7 consejos para evitar subir de peso en los días festivos

Aquí te explicamos cómo celebrar sin acumular libras de más
7 consejos para evitar subir de peso en los días festivos
No hace falta limitarse, sino pensar en no desbordarse.
Foto: Shutterstock

En esta época del año es casi imposible evitar fiestas con bufés deliciosos de todo tipo de comida y bebida. Sin embargo, toda esa satisfacción puede tener el inconveniente de subir de peso.

Un experimento publicado en 2016 en la revista médica New England Journal of Medicine, encontró que 1781 estadounidenses a quienes se les pidió que se pesaran diariamente subieron alrededor de 1.3 libras durante las fiestas de Navidad y Año Nuevo, esto además de lo que subieron con el día de Acción de gracias. (Un estudio de 2016 encontró que se puede empezar a subir peso en la época festiva desde octubre).

Tomando en consideración que el adulto promedio sube 2.2 libras al año, significa que más del 75% de ese peso anual se gana durante estos días.

Es más, otras investigaciones muestran que el peso extra que se sube no se baja el siguiente año. 

Pero hay maneras de evitar esta trampa. Intenta seguir estas estrategias sencillas con las que podrás comer, beber y estar feliz sin acumular libras.


Visita La guía de regalo de los días festivos de Consumer Reports de 2017 para encontrar actualizaciones de ofertas, revisiones de productos de expertos, los últimos consejos sobre compras y mucho más. Y asegúrate de revisar nuestra Guía diaria de regalos.


 1. Hidrátate
Mientras vas de prisa haciendo tus compras y preparándote para recibir a tus invitados, es fácil olvidar beber mucha agua. Tu cuerpo confunde fácilmente el hambre con la sed, entonces beber agua regularmente evitará que comas cuando lo que en realidad necesitas es beber líquidos.

2. Limita tu consumo de alcohol
Las calorías del alcohol se acumulan rápidamente. Una cerveza de 12 onzas tiene 140 calorías y un vaso de 5 onzas de vino tiene 100. Además, beber mucho te desinhibe, así que cuando estás bebido tiendes a comer más. Limítate a una o dos bebidas o quédate como el conductor designado para evitar el alcohol completamente.

3. Come despacio
Algunas investigaciones muestran que quienes comen despacio tienden a comer menos. Intenta esto: Traga cada bocado antes de tomar otro y conversa con tu compañero de mesa entre cada cucharada.

4. Sé cauto con los bufés
Un bufé abundante puede ser un gran reto para muchos. “Piensa en un bufé como un menú físico”, Karen Collins, nutricionista registrada, asesora nutricional del Instituto Estadounidense para la Investigación del Cáncer en Washington, D.C. “Nunca ordenarías un plato de cada cosa”. Analiza las opciones antes de tomar un plato. O sírvete porciones más pequeñas de una variedad de platos.

5. Sé selectivo, no rígido
No declares como prohibidas todas las fiestas con comida. Esta es una estrategia que podría salirte al revés. Si decides privarte de todo, puedes terminar excediéndote por la frustración y revelarte. En lugar de esto, sé honesto contigo mismo sobre qué alimentos quieres y disfrútalos en cantidades moderadas. Al mismo tiempo, reduce los refrigerios y tentempiés que no son saludables y que no necesitas para vivir.

6. No te mates de hambre antes de los días festivos
Pasar hambre puede parecer una manera inteligente de “ahorrar” las calorías que consumirás, pero presentarte hambriento en una fiesta probablemente solo cause que comas demasiado tan pronto como llegues. En lugar de esto, calma tu apetito antes de salir de casa, comiendo pequeños bocadillos bajos en calorías. Un refrigerio de camino a la fiesta, como una rodaja de queso o un yogur te puede ayudar también.

7. Mantente activo
El ejercicio es probablemente lo primero que dejarás de hacer de tu lista de quehaceres durante los días festivos. Pero el ejercicio es tu mejor aliado en la batalla para no subir de peso, así como contra el estrés y la depresión. No te preocupes si no puedes mantener una rutina regular de ejercicio, a causa de los viajes u otros compromisos. Simplemente ponte el reto de hacer algo de actividad física durante el día. Después de una gran comida, mantén una conversación mientras das un paseo. O discúlpate y retírate a dar una caminata solo. Piensa en esto como la excusa perfecta para descansar de los invitados incómodos.