Sin obstáculos que la detengan

Casi por terminar su embarazo, una joven latina viaja a Washington D.C. para abogar por el programa DACA y el TPS
Sin obstáculos que la detengan
Ángel Quintero es graduada de UC Riverside y tiene una licenciatura en estudios globales. / foto: Alejandro Cano

Con siete meses de gestación, Ángel Quintero, de 23 años de edad, se aventuró a principios de mes a la capital del país junto a un grupo de soñadores para luchar en pos de un alivio migratorio.

Quintero, residente de Rialto, ignoró toda recomendación médica y viajó a Washington D.C. del 3 al 7 de diciembre para abogar por el Acta de Ensueño federal y protección migratoria para aquellos hermanos inmigrantes que corren en riesgo de perder el Estatus de Protección Temporal (TPS).

“Fue muy arriesgado y cansado pero fue algo que tuve que hacer, estoy peleando por algo justo. Fuimos a tratar de reunirnos con congresistas de la región que en el pasado no han apoyado al inmigrante”, comentó Quintero a La Opinión.

“Solo pudimos reunirnos con el representante de un congresista republicano que al final del día no nos dio esperanza alguna”.

En la cuenta regresiva de su embarazo, la joven debe hacer actividad moderada y llevar a cabo técnicas de relajación; sin embargo, Quintero hizo todo lo contrario con tal de ejercer presión junto a cientos de soñadores de todo el país para que el Congreso apruebe algún
alivio migratorio que los proteja de la deportación.

No obstante, hoy el tema ha quedado sin solución alguna y pendiente —junto a la angustia de miles de beneficiados— hasta 2018.

Del lado demócrata

La joven oriunda de la Ciudad de México dijo que lograron reunirse con congresistas demócratas que representan la región de Inland Empire, incluyendo Pete Aguilar, Mark Takano y Norma Torres, para recordarles la importancia de una reforma migratoria.

Además, los jóvenes soñadores intentaron reunirse con congresistas republicanos tales como Ken Calvert y Paul Cook pero solo fueron recibidos por un representante de Cook, quien amablemente les hizo saber que su jefe tiene otros intereses.

El congresista republicano Ken Calvert jamás les brindó una audiencia, añadió.

Quintero, quien arribo a Estados Unidos prácticamente en hombros de su papá a los 4 años de edad, dijo que si el Congreso ignora sus peticiones de aprobar algún alivio migratorio antes de que concluyera el año, las posibilidades de que lo hagan en 2018 son mínimas.

Angustiada por su futuro, Quintero no dudó ni un segundo e hizo el viaje a Washington D.C., donde caminó un promedio de seis millas diarias mientras visitaba oficina tras oficina de los congresistas y senadores.

Jóvenes Dreamers junto al congresista Mark Takano, de Riverside. / foto: Cortesía de Mi Familia Vota

“Todos los días fue muy atareado. Caminamos mucho pero no me importó. Allá nos reunimos con cientos de personas de todo el país, todos con el mismo objetivo”, dijo Quintero.

“Si es que DACA es totalmente eliminado significa que más de 223,000 personas que radican en California regresarían a las sombras, perderíamos todo por lo que hemos trabajado tan duro”.

Quintero, cuyo beneficio de DACA expira el 13 de septiembre de 2019, dijo que hizo el viaje arriesgando su salud y la del niño —a quien llamara Brandon— para que decenas de miles de soñadores puedan vivir libres del fantasma de la deportación.

“Si el Acta de Ensueño es aprobado significará que podré darle a mi hijo una mejor calidad de vida en vez de vivir siempre con el miedo de ser separados en cualquier momento”, dijo.

Con miedo a la separación

La joven graduada de la Universidad de California Riverside con una licenciatura en estudios globales y quien actualmente trabaja como coordinadora de la organización Mi Familia Vota, dijo que su hijo, a nacer en marzo de 2018, no representa una garantía de obtener alivio migratorio.

En efecto, según la abogada en inmigración Yesika Figueroa, con sede en Riverside, Quintero tiene dos opciones, esperar a que su hijo cumpla 21 años para reclamarla o contraer matrimonio de la manera correcta con un estadounidense.

“Si la joven obtuvo el DACA antes de los 18 años y medio de edad, no ocupa el perdón [como parte de un proceso de regularización], solo ocuparía un proceso consular que sería rápido, un año más o menos”, comentó Figueroa.

Según Ben Monterroso, director ejecutivo de Mi Familia Vota, no todos lo soñadores cuentan con dicha posibilidad y tomando en cuenta que más de 100 soñadores están actualmente perdiendo su alivio a diario, los riesgos de ser deportados aumenta. Monterroso enfatizó la importancia de que el Congreso actúe inmediatamente.

Datos de Mi Familia Vota, organismo que promueve el voto latino, indican que al menos 22,000 personas con DACA se perdieron la posibilidad de renovar sus permisos debido a la fecha límite establecida por la administración de Donald Trump.

Como resultado, alrededor de 122 personas perderán diariamente el alivio entre el 5 de octubre de 2017 y el 5 de marzo de 2018, tal y como lo reveló hace poco el Centro para el Progreso Americano.

“Seguiremos en las calles, seguiremos con la presión, con hijo en brazo si es necesario, hasta que lo hagan”, concluyó Quintero.

?>