Teme por la vida de su hermano castigado en el “hoyo” en el Centro de Detención Adelanto

Lo acusan de ser el líder de la huelga de hambre que comenzó el 20 de noviembre dice la hermana del inmigrante salvadoreño

Guía de Regalos

Teme por la vida de su hermano castigado en el “hoyo” en el Centro de Detención Adelanto
Nubia Peña muestra la foto de su hermano Jeremías Peña. / Foto: Aurelia Ventura.
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión

Alrededor del 24 de noviembre, Nubia Peña recibió una llamada telefónica del Centro de Detención en Adelanto —donde se encuentra bajo custodia su hermano desde hace siete meses.

“Qué te pasa, le dije. ¿Por qué hablas tan bajito? ¿Estás enfermo? ‘No te había querido decir pero ya tengo cuatro días sin comer. Estamos en huelga de hambre’, me dijo”.

Pero ¿qué pasó?, le volvió a preguntar.

“Te acuerdas que te conté que hace tres meses nos habían aislado de todos. Todas las unidades en Adelanto pueden ir a la biblioteca, a la Iglesia, a la yarda y pueden hacer ejercicio. Pero solo la unidad W4A, donde estoy yo, no puede ir a ningún lado y no sabemos el por qué. No hemos hecho nada malo. Y cuándo preguntamos, no nos dan una respuesta”, recuerda que le dijo el hermano detenido.

Nubia Pena habla de los abusos que sufre su hermano Pedro Jeremías Peña bajo custodia en el Centro de Detención Adelanto. (Photo by Aurelia Ventura/La Opinion)

Peña dice que su hermano les comentó que decidieron iniciar la huelga de hambre en protesta por los abusos que sufren a diario y para que les den el mismo trato que a los demás recluidos en las otras área de Adelanto mientras esperan una resolución a sus casos.

Sin embargo, a él y otros cuatro inmigrantes que participaban en la huelga de alimentos, los metieron castigados en la celda de aislamiento conocida popularmente como el “hoyo” porque según narra la hermana, lo acusan de ser el líder del ayuno. “Él dice que la huelga de hambre no fue su idea sino que entre todos se pusieron de acuerdo porque ya no aguantan el maltrato”.

Peña cuenta que los hijos de su hermano y la familia entera se sienten muy angustiados y desesperados. “No solo tenemos miedo por su vida sino por su salud. Estamos viviendo una tortura. No sabemos cuando va a venir una mala noticia. Estamos muy mortificados”, confiesa.

“A él, un día se lo llevaron de emergencia porque le había bajado o subido mucho la presión. No sé que decirle a los hijos de mi hermano”, comenta.

De acuerdo a Peña, los presos ya llevan diez días en huelga de hambre. “No sé porque se han empeñado en tratar mal a los de la unidad W4A, quizá porque son los que más están peleando sus casos para que no los deporten. Y lo que quieren es derrumbarlos psicológicamente para que firmen su deportación”, comenta.

Nubia Pena teme por la vida y la salud de su hermano Pedro Peña quien participa en una huelga de hambre en el Centro de Detención Adelanto. (Photo by Aurelia Ventura/La Opinion)

Pedro Jeremías Peña de 35 años es un inmigrante salvadoreño que vino a los diez años de edad a Los Ángeles. Es padre de tres hijos de 18, 15 y 12 años nacidos en Estados Unidos. Trabajaba en la construcción hasta que lo arrestó el Servicio de Migración y Aduanas (ICE) por manejar bajo la influencia (DIU).

“Él tenía TPS (Estatus de Protección Temporal) pero debido al DIU se lo quitaron y lo pusieron en deportación. Su abogado ya le quitó la deportación pero no le quisieron dar una fianza para que saliera a pelear su caso en libertad”, platica la hermana.

Describe al hermano como el hombre de la familia porque es el único varón. “Él es familiar, él es de casa, servicial, siempre dispuesto a ayudar y hace cualquier favor. Mis sobrinos lo quieren mucho. No sé qué decirles”, narra.

Las condiciones para los inmigrantes detenidos son terribles en Adelanto. “Hay muchos abusos. Parece que quieren enloquecerlos. Por qué los aíslan. Mi hermano me cuenta que de entre sus compañeros detenidos ninguno tiene delitos. Él es el único que tiene una falta por manejar con unas cervezas pero el resto son gente sin antecedentes criminales”, dice.

En conversaciones telefónicas que la hermana ha sostenido con Pedro Jeremías, y que ha logrado grabar, se puede escuchar al hermano quejándose de la mala atención médica. “Pides un médico y se tardan cuatro días para poder ver a uno. Cuando finalmente te atienden ya le salió a una otra cosa”, se queja Peña por el teléfono.

Lorie Haley, portavoz del Servicio de Migración y Aduanas (ICE) dijo que si el detenido y la familia quieren poner una queja o reclamación, pueden hacerlo por los canales conducentes.