Presidenta de la Universidad de California pide a jóvenes DACA no perder la esperanza

Confía que sea favorable el fallo de la demanda en contra del fin del programa que ayudó a crear
Presidenta de la Universidad de California pide a jóvenes DACA no perder la esperanza

La presidenta de la Universidad de California y exgobernadora de Arizona, Janet Napolitano, pidió a los jóvenes beneficiados con la Acción Diferida a los Llegados en la Infancia (DACA) no perder la esperanza

“Estamos muy lejos de ver el fin de este programa”, dijo Napolitano en una reunión con periodistas celebrada en Los Ángeles.

En 2012 cuando era secretaria del Departamento de Seguridad de la Nación bajo la administración Obama, Napolitano ayudó a crear DACA, el programa federal para proteger de la deportación a casi 800,000 jóvenes indocumentados que llegaron al país en la infancia, y que les autorizó un permiso de trabajo.

“Lo propuse después de un diseño cuidadoso para que cumpliera con ciertos criterios porque era claro que el Congreso no iba atender la demanda de una reforma migratoria amplia. Y ha sido un programa muy exitoso”, reconoció.

Agregó que cuando lo comenzaron no sabían cuántos muchachos se iban a beneficiar, “pero estábamos hablando de jóvenes que llegaron al país en una edad promedio de 6 años, eran víctimas, habían respetado las leyes y no era justo que constantemente estuvieran cuidándose, mirando por el hombro”.

Tan pronto el presidente Trump puso fin abruptamente a este alivio el 5 de septiembre, Napolitano – como presidenta de la red de 10 planteles que conforman el sistema UC – presentó una demanda en la corte federal en un intento para salvar el DACA, ya que dijo que eliminar el programa afecta negativamente a la UC, porque se corre el riesgo de perder todo el talento que han llevado estos muchachos inmigrantes a este sistema educativo.

“Presentamos esa demanda porque se violó el debido proceso. Y esperamos un fallo rápido de las cortes antes del 5 de marzo. La decisión de ponerle fin es inconsistente con nuestras leyes, una buena política de migración y nuestros valores”, sentenció Napolitano, abogada de profesión y también exfiscal del estado de Arizona.

Dijo estar muy preocupada por lo que está pasando con las políticas de migración. “Durante la administración de Obama, teníamos una serie de prioridades muy claras enfocadas en detener a criminales peligrosos, y dejábamos por fuera a quienes no tuvieran antecedentes delictivos y estuvieran pagando impuestos”, aclaró. 

Pero al entrar el presidente Trump, borra esas prioridades y acaba con la discreción en los procesos. “Este cambio hace un mal uso de nuestros recursos y ha causado separaciones en nuestras comunidades que no son buenas. Estamos superando por mucho las aprehensiones efectuadas durante la administración Obama”, consideró.

Napolitano dejó en claro que la UC  seguirá apoyando a los dreamers, ante cualquier escenario.

Continuarán permitiendo que paguen colegiaturas estatales y mantendrán el programa de ayuda financiera, los llamados préstamos Dream.

“Estamos dándoles servicios legales a nuestros estudiantes indocumentados; apoyamos los centros de servicios para estos estudiantes que tenemos en los campus; y hemos ordenado a la policía de los campus que no contacten, detengan, cuestionen o arresten a las personas basado en su estatus migratorios; o que establezcan acuerdos para hacer arrestos por violaciones de leyes federales de migración”, destacó.

Sin embargo, admitió que teme que la cancelación de DACA desanime a otros muchachos dreamers a ir a la universidad, sobre todo en momentos en que han conseguido que UC tenga la población estudiantil más diversa de toda la historia de California.

“El 57% de nuestros estudiantes no pagan colegiatura, el 20% recibe una ayuda financiera significativa, la mitad se gradúa sin deuda escolar; y los que salen con un adeudo, en promedio es por $20,000 dólares, lo que cuesta un automóvil tamaño mediano. Con la diferencia de que el valor de un vehículo se deteriora, y el de la universidad va para arriba”, señaló.

UC tiene alrededor de 238,000 estudiantes en sus 10 campus, 30% de los estudiantes son latinos, y el 42% son los primeros en sus familias en ir a la universidad. Precisó que solo el 16% son estudiantes de fuera del estado e internacionales. China es el país que más manda estudiantes a UC, observó.