Bomberos de California, Oregon y Nevada ayudan en el combate a incendios de Los Ángeles

La mayoría son voluntarios que dejaron sus empleos por venir a combatir las llamas en el incendio Creek en las montañas de Sylmar
Bomberos de California, Oregon y Nevada ayudan en el combate a incendios de Los Ángeles
El capitán Temo Reyes (d),de Daly City, junto a su equipo esperan en el centro Hansen Dam el llamado para combatir las llamas. / Foto: Aurelia Ventura.
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión

Ángeles García, una inmigrante de Guerrero, México que vino a los Estados Unidos siendo niña, no titubeó ni un minuto cuando le dijeron si quería venir a Los Ángeles a ayudar en el combate a los incendios que azotan la región desde comienzos de semana.

“Dejé a mis tres hijos de 13, 9 y 4 años con mi familia y mi esposo”, dice García quien es una ama de casa de tiempo completo pero también bombera voluntaria del norte de Oregon.

Las bomberas voluntarias Angels Garcia (L) y Katie Bulletset vinieron desde el estado de Oregon para ayudar en las tareas de combate al incendio Creek. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)

Cientos de bomberos de todo California y de los estados vecinos de Oregon y Nevada llegaron a la región desde el mismo martes cuando iniciaron los incendios para apoyar a los bomberos de la localidad.

Ángeles y Katie Bulletset son parte de un grupo de bomberos de la ciudad de Seaside en el noroeste de Oregon que manejaron más de 20 horas para darle la mano a los apagafuegos locales en el incendio Creek.

“Nos avisaron el miércoles, y media hora después nos dijeron vámomos. Salimos por la mañana y llegamos el jueves por la mañana.  Ahora estamos esperando entrar en acción”, dijo Katie Bulletset, una laboratorista quien al jubilarse se hizo bombera hace cinco años.

Las bomberas voluntarias de Oregon Angeles Garcia y Katie Bulletset se preparan para participar en el combate al incendio Creek en el Centro de Recreación Hansen Dam. prepare and wait. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)

Tanto García como Bulletset participaron en el combate al fuego de Santa Rosa el mes pasado y son bomberas experimentadas que han ayudado a pagar otros incendios en California y Oregon.

¿Qué me mueve dejar a mis hijos en casa y venir tan lejos a combatir un incendio? “El sentimiento de hacer el bien, y decir yo estuve ahí, yo ayudé. Y nadie necesita saberlo, con que nosotras lo sepamos es suficiente”, comenta la mexicana García de 30 años de edad.

García y Bulletset luchan a brazo partido al mismo ritmo que sus compañeros varones en la lucha contra las llamas. “No vinimos aquí como mujeres. Somos un hombre más en el terreno. Estamos bien entrenadas. No piensas en tus limitaciones. La adrenalina te lleva a cumplir con tu deber y las asignaciones’, dijo Bulletset.

Los bomberos voluntarios Richard Aki (R) y Christian Spencer viajaron desde el condado Yamhill de Oregon para combatir el incendio Creek. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)

A la espera

Christian Spencer y Richard Aki manejaron 21 horas desde el condado de Yamhill en Oregon para llegar a Los Ángeles a combatir incendios.

“Ventidós apagafuegos vinimos en cinco camiones de bomberos. El 75% de los bomberos que hemos venidos somos voluntarios”, dijo Spencer quien es dueño de un taller mecánico. Aki trabaja en una fábrica de madera. “Ellos me siguen pagando mientras trabajo como bombero”, dijo.

Salieron el martes en la noche y llegaron el miércoles. “No hemos salido a combatir el fuego. Estamos de guardia y listos para entrar en acción por si esto se pone peor”, explica Aki.

Los bomberos voluntarios Richard Aki (L) y Christian Spencer del estado de Oregon se alistan para ayudar en las tareas de control del incendio Creek. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)

Y amplía diciendo que los bomberos de Los Ángeles pidieron mucha ayuda y llegaron muchos bomberos al rescate.

”Es probable que nos manden a combatir los otros siniestros aquí en California. Estamos a la espera”, dice Aki.

