5 de los 6 candidatos a la gobernatura de California se oponen a la pena de muerte

Entérate de la postura de candidatos como el exalcalde Antonio Villaraigosa
5 de los 6 candidatos a la gobernatura de California se oponen a la pena de muerte
La última vez que un preso fue ejecutado en California fue en enero 2006.
Foto: Archivo / La Opinión

De los seis principales candidatos a la gobernatura de California, cinco— incluyendo los cuatro demócratas y uno de los dos republicanos—se han declarado en contra de la pena de muerte, postura en línea con casi la mitad de los votantes del estado, según los últimos sondeos electorales.

Debido a la aprobación de una iniciativa, California pronto se podría enfrentar a una posible avalancha de ejecuciones, y solo una candidata, la demócrata Delaine Eastin, ha mostrado la voluntad de conmutar las sentencias de muerte a cadena perpetua sin libertad condicional.

En respuesta a preguntas presentadas por el periodico The San Francisco Chronicle a todos los candidatos, Eastin dijo que no cree que la pena de muerte disminuya la delincuencia. También dijo que la condena tiene un sesgo racial y podría conllevar la ejecución de inocentes.

El vicegobernador demócrata Gavin Newsom y el exalcalde de Los Ángeles, Antonio Villaraigosa, dieron razones similares para expresarse en contra de la pena de muerte, mientras que el tesorero estatal demócrata, John Chiang, citó su fe católica.

Antonio Villaraigosa y Gavin Newsom (Foto: Archivo/La Opinión)

El republicano John Cox, activista conservador y expresentador de radio del condado de San Diego, dijo que se opone a la pena capital por ser católico y conservador fiscal. Según Cox, la cadena perpetua sin libertad condicional es un castigo adecuado para el asesinato y cuesta mucho menos.

El único candidato que apoya la pena de muerte es el asambleísta Travis Allen, republicano de Huntington Beach. Allen dijo que dicho castigo es “absolutamente necesario cuando se han cometido crímenes atroces”, e indicó que negaría la conmutación a cualquier recluso condenado.

La Propuesta 66, aprobada por 51% de los votantes en 2016, tenía como objetivo reanudar y acelerar las ejecuciones. Por ello el destino de 21 presos de California que han perdido todas las apelaciones de sus condenas de muerte está en las manos de Richard Seeborg, juez de Estados Unidos del distrito de San Francisco que revisa demandas presentadas por grupos que se oponen a la pena capital tras el voto.

En California, los procedimientos de inyección letal han sido bloqueados por los tribunales desde 2006, cuando otro juez federal dictaminó que fallas en los procedimientos, la capacitación del personal y la cámara de muerte en sí fomentan un riesgo inaceptable de ejecuciones prolongadas y agonizantes.

El juez Seeborg, sin embargo, ha dictaminado que las ejecuciones únicamente deben cumplir con los estándares del Tribunal Supremo de los Estados Unidos, el cual estableció que los reclusos deben aceptar los métodos del estado a menos que propongan alternativas menos dolorosas.