en el nombre de tráfico de personas”, explican las autoridades en el comunicado que acompaña estas fotografías.

Inmigrantes dentro de la caja de herramientas de una camioneta pickup. (ICE)
Inmigrantes dentro de la caja de herramientas de una camioneta pickup. (ICE)

 

“No les preocupa la humanidad, para nada, es un negocio de dinero”, dice Jack Staton, agente especial interino a cargo de las Investigaciones de Seguridad Nacional para ICE en El Paso, Texas. “Ven a la gente como mercancía, como una forma de hacer dinero”.

ICE indica que los coyotes pagan “derecho de piso” a grupos criminales transnacionales para que les permitan el paso irregular en la frontera, lo que genera dinero para otras actividades ilícitas.

Los métodos de transporte varían, pero la comodidad y seguridad no son importantes. Aquellos que viajan en camiones tráiler en el verano enfrentan temperaturas arriba de los 100 grados y esos viajes pueden ser fatales. Diez personas murieron este verano cuando fueron dejados dentro de uno de estos camiones por varias horas durante una travesía de la frontera a San Antonio, Texas.

Los que cruzan por el desierto pueden morir de sed o exposición. Esto sin contar los abusos que puedan sufrir, robos y secuestros.

Y una vez tocan suelo estadounidense, las autoridades recalcan que irán tras aquellos que trafican a personas, así como a los mismos inmigrantes indocumentados.

“El que la gente gaste dinero y se exponga a peligros es inútil; una vez llegan a Estados Unidos, los vamos a encontrar y removerlos”, señala Staton.