Demócratas y republicanos sin acuerdo para votar “Dream Act” antes de Navidad

Activistas "Dreamers" instalaron dos carpas blancas frente al Capitolio como su "cuartel" para presionar por el "Dream Act" en las próximas dos semanas
Demócratas y republicanos sin acuerdo para votar “Dream Act” antes de Navidad
Activistas "Dreamers" instalaron un "cuartel" frente al Capitolio. Foto: María Peña/Impremedia

WASHINGTON— A nueve días de que el gobierno nuevamente agote sus fondos, los demócratas y republicanos permanecían este miércoles lejos de un acuerdo para votar el “Dream Act” antes de Navidad y evitar un cierre del gobierno, mientras activistas “Dreamers” instalaron un “cuartel” a unas cuadras del Capitolio para continuar presionando por la medida.

Por segundo día consecutivo, senadores de ambos partidos se reunieron hoy a puerta cerrada para tratar de acercar posiciones sobre una medida para legalizar a los jóvenes indocumentados amparados al programa de “acción diferida” (DACA) de 2012, que el presidente Donald Trump comenzó a desmantelar en septiembre pasado.

El líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, y otros senadores de su bancada, urgieron esta tarde desde el pleno a los republicanos que permitan un voto del “Dream Act” antes de fin de año.

Horas antes, en declaraciones a un grupo de periodistas y de “Dreamers”, el senador demócrata por Illinois y co-autor del “Dream Act”, Dick Durbin, afirmó que, por ahora, “no hay ningún acuerdo”, porque persisten numerosos escollos y se trata de una “lucha cuesta arriba”.

Te puede interesar:

El coautor del “Dream Act”, el senador demócrata de Illinois, Dick Durbin, afirmó que hay muchas trabas para lograr un acuerdo. Foto: María Peña/Impremedia

“Hay muchos pedidos (exigencias) en el lado republicano, una larga, larga lista, imposible hacerlos todos. Queremos tratar de averiguar qué podemos hacer para lograr votos republicanos para que el Dream Act se convierta en ley, pero tendremos que ceder algunos elementos de la seguridad fronteriza”, explicó Durbin, sin dar detalles.

Durbin aseguró que la meta sigue siendo lograr el “Dream Act” antes del receso navideño pero “hay muchos obstáculos”.

“Trato de ser muy honesto con estos jóvenes, porque sus vidas están en juego. Pero no hay un trato, no tenemos finalizado un acuerdo, pero seguimos trabajando en ello”, dijo.

¿Arriesgarán un cierre del gobierno por los Dreamers?

En la actualidad, los legisladores demócratas se mantienen divididos sobre cuál es la estrategia para lograr un voto definitivo del “Dream Act”: el liderazgo se opone a provocar un cierre del gobierno, mientras que otros consideran que sería, en última instancia, un extremo necesario.

Durbin señaló que su partido no cree que provocar un cierre del gobierno debe ser una opción, pero el congresista demócrata de California, Juan Vargas, pertenece al reducido grupo que sí apoya ese extremo para salvar a los “Dreamers”, aunque sea una estrategia arriesgada.

“Yo soy demócrata, pero creo que (los demócratas del liderazgo) están equivocados. Tenemos que cerrar el gobierno si no van a aprobar lo de DACA….¿Qué vamos a tener después entonces para forzar a los republicanos a que les den chance a estos jóvenes; tenemos la oportunidad ahorita”, explicó Vargas.

El congresista demócrata por California, Juan Vargas, apoya que el cierre del gobierno sea una opción para forzar un voto del “Dream Act”. Foto: María Peña/Impremedia

Según Vargas, se trata de un “ahora o nunca” porque los republicanos necesitan votos demócratas para aprobar la ley de gastos del gobierno y, a su juicio, es la única “palanca” de su partido en estas negociaciones.

La otra ley de obligada aprobación es el aumento del techo de endeudamiento nacional pero, según Vargas, si los demócratas no ponen condiciones, los “Dreamers” corren el riesgo de quedarse sin una solución permanente.

“Lo que vimos anoche en Alabama es que cuando uno se pone del lado de lo que es bueno, de los derechos de la gente, ganamos”, puntualizó Vargas, al referirse a la inesperada victoria demócrata de Doug Jones en ese estado.´

Un cuartel para cerca de mil activistas

A unos pasos de donde transcurren las negociaciones, decenas de activistas “Dreamers”  de grupos como NAKASEC y “United We Dream” instalaron hoy sendas carpas gigantescas en el “Mall” de Washington, cercano al Capitolio, que servirá como una especie de “central” o “cuartel” general, desde donde cerca de mil activistas de todo el país acamparán y realizarán actos de presión por el “Dream Act” en las próximas dos semanas.

Una de las carpas, equipada con televisores, afiches y fotografías de los “Dreamers”, acogerá a miembros del Congreso y de la prensa, mientras que la segunda será empleada por los activistas para elaborar y transmitir mensajes políticos, además de almacenar agua y alimentos.

Los activistas prevén desmontar las dos carpas el próximo 22 de diciembre, fecha límite para evitar un cierre del gobierno y días antes de iniciar el receso legislativo por los días de fiesta.

Urgencia de millares, pero no del Congreso

Una pantalla gigante en una de las carpas mostró que, hasta el día de hoy, 12,304 “Dreamers” ya han perdido su protección bajo el programa de “acción diferida” (DACA) de 2012 desde que la Administración Trump inició su desmantelamiento en septiembre pasado.

Trump dio plazo al Congreso hasta el 5 de marzo de 2018 para encontrar una solución legislativa permanente para los jóvenes indocumentados.

A partir del día siguiente, los “Dreamers”, entre ellos el mexicano Sheridan Aguirre, quedarían expuestos a la deportación una vez que venzan sus permisos.

“Mi mensaje para el presidente Trump es que este es mi hogar… yo aquí crecí con familia, es el único país que conozco. Esta es una lucha por la vida de todos nosotros”, dijo Aguirre, un joven de Austin (Texas) graduado en cinematografía de la Universidad de Texas y cuyo permiso vencerá en agosto de 2019.

Tanto el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, como el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, han dicho básicamente que no hay prisa para negociar un acuerdo, e insisten en que la protección de los “Dreamers” no esté atada a ninguna otra legislación.

Además piden que esa eventual medida incluya elementos para fortalecer la seguridad fronteriza.

Los legisladores no tienen prisa pero para los Dreamers, la pérdida de sus permisos equivale a la pérdida de empleos, cobertura médica, licencias de conducir, y un futuro incierto y bajo amenaza de la deportación.

En la actualidad, 122 “Dreamers” están perdiendo su permiso de “DACA” a diario. En solidaridad con ellos,  los legisladores demócratas lucían hoy en sus solapas un botón con ese número, como parte de una campaña iniciada por el Centro para el Progreso Estadounidense.

Se calcula que para marzo próximo, poco más de 22,000 “Dreamers” habrán perdido su protección bajo DACA, debido en parte a que muchos no lograron solicitar a tiempo la última prórroga en octubre pasado.