Qué tiene que ver que haya un mar con la danza de las lunas

Estamos más cerca de conocer qué permite a un cuerpo celeste helado retener un océano

Guía de Regalos

Qué tiene que ver que haya un mar con la danza de las lunas
Plutón y su 'luna" Caronte se muestran en esta composición. NASA/JHUAPL/SwRI

Ya conocemos la relación de las mareas de la Tierra con la órbita de la Luna. Ahora, una reciente investigación realizada por científicos de la NASA estudia cómo la presencia de “lunas” orbitando alrededor de planetas del Sistema Solar exterior, contribuye a la formación de océanos bajo la superficie.

El calor generado por la atracción gravitacional de las lunas, formadas por colisiones masivas, podría prolongar la vida útil de los océanos de agua líquida bajo la superficie de los grandes mundos helados en nuestro sistema solar exterior, según una nueva investigación de la NASA.

Esas grandes colisiones entre objetos celestes pueden generar “lunas” -satélites del planeta principal- cuando el material se mantiene en órbita alrededor del objeto más grande y se une en una o más lunas por su propia gravedad. Y cuando un planeta tiene lunas, ya aumentan las posibilidades de que puedan existir mares de agua líquida bajo su superficie. Porque la danza de las lunas ayuda a que esto suceda, con sus leyes de atracción.

Esto amplía enormemente el número de lugares donde se puede encontrar vida extraterrestre, ya que el agua líquida es necesaria para sustentar formas conocidas de vida y los astrónomos estiman que hay docenas de estos mundos.

Estos mundos fríos se encuentran más allá de la órbita de Neptuno e incluyen a Plutón y sus lunas. Se los conoce como objetos transneptunianos (TNO, por sus siglas en inglés) y son demasiado fríos para tener agua líquida en sus superficies, donde las temperaturas son inferiores a 350 grados bajo cero Fahrenheit (menos 200 grados Celsius).

La órbita de cualquier luna evolucionará en una “danza” gravitacional con su objeto principal para lograr el estado más estable posible: circular, alineado con el ecuador de su elemento primario y con la luna girando a un ritmo donde el mismo lado siempre enfrenta a su planeta principal, tal como sucede entre la Tierra y nuestra Luna.

Debido a que las colisiones ocurren en una gran variedad de direcciones y velocidades, es poco probable que inicialmente produzcan lunas con órbitas perfectamente estables. A medida que una luna generada por colisión se ajusta a una órbita más estable, la atracción gravitatoria mutua hace que los interiores del mundo parental y su luna nueva se estiren y relajen repetidamente, generando una fricción que libera calor en un proceso conocido como calentamiento de marea.

Te puede interesar:

El agua líquida es necesaria para la vida tal como la conocemos. NASA/JPL-Catlech

“Crucialmente, nuestro estudio también sugiere que el calentamiento de las mareas podría hacer que los océanos profundamente enterrados sean más accesibles para futuras observaciones, acercándolos a la superficie”, dice Joe Renaud, de la Universidad George Mason, en Fairfax, Virginia, coautor del artículo. “Si tienes una capa de agua líquida, el calor adicional del calentamiento de las mareas provocaría que la siguiente capa adyacente de hielo se derrita”.

Aunque el agua líquida es necesaria para la vida, no es suficiente por sí misma. La vida también necesita un suministro de bloques de construcción químicos y una fuente de energía.

En las profundidades del océano en la Tierra, ciertos lugares geológicamente activos tienen ecosistemas completos que prosperan en la oscuridad total, son los respiraderos hidrotermales llamados “fumaderos negros” que suministran los ingredientes necesarios, en forma de productos químicos ricos en energía disueltos en agua sobrecalentada.

Según esta nueva investigación, el calentamiento de las mareas o el calor derivado de la descomposición de los elementos radiactivos, podrían crear tales respiraderos hidrotermales en relación con la danza de las lunas en nuestro Sistema Solar y en sistemas planetarios más distantes.

Y es esencial para que un de los llamados exoplanetas reúna condiciones adecuadas para la vida.

Con información de NASA