Los Ángeles tendrá una escuela de tráfico para ciclistas en 2018

Es una gran oportunidad para aumentar la seguridad, y darles las mismas oportunidades que a los automovilistas
Los Ángeles tendrá una escuela de tráfico para ciclistas en 2018
Erick Huerta, un ciclista que vive en Boyle Heights y con regularidad usa su bicicleta para ir al trabajo en el sur centro de Los Ángeles, ha recibido dos multas de tráfico por 300 dólares cada una. (foto suministrada).

Al menos en dos ocasiones, a Erick Huerta le han dado multas por $300 dólares cada una por pasarse la luz roja en su bicicleta.

“La primera vez fue por la Calle Alameda en el centro. Era de noche, me fije que no había tráfico, no había gente y me pasé la luz roja. No contaba con que un motociclista estaba escondido, me alcanzó y me puso una multa de $300 dólares”, relata.

Poco tiempo después se pasó otro alto en su bicicleta, ahora por la Calle Primera en el centro, y fue una patrulla la que lo detuvo y le dio otra multa por $300 dólares.

Por estas dos infracciones es que a este ciclista le encantó la propuesta del concejal José Huizar para crear una escuela de tráfico enfocada en los ciclistas.

Huerta maneja varias veces a la semana de su casa en Boyle Heights hasta el sur centro de Los Ángeles donde está su trabajo. “Me parece muy justo que tengamos una escuela de tráfico porque tenemos los mismos derechos y obligaciones que los automovilistas, incluyendo las mismas multas; pero cuando un conductor de auto comete una falta de tránsito sí puede ir a una escuela de tráfico y reducirlas mientras que para nosotros no hay nada”, dice.

Confía en que la propuesta reciba mucho apoyo y sea aprobada porque considera que la mayoría de los que usan la bicicleta para ir al trabajo son personas de bajos recursos que no conocen las leyes de tránsito para los ciclistas.

Se espera que para mediados del próximo año, Los Ángeles tenga una escuela de tráfico especialmente dedicada a los ciclistas para que en lugar de pagar multas a la hora de cometer una infracción o una falta, asistan a clases para que se eduquen sobre las leyes al manejar una bicicleta.

El Concejo de Los Ángeles votó a favor de que el Departamento de Transporte (LADOT) – con el apoyo del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD) preparen un reporte que indique cómo quedaría conformada y constituida una escuela de tráfico para los ciclistas.

“Para muchos latinos, las bicicletas son el medio principal de transporte y no pueden darse el lujo de pagar excesivas multas por violaciones de tránsito”, dijo el concejal Huizar, autor de la moción para crear esta escuela.

Hizo ver que una vez que este programa se implemente, dará la oportunidad a los ciclistas de reducir los costos de las multas de la misma manera que lo hacen los automovilistas cuando cometen una falta al conducir.

“Este es un asunto de equidad social, todos deben tener acceso a los mismos beneficios dentro de los programas patrocinados por la ciudad. Otra ventaja es que aumentará la seguridad en nuestras calles porque quienes participen en la escuela de tráfico, van a volverse más conscientes acerca de las reglas del camino y eso ayuda a todos”, comentó Huizar.

Erick Huerta, un ciclista de Boyle Heights está muy entusiasmado con una propuesta del concejal José Huizar para establecer una escuela de tráfico para ciclistas en Los Ángeles. (foto suministrada).
Erick Huerta, un ciclista de Boyle Heights está muy entusiasmado con una propuesta del concejal José Huizar para establecer una escuela de tráfico para ciclistas en Los Ángeles. (foto suministrada).

Ley de escuelas de tráfico

Con la aprobación de la ley estatal AB902 – que entró en vigor en enero de 2016 – se logró que las ciudades puedan crear escuelas de tráfico para los ciclistas para que tengan la opción de reducir multas.

Andrés Ramírez de la organización Comunidades Multiculturales para la Movilidad (MCM) dijo que la mayoría de los ciclistas en Los Ángeles no se montan en una bicicleta por diversión y esparcimiento, sino por necesidad para ir al trabajo ya que son de bajos ingresos, indocumentados, o expresidiarios que no tienen los medios para comprar un automóvil.

“Una escuela de tráfico les va a dar la oportunidad de aprender las reglas al conducer, en lugar de ser multados con sanciones que no pueden pagar; y por las que luego reciben órdenes judiciales”, dijo.

“Las reglas de tráfico para los ciclistas no están claras ni para ellos ni para los automovilistas”, precisó.

Ramírez dijo que incluso trabajan para que dichas regulaciones para ciclistas y automovilistas sean parte del plan de estudio de las escuelas, y se les enseñe a los niños desde temprana edad.

“A mi nunca me multaron, pero sí me pararon varias veces”, comentó Ramirez, quien dice que por varios años usó su bicicleta para transportarse al trabajo.

Anisha Hingorani, analista de políticas de Advancement Project California – una organización que trabaja por las necesidades de las comunidades marginadas – comentó que las multas a ciclistas son un problema serio en Los Ángeles. “La multa más pequeña anda en los $100 dólares, pero puede alcanzar hasta más de $900 dólares. Para la mayoría de los ciclistas que son de bajos ingresos, es muy duro”, dijo.