EEUU extradita a España a excoronel salvadoreño implicado en masacre de sacerdotes jesuitas en 1989

Inocente Orlando Montano responderá por sus crímenes ante la justicia española

Guía de Regalos

EEUU extradita a España a excoronel salvadoreño implicado en masacre de sacerdotes jesuitas en 1989
El exoficial salvadoreño Inocente Orlando Montano fue extraditado a España. Ron Rogers/ICE

WASHINGTON — El gobierno de EEUU ha extraditado a España al excoronel salvadoreño, Inocente Orlando Montano, requerido por las autoridades en ese país por su presunta implicación en la masacre de seis sacerdotes jesuitas, cinco de ellos españoles, en El Salvador en 1989, informó hoy la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE).

La extradición se llevó a cabo ayer martes tras una extensa investigación criminal por parte de ICE, y poco más de dos años después de que el Departamento de Justicia iniciara los trámites formales del proceso.

Aunque Montano siempre negó implicación en los múltiples asesinatos, un tribunal federal en Carola del Norte aprobó el año pasado su extradición a España, y mañana jueves comparecerá ante su primer interrogatorio en un tribunal madrileño.

Montano, de 76 años, y otros 19 exmilitares salvadoreños fueron acusados en España por la muerte de los sacerdotes jesuitas, una empleada doméstica y la hija menor de ésta, en lo que se consideró como uno de los actos genocidas más salvajes en la guerra civil de doce años en El Salvador (1980-1992).

Las autoridades judiciales de España habían emitido una orden de arresto contra Montano en marzo de 2011.

“Agradecemos el apoyo de nuestros socios policiales, del Departamento de Justicia y de nuestros colegas en el Departamento de Estado para asegurar que Montano enfrentará la Justicia en España por sus crímenes, y no encontrará un refugio seguro en EEUU”, dijo en un comunicado el director interino de ICE, Tom Homan.

El subfiscal general interino, John P. Cronan, se hizo eco de las declaraciones de Homan, al señalar que EEUU no puede dar refugio a personas presuntamente implicadas en violaciones de los derechos humanos.

El Centro para la Justicia y Rendición de Cuentas (“Center for Justicia and Accountability”, CJA), que ha impulsado el caso a través de los años, aplaudió la extradición como un paso clave para la rendición de cuentas por las atrocidades cometidas por el Ejército salvadoreño.

La abogada internacional de CJA, Almudena Bernabeu, al frente del caso de la organización en Madrid,  ha dicho que la extradición de Montano le da esperanza no solo a las familias de las víctimas y la comunidad jesuita sino también a todas las víctimas en El Salvador que llevan décadas esperando justicia.

“Este juicio ofrece una oportunidad para la verdad y la justicia, aunque tome lugar en España, y es un paso eficaz hacia el fin de la impunidad en El Salvador. Este juicio también subraya la necesidad de que jurisdicciones nacionales como España abran las cortes a víctimas de abusos de los derechos humanos”, enfatizó la abogada.

Según los documentos judiciales, el 16 de noviembre de 1989, miembros del Ejército salvadoreño asesinaron a los seis sacerdotes jesuitas, cinco de ellos españoles, en el recinto de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas.

Montano estuvo en el Ejército casi 30 años, escalando posiciones hasta llegar a ser coronel. Entre 1989 y 1992, en las postrimerías de la guerra civil, Montano fue el viceministro de Seguridad Pública durante la presidencia de Alfredo Cristiani.

Con el final de la guerra tras los acuerdos de paz de 1993, la Comisión de la Verdad de Naciones Unidas para El Salvador detalló pruebas de que Montano ordenó al Batallón élite “Atlatcatl” de las Fuerzas Armadas el ataque a la Universidad, con la orden expresa de no dejar testigos.

La Comisión también identificó a Montano como uno de dos oficiales de alto rango que presionaron a los soldados de menor rango a encubrir el papel del Ejército en la masacre en el marco de sus testimonios en los tribunales.

En agosto de 2013, Montano fue sentenciado en un tribunal federal de Massachusetts, donde residía, a 21 meses de cárcel por seis cargos de fraude migratorio y perjurio, porque éste mintió a las autoridades para obtener “Estatus de Protección Temporal” (TPS) luego de emigrar a EEUU en 2001.

El juicio arrojó más de 1,150 violaciones de los derechos humanos a manos de unidades o tropas bajo el mando de Montano, incluyendo 65 asesinatos extrajudiciales, 51 desapariciones, y 520 casos de tortura.

ICE pidió ayuda del público en busca de información sobre extranjeros sospechosos de abusos a los derechos humanos o crímenes de guerra. Quienes tengan información pueden llamar de forma anónima a la línea telefónica de ICE al 1-866-DHS-2423 (1-866-347-2423).