Padre de Gabriel: ‘Yo debería haber estado ahí’

Continúan los testimonios para decidir la sentencia de Isauro Aguirre
Padre de Gabriel: ‘Yo debería haber estado ahí’
El pequeño Gabriel falleció en mayo de 2013. / archivo.

El padre biológico de Gabriel Fernández, el niño de 8 años que fue golpeado y torturado hasta morir, dio ayer su testimonio durante el juicio del padrastro del menor —a quien se le encontró culpable de asesinato en primer grado.

Ahora el jurado está en la fase de deliberar qué sentencia sería la indicada.

Arnold Contreras, quien recordó a su hijo como un pequeño amoroso y enérgico, le dijo al jurado que él nunca quiso que Gabriel fuera a vivir con Pearl Sinthia Fernández, madre del niño; ni con la pareja de ésta, Isauro Aguirre.

Contreras agregó que la mujer, quien hoy espera juicio por homicidio derivado en la muerte de su hijo en mayo de 2013, nunca mostró afecto por Gabriel.

¿Cárcel de por vida?

Aguirre, de 37 años, fue encontrado culpable el último 15 de noviembre de homicidio con un agregado de tortura. Los jurados intentan decidir entre una sentencia de cárcel de por vida, sin opción a libertad condicional, o la pena de muerte.

Cuando Gabriel fue encontrado golpeado y estaba en el hospital con ayuda para mantenerlo con vida, su padre estaba preso en una cárcel del condado de Riverside.

Contreras dijo en su testimonio de este martes que enterarse de eso lo hizo sentir impotente pero que también se sintió culpable.

“Yo debería haber estado ahí [con él]”, dijo.

El padre del menor, había entrado y salido de la cárcel varias veces por robo y posesión de drogas, según información de City News Service.

Por su parte la Fiscalía reveló que Contreras creía que el niño hubiera estado bien al cuidado de su abuela materna pero que Fernández y Aguirre “se lo llevaron”.

También dijo que desde la muerte de su hijo hay noches en las que aún no puede dormir por lo que su vida y la de su familia jamás será la misma.

La Fiscalía señaló que Aguirre golpeó al niño, lo forzó a comer excremento de gato; además de hacerlo dormir en un pequeño gabinete.