No hay pánico todavía, pero detectan muy poca nieve en la Sierra Nevada

Autoridades de manejo del agua en California dicen que todavía se esperan tormentas este invierno
No hay pánico todavía, pero detectan muy poca nieve en la Sierra Nevada
Las montañas del norte de California lucen sin nieve en la primera medida del año. (@CA_DWR)

Las imágenes no pueden ser más contrastantes. El año pasado un manto blanco cubría la Sierra Nevada en el día que autoridades estatales de manejo del agua fueron a medir el nivel de nieve.

Este miércoles, la ausencia de la nieve era notoria. En cambio, el pasto marchito y amarillo cubría el lugar.

El Departamento de Recursos Acuáticos de California (CDWR) registró apenas tres por ciento del nivel de nieve en Phillips Station, en las montañas del norte del estado. El año pasado estaba a 17 por ciento.

La nieve que se acumula en la Sierra Nevada suple casi dos terceras partes del agua que requiere el estado anualmente.

Pero al contrario del año pasado, cuando tanto el norte como el sur de California ya había visto torrenciales lluvias y tormentas, el cielo azul parece no augurar una buena temporada de invierno. De hecho no llovió todo diciembre.

Sin embargo, Frank  Gehrke, director del programa de Medición de Nieve en California y Grant Davis, director de CDWR, dicen que todavía no hay que preocuparse.

“Todavía tenemos muchos invierno restante”, expresó Gehrke. “Enero y febrero son frecuentemente muy productivos (en cuanto a lluvia y nieve). El año pasado realmente empezamos en estos meses, con ríos atmosféricos que son vitales para el suministro de agua en California”.

Por su parte, Davis dijo que al menos esta vez – al contrario de los cinco años previos en que California vivía una sequía – las reservas de agua en el estado están al tope gracias a la fuerte precipitación que se experimentó en 2017.

“Aunque nos habría gustado tener más nieve esta vez, creo que llegará más”, dijo Davis.

La cantidad de lluvia que se registró en California el año pasado permitió que el gobernador Jerry Brown eliminara en abril pasado la declaración de emergencia por la sequía que estuvo vigente por un año, la cual exigía que condados y ciudades redujeran su uso del líquido.