Becky G sobre su novio: “Él me ayudó a ponerme en contacto con mi lado sexy”

La cantante siente que junto al futbolista Sebastian Lletget ha encontrado a un "compañero de vida"
Becky G sobre su novio: “Él me ayudó a ponerme en contacto con mi lado sexy”
Becky G.
Foto: Instagram

2017 pasará a la historia en la carrera de Becky G como el año en que revolucionó el panorama musical con su sencillo ‘Mayores’, dio el salto al cine con la película ‘Power Rangers’ y por fin logró desprenderse del aura de ídolo juvenil que le había perseguido desde que debutó con el single ‘Shower’.

En el plano personal a la cantante de 20 años tampoco le faltan motivos para celebrar, ya que su noviazgo con el futbolista Sebastian Lletget ha terminado por consolidarse hasta el punto de que ambos forman ahora una de las parejas más estables entre las jóvenes estrellas de la industria discográfica.

Es maravilloso porque lo cierto es que contar con un compañero de vida es muy diferente a tener un romance pasajero, lo cual sucede muy a menudo en este mundo. Yo misma he tenido un par de esos, y es divertido, pero no hay nada profundo en esas historias“, reconoce la artista, que en el pasado mantuvo un breve -y mediático- idilio con Austin Mahone.

Sin embargo, no fue hasta que entró en su vida el jugador de fútbol cuando Becky tuvo la sensación de que por primera vez había establecido un vínculo profundo con otra persona.

Cuando tienes a tu lado a alguien que es tu mejor amigo, tu familia, tu amante y tu compañero… es increíble. No tienes ni que planteártelo porque no requiere ningún esfuerzo, ¿me entiendes? Solo recibes apoyo y es una sensación maravillosa”, reconoce.

Sebastian Lletget, Becky G
Sebastian Lletget y Becky G en una entrega de premios.

Su relación sentimental con Sebastian, de 25 años, ha influido incluso en su estilo musical, al hacerle sentir lo suficientemente segura de sí misma como para arriesgar con una apuesta más provocadora.

Él me ayudó a ponerme en contacto con mi lado sexy. Creo que siempre lo tuve, pero en el pasado, en otras relaciones, los chicos me hacían como… no como si yo no fuera suficiente, pero en parte sí. Siempre sentía la necesidad de despertarme antes que ellos para maquillarme y peinarme un poco. O si se presentaban a verme sin previo aviso, me apresuraba a cambiarme. Sebastian simplemente me acepta, y es muy cariñoso y compasivo; es todo lo que podría pedir“, concluye.