Hombre es sentenciado por robar y atacar a mujeres en Riverside

Guía de Regalos

Hombre es sentenciado por robar y atacar a mujeres en Riverside
Joseph Pete Macías fue sentenciado a 14 años de prisión. (Suministrada

Un hombre que robó a tres mujeres y trató de agredir sexualmente a dos de ellas en altas horas de la noche sobre la autopista 215 en Riverside y Perris fue sentenciado el lunes a 14 años en una prisión estatal. Además tendrá que registrarse como un delincuente sexual de por vida.

Joseph Pete Macías, de 35 años y residente de Riverside, se declaró culpable el mes pasado de agredir con la intención de cometer violación, penetración a una víctima con un objeto extraño, asalto que podría causar grandes lesiones corporales y una acusación de usar un arma para una ofensa sexual.

El primer ataque ocurrió durante las horas de la madrugada del pasado 6 de diciembre de 2016, cuando Macías “chocó” con un vehículo sobre la autopista 215 cerca de la Calle Cajalco, al norte de Perris.

La víctima salió de su vehículo para enfrentarse a Macías, quien blandió un cuchillo y le arrebató el teléfono móvil y huyó. Ella no resultó herida.

En su momento la noticia no se dio a conocer. Sin embargo, La Policía de Riverside comenzó a advertir a las personas después de que el segundo y el tercer incidente sucedieron a fines de ese mes. En ese momento los ataques provocaron miedo entre la comunidad.

Según los investigadores de la Policía, Macías atacó a la segunda víctima en la madrugada del 23 de diciembre.

La mujer se detuvo en una gasolinera en la Avenida University, justo al lado de la autopista 215, y notó problemas cuando se fue de la estación poco después de la 1:00 de la madrugada y vio una camioneta compacta oscura que la seguía mientras volvía a la autopista hacia el sur, dijo la policía.

Cuando salió de la autopista en la Avenida Central, a varias millas de distancia, el acosador “golpeó intencionalmente la parte trasera de su vehículo”, lo que provocó que la mujer se detuviera en la rampa de salida, según las autoridades.

Macías se acercó a la víctima con un cuchillo, agarró varias de sus pertenencias y trató de forzarla, pero ella se resistió y huyó con heridas leves.

La tercera víctima de Macías fue una mujer que testificó en la sentencia del lunes. Ella fue atacada y agredida de manera similar seis días después de la segunda víctima.

“Me seguiste, me robaste, me desnudaste y me lastimaste mucho”, le dijo al acusado la única víctima que habló en la audiencia de sentencia. “… Grité y luché para alejarme de ti, el malvado y cobarde que eres”.

La joven de pequeña estatura, identificada en la corte solo por sus iniciales, relató parcialmente lo que le sucedió en las horas previas al amanecer el pasado 29 de diciembre.

Ella dijo que después de que Macías chocó por detrás su vehículo en la autopista 215 al norte cerca de la Calle Blaine, se hizo a un lado de la carretera para inspeccionar el daño y fue atacada de inmediato.

“Me dijiste, ‘Cállate … o te mataré'”, recordó. “Nunca olvidaré el sonido de tu voz”.

Macías blandió un cuchillo e intentó violar a la mujer, que logró zafarse y huir hacia la rampa de salida de la Calle Blaine, corriendo en busca de ayuda mientras Macías se alejaba.

“Todavía estoy lidiando con lo que me pasó esa noche”, relató la testigo. “¿Qué causó tu rabia, ira y comportamiento demoníaco? El dolor que me causaste a mí y a otras mujeres es irreversible”.

La mujer recién casada dijo que, a pesar de las cicatrices emocionales, estaba dispuesta a perdonar al acusado, que estaba sentado con su uniforme de preso color naranja, con grilletes en los pies y las manos, escuchando su declaración mientras hacía contacto visual con él varias veces.

“Solo quiero que sepas, realmente siento lo que hice”, dijo Macías minutos después, cuando el juez de la corte superior del condado de Riverside, Samuel Díaz, le dio la oportunidad de hablar.

“Tengo dos hijas y dos hermanas, y no me gustaría que alguien les haga algo como esto”, dijo Macías.

A cambio de su admisión, los fiscales desestimaron tres cargos de robo, dos cargos de asalto con un arma mortal y un cargo cada uno por cometer amenazas criminales y asaltos con la intención de cometer una violación.

Los detectives pudieron obtener información sobre el vehículo utilizado en los ataques y poco después, con una pista proporcionada por un “ciudadano preocupado”, identificaron a Macías como el atacante. Fue arrestado en su residencia de la Calle Winslow en Riverside el pasado 30 de diciembre. No tenía antecedentes de condenas por delitos graves.

“Este caso es realmente una pesadilla para cualquier mujer”, dijo John Henry, fiscal asistente del distrito, afuera de la sala del tribunal. “Ser forzado a salir de la carretera en la oscuridad de la noche y luego ser atacado, es una pesadilla. Por la gracia de Dios, las cosas no terminaron peor de lo que lo hicieron por estas víctimas “.