Voluntad es lo que mueve a dos jóvenes latinas

Ambas asisten en un albergue a los damnificados del incendio Creek
Voluntad es lo que mueve a dos jóvenes latinas
Génesis Fabián (d) y Dovia Castro-Jara (i) son voluntarias de la Crus Roja Americana. / Fotos: Jorge Luis Macías.

En el Centro Recreativo Brandford, ubicado en la ciudad de Arleta, colaboran hoy dos latinas quienes no solo comparten su juventud, sino también la solidaridad con el prójimo.

Dovia Castro-Jara Dovia, de 19 años de edad, y Génesis Fabián, de 23, son voluntarias de la Cruz Roja Americana en dicho centro —donde han recibido, guiado y ayudado a casi un centenar de damnificados por los incendios que azotan diversas regiones del Sur de California.

Dovia es la supervisora del refugio y vigila que todas las actividades se den con precisión, desde que se sirvan a tiempo las tres comidas del día hasta que se les proporcione ropa a los damnificados, después de que estas personas reciban una ducha.

Dovia conversa con el agente José Solorzano (i), del LAPD, sobre la ayuda de los damnificados en Sylmar. / Foto: Jorge Luis Macías

“Desde que tenía como unos ocho años me encantaba ayudar a la gente”, dijo la joven, quien hace poco se graduó de la preparatoria Applied Technology Center de Montebello.

“Así fue como comencé a trabajar en la Cruz Roja, en Americorps”.

Para ella se repite la historia. Hace un mes fue voluntaria en los incendios de Santa Rosa, al norte de California, y ahora lo hace en el Creek Fire, de Sylmar.

“Me hace feliz ayudar a quienes lo han perdido todo por la quemazón”, indicó. “Pero también me tocó conocer en Santa Rosa a una señora latina que se quedó sin nada; ella lloraba y yo me puse a llorar con ella; se me quiebra el corazón”.

La solidaridad de Dovia y Génesis es una cualidad que tienen algunas personas para ayudar desinteresadamente a los demás. Es un valor que las dignifica.

“Si la gente no tiene adonde ir, nosotros las referimos a un refugio o llamamos a sus parientes para que los recojan”, manifestó Genesis.

“Aquí [en el Brandford Recreation Center] atenderemos a quienes vengan, hasta que ellos mismos digan que ya no necesitan ayuda”.

La joven reveló que sus padres inmigrantes, de Durango y Veracruz (en México)fueron quienes le enseñaron a darle una mano a quien lo necesita.

“Me gusta ayudar a las personas… Creo que todo nace del corazón”, agregó la Génesis, graduada en ciencias de la salud en la Universidad de Cal State Channel Islands.

Génesis se graduó hace poco en ciencias de la salud. / Foto: Jorge Luis Macías

Precisamente, una historia que la conmovió fue la de un señor americano mayor de edad, quien vivía en una mansión de Bel Air que fue destruida totalmente por las llamas.

“Lo lamentable es que el señor tenía mucho dinero pero lo perdió todo y sufre un poco de Alzheimer, pero la familia no lo quiere ayudar”, dijo Génesis. “Es muy triste”.

En los cuatro meses que ha colaborado con la Cruz Roja Americana, Génesis también puso su granito de arena en la devastación que causaron en noviembre pasado los huracanes Irma y María, en las Islas Vírgenes.

“Esa es la carrera que elegí… Ayudar a la humanidad”, concluyó.

Las jóvenes colaboran junto a la Cruz Roja. / Foto: Jorge Luis MAcías.