NASA capta las cicatrices que dejan los incendios en California

Satélites de NASA muestran las quemaduras que deja el incendio Thomas
NASA capta las cicatrices que dejan los incendios en California
Las cicatrices del incendio Thomas en California. Cortesía NASA

En California no es frecuente que ocurran grandes incendios forestales en diciembre, debido a que el invierno suele ser lluvioso en el Estado Dorado.

Casi siempre lo que ocurre en diciembre son fuegos en unos pocos cientos de acres que son rápidamente controlados. El incendio Shekell en Ventura carbonizó 13,600 acres en 2016, convirtiéndose en el mayor incendio ocurrido en diciembre en el estado entre 2000 y 2016.

Pero este año, el incendio Thomas rompió el récord de diciembre y ya es el fuego más grande registrado en la historia de este estado.

Los bomberos lograron salvar esta vivienda. Cortesía Stuart Palley/USFS

El fuego que comenzó el pasado 4 de diciembre ha arrasado con más de 1,200 estructuras y causó la muerte de dos personas. Después de arder desde hace tres semanas, el fuego masivo ha quemado 281,620 acres (440 millas cuadradas) y está contenido al 89%.

El Operational Land Imager (OLI) en Landsat 8 capturó una imagen de las cicatrices en la tierra causadas por el fuego Thomas el 18 de diciembre de 2017. La imagen de Landsat 8 de color natural se extendió sobre un modelo de elevación digital global derivado de ASTER, que muestra la topografía del área. Esa es la imagen publicada por el Observatorio de la Tierra de NASA que muestra las cicatrices del incendio y encabeza esta noticia.

El incendio se desencadenó primero cerca de Ventura,y luego se quemaron las colinas alrededor de las comunidades de Ojai y Oak View. Los bomberos emprendieron una feroz lucha y lograron evitar que las llamas descendieran a las ciudades del valle. Las llamas luego avanzaron hacia el oeste hacia Summerland, Montecito y Santa Bárbara. A partir del 20 de diciembre, el fuego aún se extendía a lo largo del borde norte de la quemadura que aparece en la foto.

Después de casi dos semanas de condiciones de alerta roja de incendios debido a los fuertes vientos, un cambio en el clima ha permitido a los bomberos avanzar contra las llamas en los últimos días. Pero los bomberos advierten que no esperan que el incendio Thomas esté completamente contenido hasta enero de 2018.