Por la igualdad en la educación en California

Los políticos deben dejar de defender la segregación educativa en las escuelas públicas de California

Guía de Regalos

Por la igualdad en la educación en California

Un nuevo reporte sobre la diferencia entre estudiantes pobres y los estudiantes ricos debería llamar la atención de cualquiera que continúa defendiendo la segregación educativa en las escuelas públicas de California.

La realidad es que los niños pobres de todas las razas están segregados en escuelas públicas de bajo rendimiento donde carecen de la preparación que necesitan para tener éxito.

El estudio del respetado grupo Education Trust West, encontró una particular brecha entre los estudiantes latinos y los estudiantes blancos, en la cual la mayoría de los estudiantes latinos en cada condados de California no son competentes en el estudio del idioma inglés o matemáticas.

Los autores del informe encontraron que los estudiantes latinos frecuentemente están matriculados en cursos que no los prepara para la universidad, tienen más probabilidades de estar en clases remediales, y carecen de una educación preescolar necesaria para tener éxito en sus estudios.

Uno de los autores clave del estudio, Ryan Smith, dice: “Si viéramos el tipo de desafíos para los estudiantes blancos que vemos para los estudiantes latinos, sabemos que el gobierno y otros declararán un estado de emergencia”.

Smith tiene razón, esta segregación educativa es una crisis, y es hora de tratarla como tal con una inversión integral en TODOS nuestros niños.

Como Alcalde de Los Ángeles, no acepté el status quo en las escuelas de mi ciudad y asumimos la responsabilidad de muchas de las escuelas más problemáticas de la ciudad.

Creí, y sigo creyendo, no solo que cada niño tiene el mismo derecho a una educación excelente, sino que todos los niños pueden tener éxito si tienen las mismas oportunidades. En nuestras escuelas, aumentamos el porcentaje de graduación del 36 por ciento al 81 por ciento.

Tuvimos éxito responsabilizando a todos: directores, maestros, padres y estudiantes. Invertimos en maestros en lugar de defender las costumbres antiguas. Les pedimos a los padres que asistieran a capacitaciones en las que pudieran aprender a ayudar a sus hijos a tener éxito. Pero, sobre todo, nos negamos a aceptar el fracaso y la idea de que algunos niños están destinados a fallar.

Tenemos políticos en California que aceptan este fracaso en silencio. En un reciente debate sobre candidatos a gobernador, yo fui el único candidato presente con el valor para apoyar la idea de que los niños pobres tienen el mismo derecho que los niños ricos a tener maestros excelentes. Yo fui el único candidato que defendió las escuelas públicas charter de alto rendimiento para que las familias pobres tengan las mismas opciones que las familias ricas.

Esto es una crisis, y vamos a tratarla como tal aceptando que tenemos que hacer nuevas inversiones y cambios significativos en nuestras escuelas públicas para que cada niño tenga las mismas oportunidades de triunfar.

Por Antonio Villaraigosa, exalcalde de Los Ángeles y actual candidato a gobernador de California