Agrega que es la primera vez que vienen a Los Ángeles. “Es un poco diferente la lucha contra los incendios aquí porque allá en Oregon tenemos mucho bosque y muchos árboles. El problema aquí es que tienen muchas casas y muchas hierbas secas alrededor ”, observa.

Este año ha sido un año con muchos incendios. “Normalmente no trabajamos juntos Oregon y California pero en este año los siniestros han sido muy grandes. Por eso cuando se presentó la oportunidad de venir a ayudar, no dudamos en aceptar. Es una oportunidad rara y única”, anota Aki.

El capitán Temo Reyes de los bomberos de Daly City quien vino con un grupo de apagafuegos de esa ciudad de la Bahía de San Francisco para combatir el fuego Creek se prepara parta comerse unos tacos después de regresar de las tareas de combate. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)

Acción inmediata

Temo Reyes, capitán en el Departamento de Bomberos de la ciudad de Daly City en la Bahía de San Francisco dice que el martes temprano salió un equipo de 20 bomberos en cinco bomberas y otro vehículo líder para sumarse al combate del incendio Creek.

“El mismo miércoles en la mañana que llegamos nos pusimos a trabajaren algunas áreas que se estaban quemando”, explica Reyes.

“Ese primer día fue muy agotador porque llegamos sin dormir. Pero ya pudimos dormir unas horas y estamos listos para seguir en el combate”, dice. El capitán Reyes considera el incendio Creek pequeño pero con niveles no muy grandes de destrucción como lo que se han visto en el fuego de Ventura.

“Es una tragedia la pérdida de caballos pero el lugar donde estaba en lo más profundo de un desfiladero lo hizo difícil. Había solo un camino de ida y vuelta, el incendio y los vientos vinieron muy rápido. Era una ubicación muy mala para combatir un siniestro”, comenta.

Dice que al llegar, a los bomberos que vienen de fuera y no conocen el área, les proveen mapas del lugar. “Tratamos  también de hacer bastante exploración, ver dónde están las casas y hacemos bastante preparación antes de salir” , precisa.

Reyes dice que sienten satisfechos del trabajo hecho. “Sobre todo cuando empiezas a ver progreso en el sofocamiento del fuego. Se ha hecho aquí un gran trabajo ”, considera.

El capitán Temo Reyes del Departamento de Bomberos de la ciudad de Daly City en el norte de California se prepara para comer después de regresar de combatir el fuego Creek. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)

Lento avance

John Miller, portavoz en el Centro Hansen Dam donde se han montado un campamento para los bomberos que han venido de fuera dijo que después de cuatro días de iniciado hasta el viernes el incendio Creek en las montañas arriba de Sylmar ha sido controlado en un 40% pero no ha podido ser contenido.

“ Tenemos 2,275 bomberos concentrados en el campamento del Centro Hansen Dam. Aquí les ofrecemos comida, lavandería, baños. Algunos pocos se quedan en hoteles; o los combatientes locales puede que se vayan a sus casas o a sus estaciones a dormir”, dijo Miller.

El negocio de comida King Taco donó 2,500 platos de tacos de carne asada con frijoles, arroz, tortillas y salsa para alimentar a los bomberos.

El negocio King Taco donó la comida para los prestadores de servicios de emergencia que luchan por controlar el incendio Creek. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)

Alrededor de 500 presos que purgan condenas menores en los campamentos de entrenamiento para bomberos del Departamento de Prisiones de California (CDCR) se unieron a las labores de sofocamiento , dijo la teniente N. Patterson.

Hasta el viernes, el fuego había acabado con 33 casas, 32 inmuebles, dañado 28 viviendas y 19 inmuebles, y siniestrado 15,323 acres, de acuerdo a Cal Fire.

Las órdenes de evacuación fueron levantadas para la mayor parte del área afectada por el incendio Creek, con la excepción de los vecindarios de Shadow Hills y Riverwood, Limekiln Canyon. Muchos de los vecinos evacuados ya han podido regresar a sus hogares.