Abandonaron a su hija hace 20 años con una nota que pedía algo extraordinario

Una pareja china se vio en la necesidad de dejar a su recién nacida a su suerte, con la esperanza de poder volver a verla

Guía de Regalos

Abandonaron a su hija hace 20 años con una nota que pedía algo extraordinario
Luego de 20 años de espera, padres e hija se reencontraron.
Foto: Facebook

En 1995, una pareja de la ciudad china de Suzhou conformada por Xu Lida y Qian Fenxiang se convirtieron en papás de una niña, algo que a diferencia de lo que ocurre en el mundo occidental, los llenó de angustia y preocupación, pues era su segunda hija y en aquel país estaba bien fundamentado que por cada familia, un solo hijo.

Además, no contaban con el suficiente dinero para poder mantenerla, así que este matrimonio tomó la difícil decisión de abandonar a la pequeña en un mercado de la ciudad, con una nota en donde explicaban lo complicado de su situación, además de una petición muy especial.

“¡Oh, compasión para los corazones de padres y madres cercanos y lejanos! Gracias por salvar a nuestra pequeña hija y cuidar de ella. Si fuimos creados el uno para el otro, que el cielo nos permita encontrarnos en el Puente Roto de Hangzhou en la víspera del Día chino del amor (el Qi Xi) en 10 o 20 años”, es lo que reza la nota.

Un año más tarde, la bebé fue adoptada por la familia Pohler, originaria de Michigan, EEUU. Llamaron Kati a la niña y también, les fue entregada la nota escrita por sus padres biológicos, la cual determinaron esconderla hasta que la pequeña no sintiera curiosidad por saber quiénes eran sus verdaderos padres.

10 años después de haber dejado a su hija en el mercado, Xu y Qian regresaron al Puente Roto con la esperanza de que se cumpliera su petición. Estuvieron prácticamente todo el día con un cartel que explicaba su situación, pero todo fue en vano pues su deseo no se realizó.

Lo que no sabían era que los Pohler le pidieron a una amiga que vivía en la ciudad y quien se encargó del proceso de adopción que acudiera al sitio en la fecha para ver si alguien se presentaba, pero esta mujer llegó tarde y no encontró a nadie, pero sí vio a unos periodistas que grababan algo en el puente.

Esta mujer le contó la historia al reportero y camarógrafo, quienes se interesaron en la historia, así que revisaron el material recogido y en efecto, se dieron cuenta que había una pareja con un cartel. Entonces se dieron a la tarea de contactar a la mujer con los padres, quienes finalmente se conocieron. Ella les entregó una carta por parte de los papás adoptivos de Kati, así como fotos, y les explicaron que vivía del otro lado del mundo. En el texto, los Pohler les pedían no revelar el secreto hasta que ella no quisiera saber su verdadero origen.

Así pasaron 22 años. En todo este tiempo, Xu y Qian no dejaron de ir al puente esperando que se diera un milagro, mismo que no ocurrió.


Esta historia llegó a manos de Chang Changfu, un documentalista chino que radica desde hace tiempo en EEUU, quien contactó a los padres de Kati para ofrecerles su ayuda y así pudieran conocer a su hija. Así que se dio a la tarea de dar con el paradero de los Pohler, a quienes encontró y quienes se negaron a revelarle la verdad a la chica de ya 21 años; además que ella había optado por irse a estudiar a España.

Resulta ser que Kati tuvo una desaveniencia con sus padres adoptivos, ya que les pidió que antes de irse a España, le contaran todo sobre su origen. La madre aceptó y le confesó todo acerca de quiénes eran sus verdaderos padres, así como de la petición que habían realizado y que ellos rechazaron.

Kati tomó a mal la actitud de sus papás adoptivos, así que de inmediato hizo todo lo posible para conocer a Xu y Qian, por lo que Changfu se puso a trabajar para que se diera este encuentro.

Finalmente, en agosto de este año, Kati se presentó en el Puente Roto para finalmente concretar el sueño de sus verdaderos padres, precisamente en la fecha que en China se celebra el día del amor.

Pudo convivir con ellos  y con su hermana durante dos días y ahora, todos trabajan para construir ese lazo familiar que por distintos motivos, no pudo crearse.