Miles de angelinos son liberados de las órdenes judiciales de pandillas

Miles de angelinos cuyos movimientos, ropa e incluso relaciones estaban estrechamente restringidas bajo las órdenes judiciales de pandillas fueron liberados de esas órdenes.

El fiscal de la ciudad de Los Ángeles Mike Feuer envió 7,300 cartas en 2017 informando a la gente que ya no estaban sujetos a órdenes judiciales de pandillas.

En el pasado las ordenes judiciales de pandillas-conocidas en inglés como gang injunctions- fueron aclamadas como una respuesta innovadora de la ciudad hacia las pandillas callejeras violentas.

Estas son órdenes de tribunales civiles que pueden restringir a alguien de asociarse con amigos, o incluso miembros de la familia, en barrios considerados como refugios para ciertas pandillas callejeras. Violar las órdenes pueden resultar en arresto.

La limpieza de los nombres se produce en medio de un creciente debate sobre si las ordenes judiciales todavía tienen sentido en una era de disminución del crimen y actividad de pandillas, informó Los Angeles Times.

Los funcionarios tomaron las medidas después que una auditoría conjunta de la lista de orden judicial de pandillas fue realizada por la oficina del abogado Feuer y la policia de Los Angeles (LAPD) en 2016, según el periódico.

“Estas personas, aunque una vez fueron miembros activos de pandillas, ya no representan una amenaza a la comunidad. Muchos se han alejado de la vida de las pandillas, habiendo crecido y siendo más responsables … mientras que otros se han ido del barrio y no frecuentan el área geográfica limitada que la orden judicial pertinente cubre”, dijo Rob Wilcox, portavoz del abogado de la ciudad. “Otros están en prisión, mientras que otros ya fallecieron”.

Desde el 2000, la ciudad ha aplicado medidas cautelares contra 79 pandillas separadas que abarca aproximadamente 8.900 personas, dijo Wilcox. Ahora, el 82% de esas personas han sido liberadas de las órdenes.

El corte masivo de las listas de medidas cautelares provino de grupos de derechos civiles y al mismo tiempo los activistas de la reforma de pandillas rechazaban las órdenes judiciales como injustas y anticuadas.

En una demanda presentada el año pasado, la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU) argumentó que la imposición de medidas cautelares por parte de la ciudad es inconstitucional.

Las órdenes de pandillas de LAPD niegan el debido proceso a ciertas personas, dice la demanda de ACLU.