Busca ser reconocida mundialmente al igual que la Comida mexicana

La Unesco reconoce los deliciosos sabores por su valor cultural y su tradición
Busca ser reconocida mundialmente al igual que la Comida mexicana
Pizza napolitana patrimonio cultural.
Foto: Shutterstock

Esponjosa, con el queso justo y lista en poquísimos minutos: la pizza napolitana es un emblema de la cocina italiana, y ahora va por más. Fue postulada para convertirse en una pieza de patrimonio cultural inmaterial de la Unesco, honor que ya recibieron otros platos del mundo.

Pero no se trata del sabor o de la cantidad que se consume, si no de la tradición que hay detrás. En el caso de Nápoles, alrededor de 3000 pizzaioli practican el arte de hacer pizza en hornos de barro. Si son elegidos esta semana, prometen regalar porciones en la calle.

Otras comidas elegidas por la Unesco

Comida mexicana al estilo de Michoacán. Llegó a la lista en 2010 por impulsar las costumbres ancestrales desde la agricultura tradicional. Maíz, frijoles, chile y mucho más.

Kimchi. La preparación coreana de vegetales cocidos (repollo en especial), sazonados y fermentados fue elegida porque se prepara en sociedad. El de Corea del Sur es más picante que el de Corea del Norte.

Pan de jengibre. Se prepara en Croacia desde la Edad Media. Los encargados son artesanos del norte que decoran las galletas como si fueran obras de arte.

Washoku japonés. Fue reconocido en 2014 y se trata de un plato para los dioses. Se prepara con respeto a los recursos naturales con alimentos frescos, vegetales, plantas silvestres, arroz y pescado.

La comida gastronómica francesa. Las costumbres de juntarse en una mesa para celebrar y comer en grupo, además de los platos caseros, fueron elegidos en 2010.

El café turco. Todo el mundo toma café pero muy pocos lo preparan con tanto detalle como los turcos. Es toda una experiencia beber una taza macerada, espumosa y dulce de estas.

Historia de la pizza

Nadie sabe con exactitud cuándo ni dónde surgió la pizza tal como hoy la conocemos: masa de levadura, tomate y queso.

De acuerdo con los registros de la Associazione Verace Pizza Napoletana -la Asociación de la Verdadera Pizza Napolitana- la pizza surgió allí, en Nápoles, a mediados del siglo XVII cuando los habitantes más pobres de la región se le animaron al tomate -alimento prohibido hasta el momento en Europa por ser considerado venenoso- al que incluyeron en sus colaciones de pan y queso.

Como dato de verosimilitud a favor de los napolitanos, en 1830 inauguró allí la primera pizzería con mesas llamada Port D’Alba. En el lugar todavía existente se sirve tal como es concebida por la Asociación de la Verdadera Pizza Napolitana.

Margarita es un mito

Libros y miles de sitios de internet repiten un relato como prueba fehaciente de la creación de la pizza Margarita, pero sin embargo, no existe registro alguno que dé cuenta de que el cuento sea verdadero. Una de las versiones, todas parecidas entre sí con pequeñas modificaciones en sus detalles y razones, narra que en 1889, para honrar a la reina de Italia, Margarita de Saboya, el cocinero Raffaele Esposito de la pizzería Brandi, creó una pizza de tomate, mozzarella y albahaca representando los colores de la bandera italiana.