Ex empleados de construcción entablan queja por violaciones laborales

Aseguran que se les pedía dinero de sus cheques; la compañía constructora dice investigar el caso
Ex empleados de construcción entablan queja por violaciones laborales
Lorenzo Aragón (al frente) y Byron López (camisa azul) son los demandantes. (Jacqueline García)

Cuando Lorenzo Aragón comenzó a trabajar en un proyecto de construcción en Pasadena el año pasado, jamás imaginó —según indica— que su supervisor le robaría su salario.

“Tomé el trabajo porque me quedaba cerquita de mi casa… Acepté que me pagaran 100 dólares el día. Y siendo ese trabajo [de construcción] bien pagado; pero por la necesidad uno accede a lo que le paguen”, dijo este martes.

Su empleador en ese entonces era la compañía Ramari Business Consulting LCC, la cual construía un complejo habitacional localizado en la esquina de la calle Summit y la avenida Orange Grove en Pasadena.

Sin embargo, Aragón indicó que poco después de trabajar bajo la supervisión de Estanislao Álvarez —supuesto dueño de Ramari— él y sus compañeros comenzaron a recibir cheques de una compañía llamada RAAM Construction Inc. —constructora del proyecto—y las cosas empeoraron con el supervisor.

“[Álvarez] nos exigía que le regresáramos lo que nos sobraba del cheque”, explicó Aragón.

Esto se debía a que la compañía RAAM pagaba 17 dólares por hora a los empleados de Ramari y, según cuenta Aragón, Álvarez les pedía que le devolvieran la cantidad excedente. Es decir, lo que se pasaba de los 100 dólares diarios prometidos al principio del contrato.

“En el sobre nos escribía lo que teníamos que regresarle”, relató Aragón.

Su compañero Byron López —quien asegura haber corrido la misma suerte— señaló que le llegaron a quitar hasta 200 dólares por cheque.

“Yo trabajé ahí como un año y medio y también me robaban horas extras”, explicó.

Organizadores muestran copias de los sobres donde se les pedía dinero a los empleados. (Jacqueline García)

Todo por necesidad

Después de abandonar ese empleo, y con la ayuda de representantes legales, estos hombres entablaron una queja ante la Agencia de Empleo y Desarrollo de Fuerza Laboral (LWDA).

La queja explica que las violaciones incluyen: el clasificar a los empleados como contratistas independientes, robo de salario de sus cheques, prohibirles tomar descansos requeridos por la ley y trabajar los sábados sin sueldo.

“En los talones de cheques está apuntado, a mí me pidió dos veces 100 dólares y una vez 200 dólares [de los cheques]”, dijo Aragón.

“Cuando yo le pedí explicaciones dijo que nos estaba recortando de días que nos pagó como feriados. Cuando yo le reproché me dijo, ‘usted sabe que a todos mis empleados les quito dinero… Si no le parece cambie de horizonte’ Yo no hice nada por la necesidad”, relató.

Durante ese tiempo había casi 15 trabajadores con Ramari, de los cuales dos dieron un paso al frente para denunciar las violaciones.

Este martes frente al proyecto de construcción, organizadores y aliados anunciaron en conferencia de prensa la queja presentada para pedir justicia por Aragón, López y todos los empleados a quienes les han robado sus salarios.

“Pedimos que se les pague el salario que se les debe y todas las multas que resulten”, señaló Lizbeth Mateo, organizadora de Pasadenans Organizing for Progress (POP) —entidad que respalda hoy a los exempleados.

Además aseveró que el empleador amenazaba a los trabajadores con despedirlos de no devolver el dinero de sus cheques.

“Queremos que la compañía sepa que vamos apoyar a los trabajadores y sobre todo a esta comunidad que es una de las más pobres de Pasadena. Si han sufrido robos de salarios vengan y hablen con nosotros”, dijo Mateo.

El proyecto de construcción esta localizado en la esquina de Summit y Orange Grove en Pasadena. (Jacqueline García)

RAAM responde

Una vez enterado, el presidente y CEO de RAAM Richard Lara dijo en un comunicado que están impactados por los actos realizados por los subcontratistas.

Explicó que para él y su esposa Lisa la reputación de RAAM es muy importante y hoy realizan una investigación.
“RAAM no tolerará ese tipo de conducta y se compromete a rectificar rápidamente cualquier situación”, explica el comunicado.

Sin embargo añade que dicha investigación está siendo obstaculizada porque los demandantes y sus abogados no cooperan en la investigación y han cambiado su historia.

“Originalmente, los dos demandantes alegaron que no recibieron la cantidad mínima de pago requerida por la ordenanza de salario mínimo de Pasadena pero ahora han retirado ese reclamo”.

Lara también explicó en el comunicado que los abogados se niegan a proporcionar documentos o evidencias de dichas declaraciones de los demandantes o simplemente ignoran las múltiples solicitudes para proveer las pruebas a RAAM.

“A pesar de los bloqueos que los demandantes han colocado ante RAAM, perseveraremos en nuestra investigación y si RAAM descubre alguna fechoría real, corregiremos esos errores y responsabilizaremos a los culpables. Esta ha sido, y seguirá siendo, la posición constante de RAAM desde que se enteró de estas acusaciones hace poco tiempo”, concluyó el comunicado.

?>