Exhiben los grandes fracasos empresariales en Los Ángeles

De los errores también se aprende

Guía de Regalos

Exhiben los grandes fracasos empresariales en Los Ángeles
Los fracasos son parte del sendero al éxito en los negocios. EFE

Una exhibición inaugurada hoy en Los Ángeles busca resaltar que los fracasos son parte del sendero al éxito en los negocios o la innovación, y para ello expone al público algunos ítems que son parte de la historia de los grandes fiascos empresariales y en los que Donald Trump no está excluido.

El Museo de los Fracasos, que desde hoy y hasta el 4 de febrero se podrá ver en el A+D Architecture and Design Museum de esta ciudad, quiere transmitir que de las derrotas siempre se saca algo positivo y para prueba se exhiben ejemplos de sonoras caídas detrás de las cuales estuvieron gigantes como Sony, Google o Ford.

La exhibición, que alberga más de 100 objetos, entre ellos el fallido juego estilo monopolio con Donald Trump en su portada, ha sido concebida por el psicólogo e investigador en innovación Samuel West, quien espera que los visitantes estén más abiertos “a discutir sus propios fracasos” tras observar la exposición, según dijo a Efe.

Te puede interesar:

La muestra exhibe sonoras caídas detrás de las cuales estuvieron gigantes como Sony, Google o Ford.
La muestra exhibe sonoras caídas detrás de las cuales estuvieron gigantes como Sony, Google o Ford. EFE

El investigador asegura que los fracasos de iniciativas empresariales, ya sea desde su arranque o disfrutando incluso de algún éxito antes previo a su desaparición del mercado, actúan como una “historia de advertencia respecto al fracaso” a hora de innovar.

El reproductor de cintas de video Betamax, de Sony, que a pesar de haber sido pionero en su clase rápidamente fue desplazado por el sistema VHS, o las gafas de Google, uno de los mayores descalabros del gigante de la internet, han sido ejemplos de cómo algunas compañías logran superar sus derrotas y adaptarse.

West pone como ejemplo de lo inverso casos como el de la compañía The Eastman Kodak Company: “El mismo año que Kodak quebró en 2012 por no adaptarse a la tecnología digital fue el mismo en que Facebook compró Instagram por US$1,000 millones de dólares”, señaló.

Triunfó en las elecciones presidenciales del año pasado, pero antes de ello el actual mandatario de EE.UU., Donald Trump, sufrió algunas derrotas, como aquel juego de Monopolio en el que amenaza con despedir a los jugadores que pierdan y que no pasó a mayores.

“Ninguna de las exhibiciones de Trump son innovaciones, pero ciertamente son fracasos masivos. Falló dos veces. Una vez en 89 y luego nuevamente en 94”, aseguró West.

La muestra incluye artículos como una botella de la Coca-Cola Blak con sabor a café, un intento de lasaña bajo el rótulo de Colgate o aquel lapicero sexista de “Bic For Her”, desaparecidos hoy de las estanterías.

“En general, como sociedad, estamos demasiado obsesionados con el éxito y subestimamos el fracaso”, resalta West.

“Es hora de que aceptemos el fracaso, aprendamos de él y realmente logremos el progreso”, añade.